Quintanilla y Cornejo se toman Marruecos: “Este rally es una gran antesala del Dakar”

Ignacio Cornejo durante el Rally de Atacama (Miguel Pinochet)

Los pilotos nacionales, y compañeros en el equipo Monster Energy Honda Team, viajan al norte de África para seguir preparándose de cara al rally más peligroso del planeta. En la provincia de Zagora enfrentarán a los equipos y pilotos oficiales en una prueba extrema.


La provincia de Zagora, ubicada en la cordillera del Atlas de Marruecos, se caracteriza por sus valles y montañas. Es un terreno árido, rocoso y poco amigable para la vida en general. Solo las acacias crecen en las llanuras desérticas que colindan con las dunas de arena que se prolongan desde el Este. En medio de ese paisaje extremo, hostil, dos chilenos buscarán la gloria. El Rally de Marruecos es su objetivo.

Una carrera marcada en el calendario para los mejores pilotos del planeta, y que en los últimos años sirve como preparación para el plato fuerte de la temporada, el Rally Dakar. El nivel de la grilla y algunos tramos de la prueba sirven como una probada muy realista de lo que van a tener que enfrentar en Arabia Saudita. Por eso Pablo Quintanilla y José Ignacio Cornejo se toman muy en serio el campeonato que se realizará entre el siete y el trece de octubre.

“Esta carrera nos sirve mucho para saber dónde estamos parados con respecto a nuestros rivales, de hecho KTM este año cambió de moto y recién ahora vamos a ver su desempeño. Además nosotros hemos estado trabajando en piezas nuevas, en un desarrollo nuevo de la moto y precisamente estas son las instancias en donde podemos poner a prueba esos cambios”, comenta Pablo Quintanilla a El Deportivo, horas antes de subirse al avión que lo llevará a África.

Pablo en una sesión de entrenamiento en Estados Unidos (Cristiano Barni)

La sensación de que Marruecos es una instancia de aprendizaje también la comparte Cornejo. “Es una buena oportunidad para medirse y ver si el trabajo se ha hecho bien. Y si no, todavía estás a tiempo de corregir o trabajar algo en específico para el Dakar. Por eso es muy bueno”, agrega el iquiqueño.

En concreto, el recorrido consta de cinco etapas que se disputan alrededor de las ciudades de Zagora, Uarzazat y la costera Agadir. Serán más de 2500 kilómetros los que los pilotos deberán sortear para conseguir la victoria en unos tramos apasionantes. “Sin duda es una gran antesala debido a que se desarrolla en el desierto del Sahara, muy similar a lo que será la travesía en Arabia Saudita” remata Quintanilla.

La preparación antes de Marruecos

Para llegar de la mejor forma a la aventura africana, ambos pilotos han estado inmersos en arduas jornadas de entrenamiento. Durante un largo tiempo han calibrado sus motos y sus cuerpos para este desafío. Enfrentar este nivel de exigencia requiere tiempo y dedicación. Algo que han hecho sin quejarse.

Nacho Cornejo lleva meses preparándose en su natal Iquique. Ahí ha mezclado un trabajo exhaustivo sobre los sectores de piedra, protagonistas en Marruecos, con rutinas de preparación mental. Sobre el desierto que lo vio crecer, prepara el que puede ser su gran Dakar. “Somos privilegiados de vivir acá. Para entrenar hay un buen mix de terreno que sirven en cualquier lado donde vas a correr. Para otro pilotos como los europeos es muy difícil entrenar rally y tienen que irse a otros países para hacerlo”, añade.

A esas jornadas de entrenamiento también se le suma el tremendo desempeño que consiguió en el Atacama Rally a inicios de septiembre. Ahí Ignacio se alzó en el primer puesto de su categoría al correr los 1.561 kilómetros de la prueba en 22 horas, 22 minutos y 45 segundos.

Cornejo con el trofeo del Atacama Rally (Miguel Pinochet).

Pablo por su parte vive un año distinto, donde destaca su llegada a Honda. Ese cambio ha provocado que durante estos meses solo haya participado en una competencia, el Rally de Andalucía. Ahí consiguió el tercer puesto en la general e incluso logró llevarse la última prueba de la semana.

Tras esa experiencia europea, el viñamarino tuvo un viaje de entrenamiento a Estados Unidos donde pudo probar y ajustar su nueva moto. En California pasó semanas de reconocimiento, las cuales le han permitido una adaptación mucho más cómoda a su nuevo equipo, siempre en miras de su gran objetivo. “Nuestro principal objetivo es el Dakar, esa es la meta que nos fijamos desde principio de año y todo el trabajo que hemos ido realizando, ya sea los entrenamientos, las pruebas, los desarrollos, ha sido en mira del próximo Dakar”, responde cuando se le pregunta por su ausencia en las fechas anteriores y próximas del Campeonato Mundial.

Un Honda criollo

Uno de los momentos más esperados de este Rally de Marruecos será el debut como compañeros de Pablo con José Ignacio. Por fin los dos motociclistas más relevantes de la escena nacional competirán juntos bajo los colores de Monster Energy Honda Team. Una noticia que el nortino recibe con los brazos abiertos.

“Fui uno de los primeros en enterarme de las conversaciones de Pablo con el equipo. He intentando ayudarlo a agilizar la adaptación de la moto, porque estoy feliz de tenerlo como compañero. Es un pilotazo con tremendo curriculum”, confiesa Cornejo.

Pablo durante el Rally de Andalucía

Un cambio que Quintanilla buscaba y necesitaba. “Fue un aire nuevo para mi, llevaba seis años ya con mi anterior marca (Husqvarna) y andaba buscando algo nuevo, necesitaba esa motivación extra que te impulsa a seguir con ganas de trabajar, cumpliendo sueños”, explicó el ganador de la plata en el Dakar 2020.

“Creo que Honda, a pesar de ser una marca relativamente nueva en el mundo del Dakar, ya que empezaron a competir el año 2013, es una marca que los últimos años a demostrado que tienen una moto de punta, siendo campeones las últimas dos fechas, por lo que creo que actualmente tengo una moto con la que sin duda voy a pelear por el primer lugar”, finalizó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.