Cómo la crisis social terminó por sepultar la farándula en TV

intrusos p2

Intrusos (La Red).

Ayer se anunció el fin de Intrusos, el último de los programas que vivió la mejor época del género en la TV, dando paso a un segmento de noticias. Si hace una década todos los canales locales tenían un espacio de este tipo al aire, hoy el último bastión de la farándula es Me late, de TV+.


La televisión sigue evidenciando el gran impacto que ha tenido el estallido social en su estructura habitual. De hecho, todos los espacios de entretención se han visto afectados de una u otra forma por la crisis social, incluidos aquellos que por años dominaron la pantalla chica. Ha ocurrido con fuerza en los matinales y ahora impacta a los pocos espacios de farándula que permanecían al aire.

Este martes, por ejemplo, La Red anunció el final de Intrusos, insigne espacio de farándula criollo y tal vez el último sobreviviente de aquellos programas que vivieron la época de oro de este género en la TV local. La apuesta, que debutó en 2006 con la conducción de Julia Vial, baja la cortina a fines de este mes.

Para su actual animador, el periodista Michael Roldán, la noticia fue sorpresiva e impensada. "Sí entendía y me imaginaba que Intrusos iba a tener que hacer un vuelco bien potente para el 2020, pero no me imaginaba que era el salir de pantalla, eso no lo tenía en mis ideas. Es una noticia sorpresiva pero se entiende", comenta a La Tercera PM.

[caption id="attachment_925099" align="alignnone" width="719"]

Michael Roldán en Intrusos.[/caption]

"Nosotros veníamos en muy buen pie con Intrusos, veníamos en un alza", asegura. Por ello, el estallido social, a su juicio, marcó un antes y un después en el destino de este proyecto, que se tomó dos semanas de receso para volver como Intrusos ciudadano, abordando algunos temas de la contingencia. "Si me dices hace dos meses, teníamos mucha vida, sin lugar a duda. Lo que pasa es que hoy día la gente no quiere escuchar que en la tele están hablando de cuánto costó el vestido de la animadora de tal festival. La farándula tiene mucho que ver con el glamour, con los lujos y los privilegios que tienen algunos, y hoy día sería como reírse de la gente el continuar con esos contenidos de esa forma", considera.

En esa misma línea, incluso el propio Festival de Viña ha reevaluado algunas de sus tradiciones para su próxima entrega, como la transmisión de la Gala.

La Red, a través de un comunicado, informó que la decisión de sacar de pantalla a Intrusos se tomó para dar "paso a la información, en tiempos en que las audiencias y el país lo necesitan". De esta forma, en reemplazo de Intrusos –que seguirá en pantalla hasta el lunes 30 de diciembre- irá una edición del noticiero Punto Noticias.

Con el fin de Intrusos, el único espacio que se dedicará cien por ciento al género será Me late, de TV+, que va de lunes a viernes a las 18.00 horas, más su versión "prime" a las 23.00 horas, también de lunes a viernes.

Si embargo, tal como explica su propio animador, Daniel Fuenzalida, Me late se alza como una versión evolucionada de aquellos programas clásicos: propuesta que ha rendido frutos y que hoy lo tiene como el proyecto estrella de su canal. "Nosotros más que farándula hacemos espectáculos, y un espectáculo más bien de entretención, de humor, nos reímos de nosotros mismos", dice. "No hacemos esa farándula ruda, invasiva, haciendo encerronas. Eso ya se acabó hace harto rato. Por algo se acabó Primer Plano también, que era el estandarte de esta farándula".

[caption id="attachment_926771" align="alignnone" width="640"]

Me late.[/caption]

La farándula sale de la TV

Hace aproximadamente 15 años la farándula dominó la pantalla chica, tomándosela por un largo tiempo. Primer Plano existía de 1999, pero fue desde 2001 que ejerció como "el estelar de la farándula". En 2005 nació SQP (CHV) y un año más tarde vieron la luz Mira quien habla (Mega), Intrusos (La Red) y Alfombra roja (Canal 13). En 2009 surgió además En portada (UCV).

Pero en los últimos años todos estos espacios han ido desaparecido: antes de Intrusos, el último franjeado que quedaba en pantalla era SQP, que llegó a su fin en febrero de 2017. El pionero en el género, Primer Plano, terminó en diciembre de 2018. Intrusos simbolizaba por ende el último de los espacios diarios que nació en el mejor momento de los programas de este corte.

Para Daniel Fuenzalida, la crisis social "aceleró una situación que se veía venir. Pero creo que se están tomando medidas antojadizas", dice tomando como ejemplo la decisión de La Red. "Yo esperaría la transición del país, que va a cambiar la TV y va a tener un contenido mucho más social", añade.

Alejandra Valle, animadora de Intrusos hasta mediados de este año y parte de otros clásicos como SQP y En portada, considera que "estos programas cumplieron un ciclo", aunque rescata que justamente Me late tenga buenos resultados. Por ello añade: "creo que la farándula bien hecha, con lo que la gente necesita, con lo que quiere escuchar y ver, de forma respetuosa, se puede hacer todavía. Yo no me veo haciéndolo otra vez, porque salí para hacer otras cosas, pero creo que la entretención no puede dejar de tener una parte en la TV".

[caption id="attachment_439682" align="alignnone" width="640"]

Alejandra Valle en Intrusos.[/caption]

Otra ex animadora de Intrusos, Jennifer Warner, analiza lo ocurrido con estos programas, y advierte: "Desde que empecé a hacer televisión siempre se habló que el periodismo de espectáculos, de farándula, iba a terminarse. Y una y otra vez siguen, sobre todo cuando tienen buen contenido, cuando entretienen". Sin embargo, reconoce que "hoy la gente tiene el foco en lo social" y que por ello es "consecuente que se ocupen esas horas de pantalla en una TV abierta que aborde temas ligado a eso, a las necesidades reales que tiene el público".

Sin embargo, mientras estos programas iban concluyendo, los temas de esa índole permanecieron en los matinales. Hasta antes del estallido social, encabezaban esos segmentos panelistas como Raquel Argandoña en Bienvenidos (Canal 13), Hugo Valencia en Buenos días a todos (TVN), Paulina Rojas y Juan Pablo Queraltó en Contigo en la mañana (CHV), y Patricia Maldonado en Mucho gusto (Mega).

Tras la crisis, estos temas quedaron fuera de pauta: Argandoña y Valencia han tenido una presencia intermitente en sus respectivos programas. Queraltó y Rojas, por su parte, regresaron al matinal de CHV hace solo unos días, mientras que Maldonado salió indefinidamente de pantalla. Según comentó a La Tercera el productor ejecutivo de Mucho gusto, Pablo Alvarado, se evaluará cómo será su regreso cuando ella resuelva volver al país, luego de tomarse unas semanas para visitar a su hermano en Estados Unidos, aquejado de problemas de salud.

Sobre el giro que tuvieron los matinales, centrándose fundamentalmente en la crisis social y sus consecuencias, Fuenzalida analiza: "No podemos perder el foco de que la televisión es informar pero también entretener, por lo que hoy uno no puede quedarse todo el día pegado en lo que están dando los matinales, con cinco horas con alguien que me venga a explicar de Isapres, de AFPs. (...) Entretener también tiene que ver con lo social: no todo el mundo puede salir a un restaurante, a ver una obra de teatro o ir al cine, por lo que la TV pasa a cumplir ese rol de pasar un rato agradable".

En este mismo punto, Alejandra Valle añade: "Creo que los paneles gigantes, sacados de la política antigua, no son muy distintos de un panel de farándula en sus mejores años. Quizás se remplaza el opio nada más", reflexiona. Para ella el gran problema ha sido que "la TV en general, no solo los espacios de entretención, estaba muy desconectada con las audiencias hace mucho tiempo. Lo que pasó es que los pilló poco preparados. (…) Con respeto a Lucho Jara (animador de Mucho gusto), no puede ser que llore en pantalla porque no canta hace tres meses cuando hay personas que perdieron sus ojos".

Sobre el futuro de estos espacios televisivos, Warner comenta: "siempre hay espacio para hacer periodismo de farándula y espectáculo bien hecho. Creo que sí van a volver, puede que en un tiempo más, pero siempre que tengan un fondo. Poner a los famosos porque sí al aire ya no da. Hoy se le está exigiendo más al mundo de las celebridades".

Para Michael Roldán también hay esperanza en un regreso de la farándula a la TV. "Soy un convencido de que la farándula reformulada va a tener que volver, y ojalá que vuelva. Por eso hablo de un 'congelamiento', de un salir de pantalla, más que de un término", dice.

Comenta