El año de las miniseries

legasov chernobyl culto13

Stellan Skarsgard, Jared Harris y Emily Watson. Foto: HBO.

Ya no se trata de enemistar a HBO con Netflix apelando a la calidad por sobre la cantidad de sus nuevas historias. Tampoco es un llamado a terminar con las cada vez más recurrentes maratones de veintitantos episodios por temporada. Simplemente es un hecho: que una primera temporada sea exitosa, no obliga a estirar el chicle del rating.


Lo dijo uno de los presentadores de la versión 71 de los premios Emmy: "Miniserie es otra forma de decir serie cancelada". Era un chiste, claro, porque una ficción no necesita de innumerables temporadas para demostrar su valor.

Era una carrera compleja considerando que los competidores en esta categoría eran Chernobyl [HBO], Escape at Dannemora [Showtime], Fosse/Verdon [FX], Sharp Objects [HBO] y When they see us [Netflix].

Todas ellas narran historias estremecedoras por medio de actuaciones brillantes, pero solo una fue reconocida por la Academia de Artes y Ciencias de la Televisión. Chernobyl fue elegida como mejor miniserie, una realización de HBO de cinco episodios que recrea en la pantalla chica el accidente en la planta nuclear soviética en 1986.

No solo fue galardonada como la más destacada de su categoría, también por su dirección -a cargo de Johan Renck- y el guión -escrito por Craig Mazin.

[caption id="attachment_100333" align="alignnone" width="1214"]

Craig Mazin con el equipo de Chernobyl recibiendo el Emmy.[/caption]

Curiosamente, fue una de las categorías que más expectación causaba entre la audiencia. Si bien los premiados en mejor serie dramática seguían relegados para el final de la ceremonia, ya no eran lo único que brillaba aquella velada. ¿Qué cambió? Los televidentes ya no se dejan embaucar tan fácilmente por el alargue innecesario de buenas historias.

Chernobyl fue un boom inesperado para HBO, la televisión y el streaming. La cadena estadounidense hizo coincidir las últimas semanas de emisión de su fórmula efectiva Game of Thrones, con el estreno de su nuevo producto. Lo que ocurrió a continuación fue una sorpresa.

La versión televisiva de lo acontecido en Ucrania en la década los 80, fue un fenómeno de audiencias, reflejado en comentarios en redes sociales y recomendaciones en sitios especializados de series de televisión.

https://culto.latercera.com/2019/05/29/chernobyl-craig-mazin-presupuesto/

La dirección, guión, maquillaje y actuaciones de protagonistas como Jared Harris, Stellan Skarsgard y Emily Watson, encantaron en medio de los relatos estremecedores inspirados en el trabajo periodístico de Svetlana Aleksiévich para el libro Voces de Chernóbil (1997, Debate).

Aunque se veía venir que esta sería la producción ganadora, a diferencia de otros años la competencia estuvo dura.

When they see us de Netflix cuenta el caso de "Los cinco de Central Park", una condena injusta, manchada de racismo, a cinco jóvenes afroamericanos y latinos inculpados de violar y golpear brutalmente a una mujer blanca.

No es casualidad que Jharrel Jerome -Korey Wise en la serie- se haya adjudicado el Emmy a mejor actor, un reconocimiento mínimo considerando que los cinco jóvenes que personificaron a Antron, Kevin, Yusseff, Raymond y Korey, fueron capaces de transmitir la confusión y angustia de un castigo que no merecían.

https://culto.latercera.com/2019/06/10/when-they-see-us-serie-netflix/

Fosse/Verdon fue galardonada con una estatuilla para Michelle Williams como Gwen Verdon, la famosa bailarina de Broadway, quien junto al director Bob Fosse cambiaron el concepto de entretenimiento teatral. Pero Sharp Objects y Escape at Dannemora pasaron sin pena ni gloria.

Poco importó que Amy Adams diera una de sus actuaciones más intensas como una periodista que investiga desapariciones de mujeres en su pueblo de infancia (Sharp Objects), y relegado quedó el trabajo de Ben Stiller como director o la transformación de Patricia Arquette en Escape at Dannemora. Si el público aclamó Chernobyl, esa era la ganadora indiscutida.

Algo similar ocurrió con el efecto Game of Thrones. ¿Era la mejor serie? No, ni siquiera era la mejor temporada.

Entre dragones, fuego valyrio, incesto y lucha descarnada por el poder; millones de televidentes alrededor del mundo cayeron en las redes de una serie cuyos méritos fueron exacerbados. Aún a cuatro meses de la emisión de su final, no existe consenso respecto a la calidad de su cierre, pero sí es un hecho que gana por popularidad, mas no calidad.

Más que la serie en sí, el mérito de la producción nacida de los libros de George R.R. Martin radica en el sentido de comunidad. En el que los días domingo los fans se congregaban en redes sociales para comentar el nuevo episodio y la elaboración de diversas teorías que hallaban sus respectivos detractores y partidarios.

https://culto.latercera.com/2019/05/22/game-of-thrones-triunfo-comunidad/

A años luz de ficciones como The Wire, Los Soprano o Mad Men; Game of Thrones se basa en la espectacularidad de sus efectos especiales, la lucha de poder en un mundo de fantasía, la sensación de que cualquiera puede morir de un minuto a otro cambiando las reglas del juego.

Pero es eso, emociones superficiales que fueron en declive hasta llegar al hastío. Al transformar las páginas de las novelas en escenas televisivas, se perdió la riqueza original de la narrativa, la cual fue intercambiado por un modelo efectista que llamaba a la masa.

El Emmy a Mejor serie dramática fue concedida como un regalo de despedida, como un reconocimiento a la convocatoria que logró por años. Pero no era la merecedora indiscutida del premio.

[caption id="attachment_100335" align="alignnone" width="1300"]

Elenco de Game of Thrones en la alfombra púrpura de los Emmy.[/caption]

Con cuatro temporadas, Better Call Saul mantuvo la vara alta de su serie madre Breaking Bad. Tal vez ese fue el problema: se mantuvo en cierto status. Distinto es el caso de Bodyguard de BBC, una producción en el limbo entre miniserie y serie con sus seis episodios de ritmo frenético, incertidumbre a flor de piel y tensión permanente.

https://culto.latercera.com/2019/09/22/bodyguard-si-senora/

This is Us, una serie que hace llorar con historias humanas, en tres temporadas apenas obtuvo un Emmy por mejor actor para Sterling K. Brown. Las demás nominadas, en tanto, tuvieron premios a modo de menciones honrosas al galardonar a Jodie Comer como mejor actriz (Killing Eve), Jason Bateman por su dirección (Ozark), Billy Porter como mejor actor (Pose), y mejor guión para Succession.

Quizás la única que realmente merece los tres galardones recibidos es Fleabag de Phoebe Waller-Bridge, una revelación en el género de la comedia que bordea el drama con su humor negro.

Los Emmy, al igual que los Oscar, demostraron una vez más que responden a lo que diga la audiencia y por ende el dinero. A fin de cuentas, no es más que otro show.

https://culto.latercera.com/2019/09/23/phoebe-waller-bridge-se-siente-culpable/

Comenta