Golpes mágicos contra frases controvertidas: otra forma de revisar a Marcelo Ríos

Marcelo Ríos

El primer número uno del mundo iberoamericano dejó muchos recuerdos en la cancha y muchas palabras fuera de ella. Aquí, una selección de ambas facetas del zurdo.




Marcelo Ríos nunca ha dejado indiferente a nadie. El primer número uno del mundo iberoamericano deslumbro al planeta con un tenis mágico, que sirvió de inspiración para grandes figuras que vinieron después. Sin embargo, su especial personalidad y su poco filtro para emitir declaraciones han causado más de algún momento jocoso, pero también mucha molestia en algunos sectores de la sociedad. Aquí, una selección de sus mejores tiros y sus frases más llamativas.

El smash sentado

Sin duda que 1998 fue el año más importante de la carrera de Marcelo Ríos. El zurdo se había convertido en número uno del mundo y comenzó a forjar una pequeña rivalidad con Andre Agassi, a quien derrotó en Miami para convertirse en el mejor del planeta.

Fue así que en la final de la Copa Grand Slam de ese año, el Chino regaló uno de los puntos más increíbles que se recuerden al remachar sentado, luego de resbalarse. El partido también le favorecería, pues se impuso por 6-4, 2-6, 7-6 (1), 5-7 y 6-3.


Fuera de la cancha, Marcelo Ríos siempre dio que hablar con distintas frases que causaron risas y otras que molestaron a sectores de la sociedad. Nunca ha pasado desapercibido. Aquí, una selección de algunas de las palabras más controvertidas del zurdo.

“Me gusta París, pero está lleno de franceses”

En una de sus incontables participaciones en Roland Garros, donde se ganó el Premio Limón, por su mala relación con los medios de comunicación, el Chino entregó su opinión sobre qué le parecía la ciudad que albergaba el segundo grand slam de la temporada. Por supuesto que la frase no agradó a los dueños de casa.

El passing shot sin mirar a Massú

Corría el año 2000 y Marcelo Ríos se enfrentaba por única vez en su carrera a Nicolás Massú en la primera ronda del US Open. El Vampiro había hecho todo lo que rezaba el manual a la hora de subir a la red, pero no contaba con que el Chino lo iba a superar con un passing shot de espalda. El ex número uno del mundo se impuso por 6-3, 7-5, 1-6 y 7-6 (6) y el mismo Twitter del certamen recordó este mágico punto.


Sergio Jadue

Hace unos días, en una conversación por Instagram con su antiguo entrenador Álex Rossi, el Chino se refirió a Sergio Jadue, quien está en Miami esperando su sentencia sobre los casos de corrupción en los que se vio involucrado. "Quiero ir a Miami y encontrarme con Jadue; necesito preguntarle ‘¿cómo mierda lo hiciste?’”, expresó.

La devolución de espalda ante Alberto Martín

El Abierto de Australia 2002 fue la última gran actuación de Marcelo Ríos en un grand slam, al alcanzar los cuartos de final. En tercera ronda regaló uno de los golpes más espectaculares del torneo ante el español Alberto Martín, en tercera ronda.

El hispano sirvió y Ríos se dio una vuelta completa sobre su eje para conectar el saque. Su rival desconcertado con la devolución y estrelló la bola en la red.


La homosexualidad

En febrero pasado, también en La Tercera, Marcelo Ríos entregó su opinión sobre la homesexualidad, generando indignación en algunos sectores.Te lo digo de verdad, y soy criticado en muchas partes y por gente muy querida, no me gustan los homosexuales. Por eso, les puse “monopatín”, para que no se sientan”, dijo, para luego agregar: “No estoy diciendo tampoco que haya que tratarlos mal. No me gusta y es mi opinión. Es válida y creo que mucha gente piensa así. Llegas a una casa y ves dos papás, ¿cómo se lo explico a mi hijo de cuatro años?”.

La respuesta del Movilh llegó un par de días después. “A todas luces estas son declaraciones de odio, algo muy distinto a la libertad de expresión. Las declaraciones de odio denigran, humillan y descalifican gratuitamente a las personas, en este caso por su orientación sexual e identidad de género”, expresó Ramón Gómez, dirigente de la entidad.

La clásica gilette

Una de los recursos más conocidos y particulares de Marcelo Ríos fue la gilette, una volea de revés, cuyo efecto hacía que la bola se devolviese una vez que picaba en la cancha del rival. Para el Chino siempre fue un arma poderosa en todas superficies. Uno de las más espectaculares ocurrió en 2001, en el desaparecido Masters 1.000 de Stuttgart, frente al francés Fabrice Santoro, a quien derrotaría por 4-6, 6-1 y 6-2.

A partir del minuto 4.14 se puede ver tamaña genialidad.


Carlos Bernardes y Yogurt de Mora

Hace un par de años, Marcelo Ríos comentó en La Tercera la reacción de Serena Williams en la final del US Open, y se puso como ejemplo.

“En Los Ángeles le dije a un negro mother fucker. Para mí no es nada, porque no soy racista, pero a los negros les molesta y se ve feo. Pero que te saquen del partido por eso es una estupidez. Me pasó con Bernardes (un árbitro brasileño), ahí dije ‘puta, negro de mierda’, y me echó. Después apelé y me perdonaron, porque se dieron cuenta de que en Chile decir negro no es nada malo. De hecho, al Yogurt le digo ‘negro de mierda’. Tiene varios sentidos”, recordó.

Los ángulos del zurdo

Otra de las características del Chino Ríos fue su gran capacidad para abrir ángulos. A lo largo de su carrera fue un sello que le permitió vencer a los rivales más difíciles del circuito.

En los cuartos de final de Miami 2002, el zurdo regaló un partido impresionante ante el argentino Juan Ignacio Chela, a quien derrotó por 7-6 (0) y 6-2. En el video que muestra los grandes puntos del chileno en ese partido, se puede apreciar un hermoso revés esquinado a partir del minuto 4.13.


El dopaje de Agassi y sus dardos a la ATP

El Chino siempre fue muy crítico de la forma en que se manejaba la ATP y por cómo cuidaban a ciertas figuras, como Andre Agassi. “Lo pillaron cuatro veces y la ATP lo tapó porque era Agassi y el tenis se iba a la mierda. Yo a la ATP la encuentro la hueá más mierda que existe. Puros gringos metidos. En esa época los masters siempre eran en indoor y cancha rápida para que lo ganara Sampras”.

Su crítica no se quedó ahí: “Tampoco entiendo que haya dos saques en el tenis. Es como el mulligan en el golf, cuando juegas con los amigos y puedes partir dos veces. Es absurdo. Alguien lo inventó y es mucha ventaja para el hueón que mide 2,14. Estaba viendo a Karlovic, tiene 40 años... ¡Y cuándo se va a retirar, si saca desde un edificio!”.

Comenta