“A nadie le importa lo que sienten los niños cuando los matrimonios se desarman”: Marcela Paz y la desconocida última entrevista de una niña

En 1985 una colegiala recibió la tarea de escribir una biografía de la autora de Papelucho. Al no contar con suficientes datos, decidió llamarla. La escritora le reveló el por qué no firmaba con su nombre real, el origen de su famoso personaje, entre otros. La conversación fue publicada en junio de ese año en la revista Cosas.


Fue una tarde perdida en 1985 cuando la periodista Zayda Cataldo se enteró que su hija Lorena, entonces de diez años, tenía una tarea para el ramo de castellano (hoy Lenguaje y comunicación). Se trataba de escribir una biografía de Marcela Paz, la autora de Papelucho.

Según Cataldo, en el momento había un renovado interés en la escritora galardonada con el Premio Nacional de Literatura 1982 (fue la tercera mujer en recibirlo), debido a que se preparaba una versión televisiva del libro infantil Perico trepa por Chile, que ella escribió junto a Alicia Morel. Esta se emitió tiempo después por las pantallas de UCV TV.

Por ello, ante la falta de información sobre la autora -cuando internet era más una idea propia de serie de ciencia ficción que una realidad-, Cataldo, recurriendo a su formación profesional, le propuso a su hija llamarla directamente y preguntarle todo lo necesario.

Tímida, la niña aceptó. La conversación, según la madre, ocurrió un par de meses antes de la muerte de la escritora en junio de 1985. Por ello se publicó en el número 228 de la revista Caras, que salió a la venta el 27 de ese mes. Se considera la última entrevista concedida por la escritora que se hizo célebre, precisamente, por proponer la perspectiva infantil en su obra.

Esta es parte de la entrevista publicada.

-iHola! Oye yo me llamo Maria Lorena Tejo, tengo diez años y en el colegio me pidieron que hiciera una biografía sobre Marcela Paz, pero encontré muy pocos datos, por eso te estoy llamando.

-Te felicito por la idea. Dime, ¿qué quieres que te cuente?

-Oye ¿por qué te pusistes Marcela Paz si tú te llamas Esther Huneeus?

-Porque me cargaba llamarme Esther. ¿Has visto nombre más duro?

-Y ¿cuál fue tu primer libro?

-Se llamaba Tiempo, Papel y Lápiz y fue publicado en 1933, pero no tuve ningún éxito con ese libro, porque era una fomedad, una lata, así que mejor ni lo pongas.

-¿Cuándo nació “Papelucho” y a quién representa?

-Mi primer Papelucho nació en 1934, pero pude publicarlo solo catorce años más tarde, en 1947. El personaje de este libro representa a un niño como tú: tiene aproximadamente tu edad, tus mismas inquietudes y es tan chileno como tú, aunque lo hayan traducido al ruso, al japonés y a tantos idiomas raros.

-Oye, pero ¿cómo se te ocurrió la idea de inventar al Papelucho?

-Porque justo en esa época, por allá por el treinta, se estaba discutiendo la Ley de Divorcio en Chile, pero sin tomar en cuenta para nada la opinión de los niños que iban a sufrir por estos divorcios. Esta situación me tenía indignada...A propósito, ¿tú tienes amiguitas que sufren porque sus padres están divorciados?

-Sí, varias...

-¿Te fijas? ¡Parece que a nadie le importa lo que sienten los niños cuando los matrimonios se desarman. Yo inventé al Papelucho con el fin de remecer la conciencia de todos estos señores que querían aprobar la Ley de Divorcio. Pero como el tema era bastante espinudo, nunca pude publicar mi libro tal como lo había concebido.

Marcela Paz. Colección: Biblioteca Nacional de Chile.

-¿Cómo era entonces?

-¡Imagínate! Papelucho era un niñito que contaba sus experiencias y sufrimientos luego que sus padres deciden separarse.

-Pero, Papelucho tiene papá y mamá y al Javier y a la Ji, su hermana más chica.

-Por eso mismo me lo publicaron, porque lo tuve que cambiar.

-Y ¿cuándo lo publicaste por primera vez?

-Lo presenté al concurso literario “Rapa Nui” en 1947, pero no te creas que gané el primer lugar.

-iPerdistes!

-No, salí segunda y por fin me lo publicaron. Claro que como te dije, tuve que cambiarlo y este Papelucho ya no era hijo de padres separados. iPara qué te digo el éxito que tuve! Con decirte que yo jamás tuve la intención de publicar otro libro con aventuras de “Papelucho” , pero me vi obligada a continuar con esta serie de aventuras.

-¿Y quién dibujó al Papelucho?

-¡La Yola, pues!

-¿Cuál Yola?

-Verdad que tú eres muy chica. La Yola es la Yolanda Hunneus de Cox, la madre de Monseñor Cox ¿ubicas a Monseñor Cox?

-Sí...

-Bueno, ella fue la persona que lo dibujó durante la primera etapa. Y después lo siguió dibujando la Marcela Claro Ruiz Tagle, mi hija.

[NdR: El “Monseñor Cox” al que refiere Marcela Paz, es su sobrino Francisco José Cox Huneeus, exarzobispo de La Serena entre 1990-1997 y obispo de Chillán entre 1975 y 1981. Fue expulsado de la Iglesia Católica en octubre de 2018, por decisión del Papa Francisco, debido a denuncias de abuso sexual contra menores, investigadas por la Congregación para la Doctrina de la Fe].

Hacia el final de la conversación, Lorena invitó a Marcela Paz a su colegio, pero ella declina. “¡Qué amoroso!, pero no te lo recomiendo, porque yo estoy hecha una vieja latera, achacosa y media sorda. iSoy una fomedad!”.

Sin embargo, añadió que si la querían conocer, podían hacerlo en un lugar que solía frecuentar. “Que me vayan a ver a la iglesia, porque yo voy todos los días a la misa de 12 a la Iglesia de La Inmaculada Concepción de Vitacura. No les va a costar nada reconocerme, porque yo soy una vieja, revieja, flaca, refea y con lentes. Si tú quieres, vienes con ellos y me los presentas”.

-Bueno, les voy a decir que vayan a la iglesia. Muchas gracias por todo y adiós.

-Yo soy la que te debe dar las gracias, porque me has hecho muy feliz llamándome directamente para conversar sobre Marcela Paz. Sobre todo, porque estaba un poco triste pensando en que tuve que hacer botar mi vieja higuera, si no la higuera me iba a botar a mí... iQue tengas mucho éxito en la vida! iAdiós!

Comenta