Soul: así es el filme existencialista y musical de Pixar según sus estrellas

Joe Gardner, el personaje al que da voz Jamie Foxx. Fotos: Disney/Pixar

Jamie Foxx le da voz al pianista de jazz y profesor que protagoniza la elogiada película del estudio, que debuta hoy en Disney+. El actor de Ray junto a Tina Fey, Angela Bassett y los realizadores detallan la historia a Culto. “Definitivamente es una carta de amor a la música”, afirma el codirector y guionista Kemp Powers.



Contrario a una teoría que con los años ha obsesionado –media broma y medio en serio– a internet, que propone que todas las películas de Pixar serían parte del mismo universo, Pete Docter separa aguas. “Queríamos que si tomaras a Joe y lo pusieras en Buscando a Nemo, él no funcionaría, no encajaría allí. Este mundo debía ser su propio universo”, dice por videollamada a Culto.

El cineasta que imaginó a un niño con un anciano viajando de Estados Unidos a Sudamérica en una casa con globos (Up), y que luego se internó en el revoltijo de emociones de una niña en un momento crítico de su vida (Intensamente), habla en serio cuando se trata de adentrarse en un mundo inédito.

En Soul, su último largometraje (desde hoy disponible en la plataforma Disney+), creó la historia de Joe Gardner, un pianista de jazz y profesor de Nueva York que, cuando parece que va a cumplir su sueño de dedicarse sólo a la música, sufre un accidente y aparece de golpe en el mundo de las almas. La cinta, entonces, desplaza la historia a un escenario que es pura imaginación Pixar.

La pandemia terminó por cancelar el paso por salas de Soul.

“Aunque puedes sentir Nueva York, y queríamos que la gente la oliera, esa fue la parte más fácil. Luego vino crear el mundo de las almas, un lugar donde nadie había estado antes, pero en el que tal vez todos hayan pensado. Tenía que sentirse como un lugar en el que nunca has estado y también muy universal, y sin conexión con una cultura, porque estamos diciendo que todas las almas de todo el mundo vienen de aquí”, explica la productora Dana Murray.

Docter, desde hace dos años jefe creativo de Pixar –tras la salida de John Lasseter–, admite entre risas aún tener miedo de haber ideado una premisa como esa para una cinta que al final del día convoca a un público familiar. Pero recuerda una lección que le dejó Intensamente, la producción por la que ganó su segundo premio de la Academia a Mejor película animada. “Incluso si comienzas con conceptos filosóficos existenciales muy abstractos, puedes hacerlos concretos. Puedes dramatizarlos y que todos entiendan”, indica.

Para Jamie Foxx, actor y músico que además tiene su único Oscar por encarnar a Ray Charles, la historia remitía a algo incluso más personal que la relación con sus trabajos anteriores. “Mis hijas me dicen: este tipo nunca crecerá. Incluso si vienes a mi casa, no la he terminado todavía. Quiero decir, sólo soy como un niño grande. Y eso funciona a mi favor, especialmente cuando se trata de una película como Soul”, cuenta en una conferencia en la que participa este medio.

“Es como si debieras tener ese tipo de espíritu infantil para entrar y hacer estas increíbles voces y personajes y cosas así. Entonces, siento que recién estoy comenzando. Y se siente bien”, añade Foxx sobre su primera experiencia en una producción animada después de las dos partes de Río.

Su principal compañera en la historia es Tina Fey, quien le presta su voz a 22, un alma que se niega a adquirir forma humana. “Estaba tan emocionada y curiosa por tener la oportunidad de ver cómo funciona Pixar desde adentro”, afirma la comediante en otra conferencia. A cargo de un personaje con personalidad escurridiza, cuenta que hubo algunos momentos de improvisación, pero “realmente sólo puedes hacer eso cuando la estructura es sólida. Y el guión es realmente bueno. Entonces, el mérito es realmente para Kemp y Pete”.

Joe y 22 en el mundo de fantasía que crea la cinta.

Kemp Powers, guionista y codirector de la película, se vuelca a otro punto que hace de Soul un largometraje distinto de Pixar: es el primero con un protagonista afroamericano.

“Lo que me encanta es que queríamos mantenernos fieles con la comunidad negra. Pero en realidad no se trata de ser negro. Sólo estamos tratando de contar una historia en la que los personajes se sientan culturalmente auténticos y específicos, y esos personajes en el caso de Soul resultan ser negros, pero también sentimos que al contar esta historia tan específica también estamos contando algo que es muy universal”, sostiene.

La actriz Angela Bassett –una reputada saxofonista en la historia– también advierte una escasez de personajes afroamericanos en el mundo de la animación. “Significa mucho cuanto más recibamos estas historias, estas imágenes y oportunidades. Pensamos en la animación normalmente para los jóvenes, pero también es para las familias. Si simplemente comienzan temprano a ver estas imágenes y esta idea de que hay una humanidad vasta y diversa… Creo que es algo grandioso”.

Dorothea, la saxofonista que interpreta Angela Bassett.

Powers, quien describe a Soul como “definitivamente una carta de amor a la música”, ahonda en su punto recurriendo a uno de los mayores fenómenos recientes de Pixar. “De la misma manera que creo que algunos de los temas sobre la familia de una película como Coco son comprensibles para cualquier persona que no sea mexicana, creo que los temas de Soul deberían ser igualmente comprensibles para una amplia audiencia universal, independientemente de su raza”, argumenta.

¿Cómo puede ser leída una historia como esta en 2020? Tina Fey sale al paso: “La película va más allá de simplemente decir: ‘Tienes que encontrar tu pasión en la vida’. También plantea la idea de que una pasión que lo consume todo puede dominar tu vida. Y que estar presente es tan importante como lograrlo. (Eso resuena) especialmente en 2020, un año en el que todos estamos haciendo un balance de lo que significa haber tenido un buen año. Lo que significa haber tenido éxito en tu vida”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Poner en práctica un ritmo pausado a la hora de comer, ayuda al cerebro a asimilar la ingesta de alimento y calmar el apetito.