Y ahora, ¿quién le presta polera a Boric?

Un respaldo con y sin matices, ironías, pero también silencio, hubo esta mañana en el Frente Amplio ante la polémica escena -registrada el 2017- en que el diputado por Magallanes recibe sonriendo una polera con la imagen de Jaime Guzmán baleado.


Ya ha salido dos veces a enfrentar la polémica. Una en su cuenta de Twitter, y otra esta mañana, cuando el episodio ya lo tiene nuevamente a las puertas de la Comisión de Ética de la Cámara de Diputados, gentileza de la UDI (que también presentó allí el caso por su reunión con Ricardo Palma Salamanca). De haber dicho que “mi reacción no fue la adecuada”, hoy pasó derechamente a asumir que “evidentemente es un error” y que “no le tomé la relevancia que tenía y debí haber rechazado” esa polera con la imagen de Jaime Guzmán baleado.

¿Cómo amaneció el Frente Amplio ante este nuevo episodio protagonizado por Gabriel Boric? Hubo apoyo irrestricto, respaldo con matices, ironías, y también silencio entre algunos de sus rostros y dirigentes. Pero de momento, nada parecido a una condena.

De partida, se excusaron de contestar las consultas de La Tercera PM, ya fuera porque se argumentó que no se iban a referir al tema, o bien p0rque se encontraban en una reunión, parlamentarios como el diputado RD Giorgio Jackson, la diputada RD Maite Orsini (que junto a Boric se reunió con Palma Salamanca en París) y el también RD Miguel Crispi.

El alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, tampoco quiso abordar esta controversia.

Sí lo hicieron diputados como Pablo Vidal (RD): “Boric ya reconoció que fue una reacción inadecuada, y comparto que lo fue. Fue bastante sincero y honesto en reconocerlo. El propio Gabriel Boric ha sido de los más claros en condenar sin matices el asesinato de Jaime Guzmán, y eso le ha costado críticas en el propio Frente Amplio. Me llama la atención la reacción tan exagerada de la derecha, y que no haya tenido la misma ante -por ejemplo- el pinochetismo declarado de Camila Flores. Siempre el burro hablando de orejas”.

-Si ha condenado el crimen, ¿no debió, en último caso, haber sido muy cuidadoso al recibir la polera, y no exclamar “buena” o “aguante” cuando la recibió?
-Puede ser, puede ser, pero eso tiene que responderlo él. Probablemente mi reacción habría sido distinta, pero no juzgo a Gabriel por una acción sorpresiva, fortuita a inadecuada. Pero ya está: estamos haciendo un festín con esto”.

Desde otro de los partidos del FA, el Humanista, la diputada Pamela Jiles -que en otras ocasiones ha tenido encontrones por Twitter con el diputado-, eligió otra forma de salir al paso de este asunto.

“Lo que resulta de este nuevo capítulo es que la pyme de poleras de Jaime Guzmán se fue a las nubes con el gentil patrocinio de Kast y Boric, dejando muy atrás el merchandising de Simone de Beauvoir, el de poleras con el helicóptero de la muerte y superando incluso las remeras del Che en el ranking de esta semana. Un punto ahí para el fetiche del neofascismo… dónde las venden?”, dijo.

Y remató dicendo que “me tinca que sólo una polera con Paloma Mami podría superar el efecto político logrado por la dupla Kast-Boric”.

El también PH Tomás Hirsch -en un estilo más estándar- sostuvo que “los humanistas siempre hemos rechazado la violencia y la apología de la violencia; no compartimos que haya poleras que muestren ese tipo de imágenes, no corresponde en lo absoluto, y lo rechazamos”.

Pero luego subrayó que “el diputado Boric ha sido muy claro y explícito en decir que tampoco comparte el contenido de esa polera, y ha dado una explicación muy clara: se la regalaron, y al recibirla -en vez de rechazarla- la tomó y se tomó una foto, y considera que fue un error. Valoro muchísimo eso y ahí se agota el tema. De ahí a pretender llevarlo a Comisión de Ética, como pretende la UDI, es un aprovechamiento total y absurdo”.

-¿Se dio cuenta o no? Dijo “buenaaa” y “aguante” al recibirla.
-Es muy fácil ser generales después de la guerra. Muchas veces uno da una respuesta que después la evalúa y ve que no era la correcta. Cuando regalaron la muñeca inflable en una Enade, con los ministros sonriendo, después todos coincidimos en que fue un error garrafal siquiera haberla recibido. Pero uno puede entender que en ese momento, en que te pilla de improviso algo, des una respuesta así.

Atria: “Esto es todo una exageración”

Desde fuera del FA, uno de sus más cercanos, el PS Fernando Atria, cuestiona que se le otorgue demasiado importancia a este tema, sin perjuicio de que diga que “él mismo piensa ahora que debería haber sido más cuidadoso y medir más las consecuencias de lo que hizo”.

Pero para él “esto es todo una exageración: ya deberíamos a empezar a abandonar esa mamonería de que cuando alguien hace algo que no me gusta -o me parece mal- buscamos sanciones disciplinarias”.

Atria cree que “a quien no le gusta lo que Boric hace o dice, bueno, que lo critique. Pero dejémonos de que todo lo que considero criticable debe ser sancionado como un órgano”.

 

Seguir leyendo