Sigue sumando

Universidad Católica

Foto: Agencia Uno.



No siempre los empates a cero son aburridos. Ayer en San Carlos se comprobó. El empate sin goles frente a Curicó Unido fue un partido de intención e intensidad. La propuesta de los cruzados se mantiene invariable, incluso, con jugadores distintos y esa es, quizás, la gran gracia del equipo de Gustavo Quinteros.

En el ámbito nacional, el titular es Rebolledo, mientras que en la Libertadores es Magnasco, sin alterar la funcionalidad del puesto. Lo mismo cuando ingresa Buonanotte y desplaza a Pinares hacia la banda. En Cesar Fuentes encontró el volante de corte, mientras que Valencia le da características distintas a Sáez. El plantel cruzado posee un equilibrio envidiable, muy bien manejado (hasta ahora) por Quinteros. Hay un pilar fundamental que viene del equipo campeón. Ya desde el año pasado, la UC asimiló la solidez defensiva como su base. Lo que hizo Quinteros fue sumarle mas tareas ofensivas.

Usted dirá que ayer no supo ganar, lo cual es cierto, pero tampoco perdió y ese elemento es una virtud gigante cuando compites internacionalmente. Y en ese aspecto, Gremio de Porto Alegre ofrece muchas más dificultades que Curicó, con un conocido 4-2-3-1, y un tridente temible en ataque con Luan, Felipe Vizeu y Everton. Católica ya ha enfrentado equipos así, saliendo airosa. Quizás es la oportunidad de seguir evolucionando. Juntar a Pinares y Buonanotte o derechamente soltar a Aued como volante más de salida y achicar desde atrás para proteger a Fuentes. Es arriesgado, pero la versatilidad tiene premio y la UC puede darse ese lujo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Imperdibles