Francisco Saavedra: "Me llamaron para ser diputado y senador"

Francisco Saavedra

Francisco Saavedra. Foto: Andres Perez.

El conductor de Lugares que hablan conversa con La Tercera sobre su exitoso presente, una posible carrera política y el nuevo ciclo de su exitoso programa, que parte este sábado. También aborda sus polémicas del último tiempo: "Me mandé un condoro cuando le respondí en Twitter a José Antonio Kast. Hice un mea culpa, y creo que fue el peor error que he cometido".




En noviembre, Francisco Saavedra comenzará a grabar la que será la temporada 2020 de Lugares que hablan, uno de los programas estrella de Canal 13. Pero antes, desde el próximo sábado 28, y luego de una pausa, el espacio de cultura tendrá capítulos nuevos y de larga duración. "Creo que Lugares que hablan es un aporte para el canal, aunque venga de cerca la recomendación. Cumple con una cosa que la tele ha olvidado, que es conectar Chile y descentralizar", dice el animador.

¿Por qué cree que el programa sigue teniendo buen rating?

Creo que la gran gracia que nos ha mantenido, es que nunca nos hemos puesto pretenciosos. Este programa se ha mantenido sencillo, y ha mantenido la conexión con las personas. Yo he aprendido cosas, porque partí sin saber clavar un clavo, y ahora hasta sé aserruchar. He ido creciendo, pero sigo llegando a los lugares con la misma actitud de siempre. He ido aprendiendo más de Chile. Si esto lo puedo ejemplificar en una prueba de historia y geografía, antes hubiera tenido un 4, y hoy, un 5,5.

¿Por qué cree que la gente lo recibe tan bien en todo Chile?

El canal me ha dado la posibilidad de estar en la calle, y es lo que a mí me gusta hacer. Siento que cuando un animador está encerrado en un set, no conoce la realidad del país. Los comunicadores tenemos el deber de meter las patas al barro, de estar con la gente. Tengo la sensación de que los programas que estoy haciendo hoy son transversales y entran a la casa de los chilenos. Creo que la gente siente cercanía conmigo porque me ve honesto. Soy el mismo en la calle, en mi casa, en los programas. No ando poniendo caras, no ando fingiendo ni posando.

¿No está en sus planes hacer un programa en un estudio?

Hoy me siento privilegiado haciendo esta pega. A mí me encierras en un set, y siento que me secaría un poco. Yo reemplacé a Martín (Cárcamo) en el matinal, y debo reconocer que cuando eran las 12 del día, me empezaba a quedar dormido.

En Contra Viento y Marea ha ayudado con cosas importantes a sus protagonistas, y con solo una llamada. ¿Cómo ha logrado eso?

Te empiezan a invitar a eventos, conoces a un ministro, luego a otro, de izquierda y derecha. En el gobierno de Michelle Bachelet me junté con ella y le entregué mi libro. Ahora, el presidente Sebastián Piñera me invitó a participar del consejo por los 500 años del Estrecho de Magallanes. Me gusta colaborar, y la línea directa con ellos tiene que ver con poder sacar un provecho positivo de lo que el público te ha entregado, que es puro cariño. Si yo puedo levantar el teléfono y conseguir un viaje a Disney para un niño que ha sufrido 10 años de operaciones por tumores, lo voy a hacer.

¿Piensa en una carrera política?

Acá tengo un contrato hasta diciembre de 2024. Me encantaría seguir siendo comunicador. Además, siento que la izquierda, a lo único que se dedica es a hacerle gallitos a la derecha, y la derecha hace lo mismo con la izquierda. Se olvidan del foco, que es solucionar los problemas de la gente, y eso me aleja completamente de querer tener una carrera política.

Las propuestas no le deben faltar...

Ya me han hecho varias. Me llamaron para ser diputado y senador, y de los dos extremos. A mí me da risa recibir esos llamados. Me llamaron también para ser alcalde de Curicó, pero no. Hoy desarrollo mi carrera como comunicador, y es lo que me llena. Los contratos publicitarios también, porque me permiten tener una estabilidad y proyectarme hasta el 2024.

¿Teme que lo vinculen con algún sector político?

Lo hicieron en algún momento, pero porque yo me mandé un condoro cuando le respondí en Twitter a José Antonio Kast. Hice un mea culpa, y creo que fue el peor error que he cometido. Yo podría haber debatido con altura de miras, pero cuando le escribí "idiota", bajé la conversación al suelo. Puedo decir lo mismo, pero con un buen diálogo. Yo hablé con él y le pedí disculpas, y él también se disculpó, y listo. Pero necesitaba sacarme esa mochila para seguir tranquilo. Da lo mismo si alguien quiere vincularme a la derecha o a la izquierda, si lo que estoy haciendo es en pro de la gente.

¿Cómo cree que lo está haciendo Max Luksic como director ejecutivo en Canal 13?

Siento que se empezaron a reconstruir cosas súper importantes desde esa reunión en la que estuvieron Don Francisco, Max, y el Jose (Miranda, director de programación). Ellos son personas que llegaron a recomponer una mística que estaba rota en el canal. Lo que están haciendo es orientando un camino programático claro, y buscando otras posibilidades de negocios importantes. Sé que existen mil planes, y cuando hay planes, quiere decir que las cosas están en marcha.

Comenta