Amparo Noguera y Alejandra Fosalba demandan a TVN y exigen millonarias indemnizaciones por despidos

FOSALBA

Las icónicas actrices alegan que fueron despedidas de manera injustificada, piden que se les paguen cotizaciones pendientes y exigen ser indemnizadas por lucro cesante y remuneraciones adeudadas.




"Por medio de la presente, informo a Ud. que Televisión Nacional de Chile ha decidido hacer uso de la facultad que le asiste de conformidad con lo dispuesto en la cláusula Octava del contrato de prestación de servicios celebrado entre las partes con fecha 1 de enero de 2018".

Así comienza la carta que recibió en su casa la actriz Alejandra Fosalba Henry –firmada por el Gerente de Producción de Televisión Nacional de Chile, Eduardo Cabezas– el pasado 17 de enero y con la cual fue despedida tras años de trabajo en la señal.

Hoy la misiva forma parte de la demanda que presentó la profesional a fines de abril y en la que exige el reconocimiento de una relación laboral con el canal público que –a su parecer– se habría extendido desde el 28 de febrero de 1994 al 17 de febrero de 2019. Casi 25 años en los que participó en más de 29 producciones de las cuales 24 fueron teleseries como Rojo y Miel (1994); Iorana (1998); Alguien Te Mira (2007) y La Colombiana (2017).

Pero no es la única actriz que ha acudido a tribunales acusando infracciones laborales del canal público. A mediados de abril, Amparo Noguera Portales también presentó una acción en contra de TVN, asegurando que desde el mes de marzo del año 1994 hasta el 31 de diciembre de 2018, prestó servicios como actriz.

"Ahora bien, y a pesar de que, como hemos dicho, la actividad profesional de mi representada es de carácter personalísima, toda vez que su trabajo se asocia directamente a su imagen y, por lo mismo, la labor no puede ser ejecutada por un tercero, TVN le exigió el año 2012 constituir una persona jurídica, una empresa individual de responsabilidad limitada que se denominó Producciones María Amparo Noguera Portales EIRL para que a través de dicha entidad, mi representada le prestara servicios para con ello transformarle en una suerte de "proveedora" de servicios del canal y, a su vez, pretendiendo modificar con ello el vínculo laboral que les unía", advierte en su demanda Noguera, revelando que recibía una remuneración mensual de $11.000.000.

En su demanda reveló que sostuvo conversaciones vía Whatsapp con Cabezas solicitándole una reunión para aclarar sus dudas y cuestionamientos acerca de su situación laboral la informalidad de la misma, "reunión que se produjo la última semana de noviembre de 2018, y quien frente a sus interrogantes acerca de su situación se limitó a encogerse de hombros en una evidente señal de que no quería dar respuestas concretas a sus consultas".

"Creo que no merecía ese trato. Yo esperaba otra cosa. Tenía la esperanza de que el canal me ofreciera algo, que se esforzara un poquito más", declaró la intérprete en diciembre de 2018 en conversación con Revista Ya de El Mercurio, añadiendo que esperaba que sus 24 años en la estación fueran considerados.

En su demanda Noguera exige una indemnización de lucro cesante por $258.000.000, $14.700.000 por vacaciones y 110 UF por años de servicio y mes de aviso. Posteriormente TVN ofreció pagarle $25 millones en 5 cuotas a Noguera para poner término al juicio

Mientras, Fosalba en su demanda asegura que fue despedida de manera injustificada y pide también que le paguen prestaciones y cotizaciones pendientes. Igualmente la actriz exige ser indemnizada por lucro cesante y remuneraciones pendientes. En total, la demanda en contra de TVN –presentada por los abogados Claudio Fuentes y Ariel Rossel– ronda los $300 millones y es tramitada ante el 1° Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago.

Fosalba denuncia que para ser contratada le obligaron a constituir una sociedad de responsabilidad limitada, apuntando a los ex productores Pablo Ávila y Patricio López. Por medio de contratos a honorarios y posteriormente a través de la sociedad Producciones Audiovisuales Corazonada -de la cual la actriz es controladora- prestó servicios a TVN durante casi 25 años.

Pero la acusación más dura que lanza en contra del canal público es que –según el escrito– el canal la obligó a volver a trabajar sin haber finalizado el postnatal tras el nacimiento de Anya Jaederlund, su segunda hija, hoy de 15 años. Fosalba denuncia que a su vuelta debió grabar dos teleseries en un año, aun cuando el pacto que mantenía con TVN estipulaba que sería una sola.

"Es tan alto y burdo el nivel de encubrimiento de la relación laboral por una simplemente civil, que en todos los contratos suscritos con las personas jurídicas aparecen cláusulas que obligan a la sociedad de mi representada a cumplir con las obligaciones para con la demandada de manera personal por Alejandra Ángela Fosalba Henry. Se trata en simple, de una triangulación jurídica espuria con el único objeto de evadir las obligaciones laborales y previsionales para con mi representada", advierte la acción.

Las acciones de ambas actrices llegan en un mal momento para TVN. Al primer trimestre del presente año, el canal acumula pérdidas por $3.036 millones y entre los meses de noviembre y diciembre de 2018 despidió a 190 trabajadores. Hoy, tanto Fosalba como Noguera protagonizan la teleserie "Río Oscuro" de Canal 13.

Millonarios contratos

En la acción, Fosalba detalló que su remuneración mensual al momento del término del contrato de trabajo ascendía a la cantidad de $10.500.000, pero los montos acordados eran mayores y a más largo plazo.

Es así como, a fines de 2017, el último contrato que unió a la actriz con el canal público estableció que la demandante prestaría servicios por 36 meses, a partir del 01 de enero de 2018, por un valor total de $378.000.000, los cuales serían pagaderos en 36 cuotas mensuales. Las primeras doce cuotas de $10.000.000, las siguientes doce de $10.500.000, y las últimas doce de $11.000.000.

Sin embargo, sólo recibió las primeras 12 cuotas, ya que fue despedida y alega que le adeudan las 24 cuotas restantes. Es decir, de acuerdo a lo pactado, la cantidad de $258.000.000.

Durante el tiempo que prestó servicios a TVN, la demandante asegura haber trabajado "múltiples producciones dramáticas del canal", en períodos que -acusa- generalmente superaban las 12 horas diarias. En su escrito, la actriz explica que el trabajo, además de realizarse en los estudios de grabación, lo debía realizar en su casa, ya que necesariamente tenía que estudiar los textos que debía actuar al día siguiente. "Para los efectos de control de sus horarios, estaba sujeta a un rotero (que es el sistema de programación de las grabaciones) que se le enviaba semanalmente en la época de grabación y a las reuniones de coordinación citadas por correos electrónicos, a las que no podía faltar", acota.

"No tenía jornada de trabajo"

A comienzos de junio, el canal público contestó la demanda de Fosalba, negando una relación laboral con la actriz. Si bien reconoce que el primer contrato de prestación de servicios surgió el 28 de febrero de 1994, "es falso que la prestación de estos servicios fue ininterrumpida hasta el 17 de febrero de 2019", dice en su escrito.

"No es cierto que Televisión Nacional de Chile obligó a la demandante a devolver teleseries debido al tiempo empleado en el descanso post natal. Al respecto, la demandante no señala el período en que ocurrieron estos hechos. La cantidad de servicios actorales a prestar en los respectivos períodos de tiempo venían pre acordados en los contratos respectivos", responde TVN.

De igual manera, el canal desmiente que la última remuneración mensual de la actriz fuera de $10.500.000. No obstante, admite haber firmado un contrato con Producciones Audiovisuales Corazonada Limitada, cuya prestación efectiva de los servicios ascendió a $ 378.000.000.

"No es cierto que el señor Pablo Ávila le exigió a la demandante constituir una sociedad", acota TVN. Al mismo tiempo concluyó señalando que la actriz "no tenía jornada de trabajo" establecida.

El canal, en su contestación, destaca que Fosalba "no recibía órdenes directas o indirectas de mi representada. La demandante coordinaba sus tareas con la producción de los programas en que participaba".

La práctica de formar sociedades en la industria de la televisión fue muy común hasta 2013. Ese año, el Servicio de Impuestos Internos ofició a TVN, Canal 13, Chilevisión, Mega, La Red, UCV y Consorcio Televisivo Canal 22, más las estaciones del cable 24H, CNN Chile y 13 Cable, para que entregaran información tributaria de sus rostros, ejecutivos y realizadores. El objetivo era investigar cómo se pagaban las remuneraciones, pues mientras una sociedad tributa un 20%, el impuesto a la renta de un trabajador dependiente puede llegar al 40% si su sueldo supera los $6 millones.

Comenta