Michel Houellebecq vuelve a disparar: “Tienen que persuadirse de que no pueden eliminar a Israel”

El siempre polémico escritor francés concedió una entrevista al periódico israelí Yedioth Ahronoth. En la charla, se mostró partidario de los hebreos en el actual conflicto en Medio Oriente. "Israel está acá y así permanecerá”. Asimismo, criticó el apoyo que ciertos sectores de la sociedad francesa le dieron a Palestina.


Reapareció Michel Houellebecq, y lo hizo en su estilo: provocador y políticamente incorrecto. El escritor francés concedió una entrevista al periódico israelí Yedioth Ahronoth, donde se refirió al conflicto que se desarrolla en Medio Oriente, tras el ataque del movimiento Hamas a Israel, el pasado 7 de octubre, y la consecuente respuesta del Estado hebreo en la Franja de Gaza.

En la charla con el matutino, sinceró su postura a favor de Israel. “Esperaba un gran movimiento de simpatía y solidaridad con Israel, ocurrió todo lo contrario. Han pasado dos meses y todavía no lo puedo creer: los ataques antisemitas crecieron”. Además, se mostró crítico por cómo los medios franceses han cubierto el asunto: “Me molesta la narrativa de los medios franceses: los palestinos son amables y Hamás los utiliza como escudos humanos”.

Incluso, añadió al respecto: “Perdonamos las violaciones contra mujeres israelíes por el origen de los violadores”.

Por eso mismo, criticó el apoyo político de ciertos sectores franceses a los palestinos: “!Estaba seguro de que incluso los peores izquierdistas, los que apoyan sin reservas a los palestinos y siempre critican la política israelí, dirían que no pueden respaldar lo que pasó esta vez!”, dijo, a la vez que criticó duramente a Jean-Luc Mélenchon, el líder de la izquierda francesa y excandidato presidencial: “Es una pesadilla. Es auténticamente un hombre peligroso.”

Agregó que el apoyo galo a Palestina es netamente político, es decir, no viene de parte del ciudadano francés medio: “No hay apoyo en la calle para los palestinos. Cuando vi las manifestaciones por televisión, no vi muchas caras norafricanas. Había unas cuantas mujeres con hiyab y ningún negro, ni uno solo. Dicho esto, tampoco había jóvenes típicos de los suburbios. Parecían izquierdistas de clase media, de esos que se ven en las manifestaciones extremistas sobre el medio ambiente”, declaró.

Houellebecq también se dio el tiempo para reflexionar sobre el antisemitismo, idea que, según comentó, le cuesta comprender en su origen. “El racismo es fácil de entender. Ves a un negro y te dices: no me gustan los negros. Ves a un blanco y te dices: no me gustan los blancos. Es básico, animal, inmediato. El antisemitismo es más extraño”.

También señaló que tiene fe en el éxito de las operaciones militares israelíes en el territorio de Gaza. “Las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel) siempre han ganado y volverán a ganar esta vez”, dijo sin dudarlo. “La gente que cree que puede eliminar a Israel debe saber que se equivoca y no lo conseguirá, tienen que persuadirse de que no pueden eliminar a Israel. Parece que varios países árabes lo han comprendido pero todos tienen que entenderlo: Israel está acá y así permanecerá”.

Ante los hechos ocurridos contra los civiles en la Franja de Gaza, Houellebecq señaló que según él, los israelíes son especialistas en ataques selectivos, pero que en ese territorio “es difícil llevarlos a cabo”. Por ello, admitió que hay muchas víctimas inocentes, pero con un matiz: “Para mí, están haciendo (los israelíes) lo que es necesario”.

No es la primera vez que el autor de Aniquilación habla públicamente en términos más bien islamofóbicos. En diciembre del 2022, la revista francesa Front Populaire organizó una charla entre el filósofo Michel Onfray, quien dirige la publicación, y el escritor. Ahí, Houellebecq lanzó frases quemantes. Las que más escozor causaron, fueron dichos como estos: “La gente se está armando. Están consiguiendo armas, tomando lecciones en los campos de tiro. Y no son exaltados. Cuando territorios enteros estén bajo control islámico, creo que se producirán actos de resistencia. Habrá ataques y tiroteos en mezquitas, en cafés frecuentados por musulmanes, en definitiva, Bataclan al revés”. Esto, en referencia a los atentados de atacantes suicidas islamistas en 2015 en el teatro Bataclan de París, en los que murieron 130 personas y otras 415 resultaron heridas.

El autor de Serotonina lanzó una reflexión sobre lo que ha significado la presencia de inmigración musulmana en su país. “El deseo de la población nativa francesa, como dicen, no es que los musulmanes se asimilen, sino que dejen de robarlos y atacarlos. O si no, otra solución: que se vayan”.

En enero del 2023, la Gran Mezquita de París demandó al escritor. El rector de la entidad religiosa, Chems-Eddine Hafiz, aseguró que las declaraciones del autor de Ampliación del campo de batalla constituyen un “llamado a la exclusión” y una “incitación al odio contra los musulmanes”. Además, calificó las palabras del autor como “inaceptables” y de “una brutalidad que genera estupor”.

Para fortuna de Houellebecq, el entuerto alcanzó una solución extrajudicial. Esto gracias a la intervención de Haïm Korsia, rabino mayor de Francia, quien se ofreció a mediar entre ambos.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.