Creación de puestos de trabajo se estanca en julio y restan más de 500 mil empleos para recuperar nivel prepandemia

Al trimestre mayo-julio de 2022 restan poco más de 214 mil puestos de trabajo para lograr tener el mismo número que los que había en el trimestre diciembre-febrero de 2020. Sin embargo, la cifra es más del doble si se considera el aumento en la población en edad de trabajar. En tanto, los ocupados inmigrantes completaron su tercera baja consecutiva ubicándose bajo el millón.


Las cifras de la Encuesta de Empleo que publicó el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) muestra que la tasa de desempleo disminuyó 1 punto porcentual en un año y se ubicó en 7,9%. Sin embargo, se crearon sólo poco más de 22 mil empleos en julio en comparación a junio en la serie desestacionalizada y 11 mil en su versión original, ratificando las señales de un freno en la recuperación alejándose la meta de recuperar el empleo perdido por la pandemia.

Al trimestre mayo-julio de 2022 hay 8.849.831 ocupados por lo que restan poco más de 265 mil puestos de trabajo para lograr tener los 9.115.641 que había en el trimestre noviembre-enero de 2020 y de 213 mil si se considera el trimestre diciembre-febrero de 2020. Es más, si se considera el aumento en la población en edad de trabajar desde esa última fecha, para tener una tasa de ocupación similar se requiere sumar 510 mil puestos de trabajo.

Asimismo, si se analiza la serie desestacionalizada, la creación de empleo mensual se ha ido frenando. Si en julio del año pasado se creaban 126 mil plazas laborales, ahora fueron sólo 22.134.

Francisca Pérez, economista principal de Bci, sostiene que estas son las primeras señales que el mercado laboral se está estancando, para que luego comience su deterioro con mayor fuerza ya durante el cuarto trimestre de 2022, en línea con la recesión en la actividad económica, por lo que esperamos que la tasa desempleo llegue a 8,5% a fin de año”.

Juan Bravo, director del Observatorio del Contexto Económico de la Universidad Diego Portales, afirma que “los ritmos de creación de empleo se han ralentizado significativamente y son muy inferiores a lo que observábamos el segundo semestre de 2021. Ello da cuenta de un mercado laboral que virtualmente ya está estancado. Las cifras originales, sin desestacionalizar arrojan una variación del empleo respecto al reporte del mes previo de apenas 11 mil empleos y si consideramos las cifras desestacionalizadas, el aumento es un poco mayor, pero aún muy bajo, de solo 22 mil”.

Desde Libertad y Desarrollo resaltan que la creación de empleo es mayor a la del trimestre pasado, está “muy por debajo del promedio de las 6 últimas mediciones de 51 mil, lo que refleja un estancamiento en la creación de nuevos empleos que da cuenta de la recesión que se aproxima”.

Otra señal es que la tasa de desempleo aumentó a 7,9 % en el trimestre terminado en julio (7,8 % el trimestre anterior). De acuerdo a Clapes-UC esta dinámica se explica por el hecho de que la fuerza laboral aumentó más respecto a la creación de empleos en el último trimestre, con incrementos de a 0,24 % y 0,12 %, respectivamente. Este nivel de desempleo está acorde con las expectativas para julio 2022.

Un indicador que anticipaba este “freno” en la creación de empleo fue el índice de Avisos Laborales de Internet que publica el Banco Central, el cual llegó en julio a 67,6 puntos, su nivel más bajo desde octubre de 2020, cuando recién el país estaba saliendo de las cuarentenas. Esto es además una baja de 33,5% en relación a los avisos del mismo mes del año pasado. Este indicador, en general, da cuenta de un comportamiento similar a lo que pasa con los datos de empleo asalariado de la Encuesta de Empleo del INE.

Ramón Rodríguez, gerente general de Trabajando.com releva este punto en su análisis: “La caída de vacantes es transversal en todos los rubros. Hay puestos de trabajo que se transformaron, desaparecieron y con las restricciones e incertidumbre de hoy en día, esos puestos no se van a recuperar”. Asimismo, destaca que “vemos que factores internos como la economía y la incertidumbre son transversales y afectan al mercado laboral. Lo mismo ocurre con hechos a nivel global, como la recesión y la guerra en Ucrania, son elementos que reducen la inversión externa en el país y que, al final del día, también repercute en el mercado laboral”.

18 Agosto 2021 Inauguracion Supermercado Super 10 de la comuna de Pudahuel.18 Agosto 2021 Inauguracion Supermercado Super 10 de la comuna de Pudahuel.18 Agosto 2021 Inauguracion Supermercado Super 10 de la comuna de Pudahuel. En la imagen Trabajadores, empleo, Panaderia, cajeras, cajas, compras. Foto: Andres Perez

¿Se alcanzará a recuperar los empleos prepandemia?

“Con estos ritmos de creación de empleo se pone muy cuesta arriba la posibilidad de recuperar el nivel de empleo prepandemia”, dice Bravo, quien además apunta que “en la actualidad aún faltan 214 mil empleos para recuperar el nivel de empleo prepandemia y con los ritmos mensuales de creación de empleo que estamos observando, esto implicaría que no será posible recuperar en 2022 el nivel de empleo prepandemia”.

Para Pérez, “pareciera ser que algunos indicadores, que no se recuperarán en este ciclo. Viene una recesión económica y tendrá importantes impactos en el mercado laboral, con aumentos en la tasa de desempleo, aumentos importantes en la informalidad, y nuevamente gente saldrá del mercado laboral”.

José Valenzuela, economista de Clapes, puntualiza que “la oferta laboral registra un leve aumento durante el mes de julio, mientras que la demanda por trabajo continua una tendencia a la baja, lo cual refleja el deterioro de las condiciones económicas a nivel general”. En este sentido, menciona que “se ve una recuperación a una tasa más lenta en comparación a los segundos semestres de 2020 y 2021.

En Scotiabank indican que la economía si bien continúa siendo capaz de crear empleos en un momento de estancamiento del crecimiento económico, “sigue muy dependiente de los programas de apoyo fiscal a la contratación, además de estar concentrada en sólo algunos sectores en el margen”. En este sentido, puntualizan que “resulta preocupante la destrucción de empleos asalariados en Actividades profesionales, sector vinculado naturalmente a la materialización y avance de los proyectos de inversión. También por el lado de la demanda interna, la desaceleración del comercio está permeando en el mercado laboral, sector que volvió a destruir empleos mayormente formales”.

Las ramas de actividad más rezagadas en la recuperación de empleo respecto al periodo prepandemia son actividades artísticas y recreativas y la rama agropecuario-silvícola-pesca.

En cuanto a segmentos de la población, los jóvenes de 15 a 24 años y las mujeres que viven en hogares con presencia de menores en edad preescolar son grupos de la población que siguen mucho más rezagados en comparación al promedio nacional en la recuperación del empleo respecto al periodo prepandemia.

Pérez menciona que “el retail viene cayendo por 2 meses consecutivos, mientras que la manufacturas viene perdiendo fuerza también, aunque con menos intensidad, que los meses previos”.

Bravo enfatiza que “a medida que avance el proceso de desaceleración y cuando la economía finalmente se contraiga se esperaría que disminuya la generación de empleo formal, particularmente el empleo asalariado formal en el sector privado y tengamos aumentos moderados en la tasa de desempleo”, comenta.

Al analizar la informalidad laboral existen 2,3 millones de empleos informales. Esto es 38.434 más que el mes anterior y 166 mil más que hace un año.

Inmigrantes retroceden

En el trimestre febrero-abril los ocupados inmigrantes superaban por primera vez el millón llegando a 1.010.810, sin embargo, luego de conseguir ese máximo, comenzó a descender. En marzo-mayo pasó a 1.002.829 y ya en abril-junio bajo de la barrera del millón de empleos alcanzando los 993.891 y ahora en mayo-junio volvió a retroceder para estacionarse en 981.768.

Bravo explica que en parte esto obedece al empeoramiento de las perspectivas económicas para Chile. “De acuerdo a las últimas proyecciones del FMI, Chile es uno de los países con peores perspectivas de crecimiento para 2022 y 2023 en América Latina. Dado que el motivo principal para inmigrar es poder trabajar en el país de destino, el empeoramiento de las perspectivas del país receptor es un factor que disuade la inmigración”, afirma.

En su análisis añade que si se compara respecto al mismo periodo del año anterior (mayo-julio 2021) “el empleo inmigrante crece al 2,6% anual, pero se observa que el empleo de la comunidad haitiana se ha desplomado 25,3% anual, dando cuenta que una parte de esta comunidad ha emigrado del país el último año”. También el economista menciona que se ve que el empleo de la comunidad peruana ha caído 10,5% anual.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.