Reseñas de libros: de Andrea Jeftanovic a Alberto Montt

La escritora Andrea Jeftanovic.

El libro de relatos de la escritora chilena y un cómic de gatos del ilustrador, la segunda entrega de la saga de Niklas Natt Och Dag sobre la violenta Suecia del siglo XVIII y una antología de cuentos románticos, en las lecturas de la semana.



No Aceptes Caramelos de Extraños, de Andrea Jeftanovic (Ed. UDP)

Si el arte suele cuestionar las convenciones de su época, la obra narrativa de Andrea Jeftanovic es una expresión privilegiada de ello. “Era absurdo, pero me sentía acorralado, acosado por mi propia hija. Me la imaginaba como un animal en celo que no distinguía su presa”, dice el narrador de Árbol genealógico, el primero de los 11 cuentos del volumen. El relato aborda uno de los grandes tabúes de la cultura, el incesto, y define también el ánimo moral del conjunto: los relatos de Andrea Jeftanovic no buscan complacer sino perturbar al lector, no ofrecen respuestas sino preguntas, a menudo incómodas, en torno a los conflictos y pulsiones que se esconden en las relaciones familiares. Con una prosa cuidada, intimista y sensual, desarma los lugares comunes, y pone en tensión los discursos establecidos de un modo inteligente y audaz.

1794, de Niklas Natt Och Dag (Salamandra)

A fines del siglo XVIII, Suecia y Estocolmo eran un escenario brutal. Gobernada por una elite corrupta, afectada por la pobreza y la anarquía, con barriadas insalubres donde vivían soldados, borrachos y prostitutas, era un lugar donde resultaba muy fácil morir. Ese es el ambiente que describió Niklas Natt Och Dag en su novela debut, 1793. Ahora regresa a la escena pero agrega un elemento nuevo: San Bartolomé, la isla comprada por el rey Gustavo III a los franceses y convertida en el gran mercado de esclavos del Caribe. Hasta allá viaja Erik, el hijo de una familia rica, cuando soplan los aires provenientes de la Revolución Francesa. De regreso en Estocolmo, se verá involucrado en un crimen que intentará aclarar Cardell, el hosco veterano de guerra que apareció en la primera entrega.

Antología de Relatos Románticos, Varios autores (Alma)

En el mes de mayo la primavera despliega sus colores y sus fragancias en el Hemisferio Norte. “Es un mes presidido por los espíritus de la travesura y la demencia”, escribe O. Henry en su cuento El alegre mes de mayo. Lo es incluso para el viejo, solitario y gruñón señor Coulson, quien tenía gota, una gran casa, medio millón de dólares, una hija, y un ama de llaves. Con su habitual gracia y habilidad narrativa, O. Henry ofrece una de las historias que integra esta antología de relatos románticos ilustrados. Dirigido a lectores jóvenes, el volumen convoca cuentos que pertenecen al movimiento romántico y que tienen al amor como fuerza movilizadora. La selección abarca desde Alejandro Dumas hijo y Pushkin a Oscar Wilde, Henry James y Horacio Quiroga.

La Conquista de los gatos, de Alberto Montt (Planeta)

Un académico de Oxford solía decir que la personas amaban a los gatos o a los perros según su naturaleza: “El visionario elige un gato; el hombre concreto, un perro. Hamlet debe haber tenido un gato”. Para el francés Jules Champfleury, “las mujeres, los poetas y los artistas” son amantes de los gatos. De Emile Zola a Charles Dickens y de Baudelaire a Borges, incluyendo a Murakami, la estilizada y misteriosa figura de los felinos atraviesa la literatura. Y si Víctor Hugo decía que “Dios creó el gato para concedernos el placer de acariciar un tigre”, el ilustrador Alberto Montt propone otra idea: los gatos fueron creados a imagen y semejanza de Dios, que es un gato, y fueron enviados a conquistar la Tierra. El nuevo libro del autor es una fantasía delirante y divertida y una declaración de amor al tigre de la casa.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.