El comandante talibán que lanzó atentados con bombas en Kabul ahora es un jefe de policía a cargo de la seguridad

Combatientes talibanes montan guardia durante una protesta de mujeres en Kabul, el 21 de octubre de 2021. Foto: AP

Mawlawi Zubair Mutmaeen es uno de los miles de excombatientes arrojados a trabajos mundanos mientras el nuevo gobierno lucha por mantenerse en pie.


Mawlawi Zubair Mutmaeen solía dirigir escuadrones de bombardeos suicidas talibanes en Kabul. Un día reciente, en su nuevo cargo de jefe de policía de uno de los distritos de la capital afgana, estaba ocupado mediando en una disputa matrimonial.

Una mujer vestida con un burka se quejó de que ya no podía vivir con su suegra entrometida. Claramente acostumbrado a estar al mando, Mutmaeen le dijo al esposo que, según la ley islámica, debía proporcionar a su esposa “refugio y otras necesidades básicas”.

La solución de Mutmaeen fue que la madre se trasladara a la casa de su otro hijo. Después de persuadirlo un poco, el marido accedió a regañadientes.

Con el rostro enmarcado por un turbante negro y una barba negra, Mutmaeen no vio el cambio discordante de su ocupación anterior como notable. En el pasado, los estadounidenses y los lugareños que trabajaban con ellos eran objetivos legítimos mientras los talibanes buscaban crear un verdadero orden islámico, dijo. Hoy, razonó, la policía comunitaria tiene el mismo objetivo.

“Anteriormente estaba sirviendo al islam, y ahora también estoy sirviendo al islam. No hay diferencia”, dijo Mutmaeen, de 39 años.

Talibanes detienen a las mujeres que protestan por sus derechos en Kabul, el 21 de octubre de 2021. Foto: AFP

A los talibanes convertidos en policías bajo el mando de Mutmaeen no se les paga ni se les ha capacitado en el trabajo policial real. No está claro qué leyes están aplicando, aparte de su comprensión de la shariah islámica. El código penal de la república afgana respaldada por Estados Unidos, depuesto por los talibanes el 15 de agosto, puede estar o no en vigor. Los talibanes han dicho que pretenden recuperar la Constitución de 1964 de la era del rey Zahir Shah, menos las cláusulas no especificadas que consideran que contradicen el islam.

El mismo enfoque fortuito impregna el resto de la burocracia gubernamental de Afganistán, donde miles de profesionales educados abandonaron sus trabajos o dejaron el país en agosto. Los talibanes nombraron a clérigos islámicos con poca experiencia en gestión para dirigir ministerios y departamentos gubernamentales. A partir de este mes, la empresa de servicios eléctricos del país, que no ha pagado a sus proveedores de energía extranjeros ni ha recaudado muchos ingresos en su país desde el 15 de agosto, está dirigida por un mulá.

Con el duro invierno de Afganistán acercándose y la actividad económica paralizada después de que el sistema bancario se agarrotara en agosto, los desafíos van en aumento.

“No hay indicios de que los talibanes tengan idea de cómo gobernar un país”, dijo Asfandyar Mir, experto principal del Instituto de Paz de Estados Unidos, una institución federal bipartidista establecida por el Congreso y con sede en Washington.

Incluso la principal fortaleza de los talibanes, proporcionar seguridad, está siendo probada por una feroz campaña de ataques por parte de la filial regional del grupo militante Estado Islámico, incluidos dos atentados con bombas este mes en mezquitas utilizadas por la minoría musulmana chiita, que mataron a decenas.

En el nuevo tribunal primario de Kabul, ubicado en el antiguo Ministerio de Obras Públicas, no se están llevando a cabo juicios, según el personal del tribunal. En cambio, el tribunal está organizando una mediación para resolver disputas. Si las partes no pueden llegar a un compromiso, se prepara un expediente para una audiencia futura ante un juez.

Talibanes vigilan mientras caminan por una carretera en el distrito de Guzara, en la provincia de Herat, el 20 de octubre de 2021. Foto: AFP

Los talibanes dirigieron tribunales en la sombra en las áreas que controlaban antes de tomar el poder. Un estudio de 2020 del Overseas Development Institute, un think tank en Londres que investiga sobre la desigualdad global, encontró que muchos lugareños creían que estos tribunales talibanes brindaban una justicia más rápida, justa y menos corrupta que el sistema de gobierno respaldado por Estados Unidos.

La ley islámica, que se deriva del Corán y de los dichos y hechos del profeta Mahoma, abarca tanto los casos penales como los civiles, así como la conducta moral. Tiene duras penas para algunos delitos menores, como azotar por adulterio y cortar una mano por robo. Los talibanes ganaron notoriedad por aplicar estos castigos cuando estuvieron en el poder por última vez entre 1996 y 2001. La mayoría de los países de mayoría musulmana hoy en día no los aplican.

Un grupo guerrillero que cuenta con decenas de miles de combatientes, los talibanes gobernaron solo áreas rurales remotas hasta este año. Los soldados de infantería no recibían un pago formal y el botín de guerra proporcionaba ingresos irregulares. Los combatientes dicen que fueron apoyados por otros miembros de la familia que tenían un empleo remunerado.

Ahora que la guerra ha terminado, los talibanes tienen que encontrar la manera de agregar a estos hombres a la nómina del gobierno en un momento en que las arcas del gobierno afgano están vacías, la mayor parte de la ayuda exterior está suspendida y unos US$ 9.000 millones en activos del Banco Central afgano están congelados en Estados Unidos.

La administración derrocada del Presidente Ashraf Ghani dejó de pagar salarios a los empleados del gobierno casi dos meses antes de la toma de posesión de los talibanes. Desde entonces, los talibanes han logrado reunir fondos suficientes para proporcionar el salario de un mes a la mayoría de los empleados existentes en los ministerios de Kabul, dijeron funcionarios de los ministerios de Educación y Finanzas.

Talibanes vigilan cerca del lugar donde se arrojó una granada contra un vehículo en el círculo Deh Mazang, en Kabul, el 20 de octubre de 2021. Foto: AFP

El Ministerio de Finanzas ahora está recaudando más de US$ 2 millones al día en ingresos, principalmente de los derechos de aduana, dijo Ahmad Wali Haqmal, portavoz del ministerio y miembro de los talibanes, quien dice tener un máster en Derechos Humanos de la Universidad Musulmana de Aligarh en India.

“Detendremos la corrupción que antes sacaba dinero del sistema y no tendremos gastos de guerra. De esa manera, podremos cubrir nuestros costos”, dijo.

La mayoría de los trabajadores varones de los ministerios gubernamentales han retrocedido. Los talibanes han dicho a las empleadas que se queden en casa, al menos por ahora.

La nueva fuerza policial de los talibanes en Kabul representa el cambio más visible, ya que solo algunos de los viejos policías regresan al servicio, e incluso entonces solo para tareas administrativas, sin sus armas. El 15 de agosto, cuando Ghani sorprendió a los afganos al huir del país, los agentes de policía que trabajaban para su gobierno se quitaron los uniformes y abandonaron sus funciones. Los talibanes citaron el desmoronamiento del orden público como la razón por la que entraron en Kabul, violando sus promesas de buscar un acuerdo negociado.

En estos días, combatientes talibanes fuertemente armados y curtidos por la batalla patrullan la ciudad de seis millones de habitantes, muchos con viejos uniformes de policía, pero con el pelo largo hasta los hombros y barbas tupidas que indican sus verdaderas identidades. Navegan en Ford Rangers suministradas por Estados Unidos, blandiendo rifles de asalto M-16 estadounidenses, y operan desde las comisarías de policía en expansión construidas por contribuyentes estadounidenses.

Combatientes talibanes muestran su bandera mientras patrullan en Kabul, el 19 de agosto de 2021. Foto: AP

Mutmaeen, que dirige el noveno distrito policial en Kabul, solía reunir información de inteligencia, encontrar puntos débiles en los objetivos y ordenar los atentados suicidas con bombas para la Red Haqqani, la facción de los talibanes designada por Estados Unidos como organización terrorista mundial debido a sus estrechos vínculos con Al Qaeda. Mutmaeen dijo que se unió a la insurgencia a los 17 años en su provincia natal de Logar, al sur de la capital. Viviendo a cubierto en Kabul, operaba una red de informantes dentro del gobierno anterior.

La Red Haqqani golpeó a Kabul sin descanso, llevando a cabo muchos de los ataques más letales de la capital. Entre los asaltos que Mutmaeen dijo que ordenó se encontraban los del palacio presidencial, una oficina de la CIA y el hotel Kabul Serena, que fue atacado varias veces a lo largo de los años y donde se encuentra actualmente gran parte de los medios de comunicación extranjeros, bajo la protección de los talibanes.

La pareja en disputa formaba parte de una larga fila de residentes del noveno distrito de Kabul que habían ido a ver a su nuevo jefe de policía. Mutmaeen los llamó uno por uno, pidiéndoles que se sentaran al lado de su escritorio. Hablaban en voz baja, las cabezas casi tocándose. Luego hizo una llamada telefónica o le dio instrucciones a uno de sus subordinados para que encontrara una solución.

Al principio, los residentes de Kabul estaban nerviosos por acercarse a la nueva policía de los talibanes. Ahora la oficina está abarrotada. Algunos quieren ayuda de los talibanes para que los deudores paguen. Otros se quejan de autos robados. Algunos buscan trabajo.

Invisibles, por supuesto, son las muchas personas de Kabul que se esconden en sus casas por temor a los talibanes. Muchos de los que se perdieron el puente aéreo liderado por Estados Unidos en agosto, que transportó a más de 120.000 personas, todavía buscan desesperadamente escapar al extranjero. Se ve a menos mujeres caminando por las calles y solo una fracción de ellas ha podido regresar al trabajo.

Quienes desaprueban a los talibanes dudan en alzar la voz, incluido cualquiera que critique a la policía del grupo. Los talibanes han tomado medidas enérgicas contra las manifestaciones a pequeña escala que han tenido lugar en Kabul y otras ciudades, disparando al aire y golpeando a las mujeres que exigían la igualdad de derechos. Dos periodistas que trabajaban para el periódico afgano Etilaatroz, que cubrían una protesta de mujeres en Kabul el mes pasado, fueron secuestrados por los talibanes y golpeados brutalmente en una comisaría de policía. Fueron golpeados con cables y lumas, informó Etilaatroz, y necesitaron tratamiento hospitalario cuando fueron dados de alta ese mismo día. Más tarde, un funcionario talibán visitó el periódico y prometió una investigación.

Combatientes talibanes junto a compañeros que oran en la plaza Deh Bori en Kabul, el 18 de octubre de 2021. Foto: Reuters

El servicio de policía de la depuesta república afgana era notoriamente corrupto, según informes del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán, un organismo de control creado por el Congreso, y también fue acusado de abusos generalizados contra los derechos humanos. Mutmaeen dijo que mantiene a los pocos miembros de la vieja policía que han regresado fuera de la vista en la parte trasera de su estación. “La gente realmente odiaba a la vieja policía. Si los ven aquí, conmigo, pensarán que nada ha cambiado”, dijo.

En el distrito policial 12 de Kabul, Mohammad Ibrahim había intentado cobrar una deuda de US$ 8.500 durante tres años. Había suministrado combustible a un influyente empresario local, quien dijo que se negó a pagar. Añadió que no se acercó a la policía anterior dadas las conexiones de su oponente con políticos en la república caída.

El mes pasado, Ibrahim acudió a los nuevos policías talibanes, quienes arrestaron al deudor, dijo. Ahora, los talibanes planean unir a ambas partes para el arbitraje. “Estaba seguro de que a la vieja policía no le importaría mi problema”, dijo Ibrahim, quien señaló que no tenía una relación previa con los talibanes.

Un oficial de policía de alto rango en el distrito 12, Qari Fasi, dijo que los talibanes no buscaban represalias contra los miembros del régimen caído y sus fuerzas de seguridad. “Perdonamos a todos”, dijo. “Nuestro deber es proteger a todos ahora”.

Muchos residentes dicen que la delincuencia ha disminuido desde la toma de posesión de los talibanes. Los residentes de Kabul señalaron que han podido viajar por carretera a partes del país que antes eran demasiado peligrosas.

El combatiente talibán convertido en policía Hajji Naseem, que proviene de una zona rural de la provincia de Ghazni, encabezó una patrulla de vehículos un día reciente en un SUV con camionetas de sus hombres siguiéndolo. Un subordinado, en el asiento del pasajero delantero, usó Google Maps para navegar por las calles desconocidas de Kabul.

Flotando lentamente con sus nuevos uniformes, armados hasta los dientes, los hombres se detuvieron en algunos lugares y saltaron. Algunos lugareños se acercaron a ellos con cautela para conversar, ya aparentemente ajustados a su presencia, mientras los niños pequeños corrían, fascinados.

Ehsanullah Hussainkhil, un organizador juvenil en Kabul, ofreció un almuerzo de kebabs y arroz para los agentes de policía talibanes en un restaurante local. Al principio, dijo, les tenía miedo.

“Había una barrera. Debido a su imagen, estábamos aterrorizados de que nos mataran”, dijo, mientras los talibanes sentados a la mesa miraban y escuchaban. “Pero a medida que nos vamos familiarizando con ellos, vemos que son buenos”.

Resultó que el trabajo policial es más estresante que la yihad, y los problemas de las grandes ciudades no son a los que estaban acostumbrados los hombres de Naseem en los remansos rurales.

“La yihad fue una época gloriosa. La lucha fue dura, comíamos poco, pero podíamos convertirnos en héroes”, dijo Naseem, el jefe administrativo del distrito policial 8 de Kabul. “Ahora no puedo dormir toda la noche, porque me preocupa que tal vez esté ocurriendo un robo en algún lugar, o que una mujer esté siendo golpeada por un miembro de la familia”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.