“Las figuraciones personales ya no tienen cabida”, dice Bárbara Sepúlveda (PC) para explicar la decisión que tomó en las últimas horas junto a su colectivo, Chile Digno, de no disputar los cargos de conducción de la Convención Constitucional, los que se reemplazarán este martes 4 de enero.

La abogada explica a La Tercera PM las razones que llevaron a algunas de las fuerzas que integran la coalición del futuro gobierno a declinar su postulación.

“Hemos hecho una reflexión colectiva como Chile Digno los últimos días que nos ha llevado a tomar la decisión de deponer la candidatura de la presidencia y la vicepresidencia ejecutiva. La magnitud del desafío al que nos enfrentamos para los próximos seis meses implica tomar decisiones que no solo nos garanticen un texto de nueva Constitución que sea aprobado mayoritariamente por la ciudadanía, sino que también garantizar un proceso que esté libre de dudas respecto a su autonomía, a su independencia de otros poderes. Creemos que si hay un atisbo de duda que se pueda generar malintencionadamente respecto de una especie de hegemonía o monopolización del poder de parte de Apruebo Dignidad por querer presidir la Convención, estamos convencidos de que lo mejor es ceder el espacio a otras fuerzas políticas”, sostiene la dirigenta comunista.

Sepúlveda admite que esta no es una conversación que haya sostenido con sus socios del Frente Amplio, quienes en la Convención Constitucional han actuado como bisagra y forjado alianzas con sectores como el PS, INN y el Colectivo del Apruebo, y que impulsan la candidatura de Beatriz Sánchez.

La decisión de Chile Digno se da cuando han surgido críticas de diversos sectores al hecho de que la futura coalición oficialista, con el presidente electo Gabriel Boric a la cabeza, también lidere la última etapa del proceso constituyente. El argumento fundamental, que han levantado principalmente los adherentes a la opción de Patricia Politzer (INN), es que aquello no garantizaría la autonomía e independencia política de la Convención Constitucional.

“Hemos visto un riesgo y tomamos muy responsablemente ese diagnóstico. Con esta señal esperamos que se abran espacios a otras fuerzas políticas de izquierda. Creemos que es el momento de llamar a generar un acuerdo amplio y cuidar la Convención, pero también cuidar al gobierno. Sabemos que el escenario del plebiscito de salida va a ser complejo, requiere que estemos unidos y también que demos señales políticas desde su conducción. Si hoy queremos construir mayorías en nuestro gobierno de Apruebo Dignidad hay que dar señales de confianza y de generosidad política. Nadie aquí es el único o la única llamada a liderar un proceso y eso es importante también hacérselo saber a las otras fuerzas políticas que nos van a acompañar en un gobierno de cuatro años”, advierte.

Sobre si el Frente Amplio debiera tomar una decisión similar, la convencional sostiene que “lo que decida o no hacer el FA es algo que hay que preguntárselo a ellos como colectivo. Como Chile Digno y en particular como PC siempre nos han interesado, en primer lugar, los proyectos colectivos, el proceso de transformación, los programas políticos, mucho más que las figuraciones individuales e incluso las figuraciones colectivas. (...) Es tiempo de gestos políticos y eso es lo que hemos señalado. Hay que abrirse a la generosidad de abrir espacios. Si el FA va a hacer una reflexión, debiera incorporar todas estas variables, pero no es algo que nosotros podamos decidir por ellos”.

En ese sentido, Sepúlveda afirma que ven con buenos ojos la candidatura del convencional del pueblo diaguita Eric Chinga, cuya opción es promovida por la Coordinadora Constituyente Plurinacional y Popular. “Nos parece que va en línea con generar un contrapeso al centrismo que se ha instalado en la Convención Constitucional. Hay un riesgo alto de que se instalen sectores que hoy quieren una Constitución gatopardista que no es representativa de lo que la ciudadanía espera del proceso”.

Pese a la decisión de no ocupar los cargos directivos, la abogada señala que Chile Digno sí disputará un cargo en las vicepresidencias adjuntas, las que serán elegidas este miércoles. Si será ella o no la candidata para ese cargo aún está por verse. “Como colectivo vamos a estar, sea yo u otra persona”, afirma.