Hollywood se contagia de coronavirus

1575561602-mulan-disney-live-action

Más de 70 mil cines cerraron en China, donde el estreno de la superproducción Mulan aún es incierto.


El cine sirve para escapar de la realidad, pero no para prevenir contagios. Por el contrario, la aglomeración en las multisalas es un aliado de la transmisión viral.

En China, país donde el coronavirus lleva casi 80 mil casos, ya hay más de 70 mil cines cerrados, según informó el periódico Los Angeles Times.

Esa ingente cantidad se traduce en dinero, que en este caso equivale a dos mil millones de dólares en pérdidas para la industria global, según fuentes citadas por el portal especializado Deadline.

Es, sin duda un golpe duro y tiene una explicación numérica: China es el segundo mercado

cinematográfico más grande del mundo tras Estados Unidos.

Mientras las salas de cine permanecen cerradas los estrenos se van cancelando o agendando para una nueva fecha. De esta manera, en China están pendientes los estrenos de algunas películas ganadoras de Oscar como Jojo Rabbit y 1917, pero también de taquillazos fuera de sus fronteras como Sonic: La película.

Peor aún, según Los Angeles Times, el estreno de una película como Unidos, perteneciente a Pixar Animation Studios (es decir Disney), podría verse afectado en ese país. Para naciones como Chile su llegada a salas está agendada para la próxima semana. En China, todo camina en aguas misteriosas e inciertas.

Pero Unidos es sólo un caso menor si se compara con Mulán, la gran apuesta de Disney para este año. Filmada en China y Nueva Zelanda, la versión con actores de carne y hueso de la exitosa producción animada de 1998, tiene un elenco totalmente asiático (y sobre todo chino), con especial énfasis en estrellas locales como Gong Li (La maldición de la flor dorada) y Jet Li (El único).

¿Qué pasará con esa producción de 200 millones de dólares y cuyo natural mercado es el país de la bandera roja? No hay claridad que pueda lanzarse allá el 27 de marzo. Es más, la película es objeto de una ironía casi infame: su protagonista Yifei Liu nació en Wuhan, la populosa ciudad donde también vino a este mundo el coronavirus.

Comenta