Después del salvataje financiero: TVN reprograma sus deudas y define el futuro de su edificio emblema

Ana-Holuigue-900x600

Al menos $18.000 millones servirán de capital de trabajo para mejorar la caja del canal público. En los próximos días, TVN solicitará a los bancos una nueva cotización de tasas ya que ahora cuenta con el aval del Estado. El objetivo es tomar una nueva deuda para pagar la anterior que está sujeta en la modalidad de leaseback.




El jueves pasado fue un día de contrastes en Televisión Nacional de Chile (TVN). Pasadas las 11 horas, un grupo de dirigentes sociales ingresó sorpresivamente al set de Buenos Días a Todos. Ante las cámaras y con pancartas, los manifestantes exigieron una mayor pluralidad en su programación y que cumpla con su misión pública en medio del contexto de protesta social.

Pasaron las horas y más tarde llegó una noticia positiva para el directorio del canal público. El hecho se hizo público por medio de un comunicado que envió el Director Ejecutivo del canal, Francisco Guijón a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF): "el gobierno ha decidido otorgar el aval del Estado a la contratación de deuda por $70.000 millones". La operación permitirá a TVN la reprogramar los pasivos actuales y "superar la apremiante situación financiera que arrastra desde 2014 y que ha tenido en riesgo su supervivencia", concluyó.

Se trata de un espaldarazo a la gestión que lleva adelante Anita Holuigue. La economista asumió la presidencia del directorio, luego de la renuncia Bruno Baranda, quien se alejó de la estación aduciendo razones personales y haber cumplido un ciclo. La ex directora ejecutiva del Grupo Dial –ligado a Copesa, casa editorial de La Tercera– ha continuado el proceso de reestructuración del canal público, que al cierre de septiembre de 2019 sufrió pérdidas por $8.399 millones.

Según fuentes ligadas al canal público, el plan de salvataje del gobierno abrirá tres caminos al directorio de TVN. En primer lugar, profundizará la reorganización interna que ha llevado al despido de 550 trabajadores entre 2015 y 2019. Luego volverá a tener el control sobre sus activos fijos, que actualmente se encuentran bajo la modalidad de leaseback y, por último, el canal público podrá volver a contar con capital de trabajo.

Este último tema no es menor. Las mismas fuentes explicaron que si bien el ex ministro de Hacienda, Felipe Larraín autorizó la entrega del aval del Estado para que TVN reprograme sus pasivos, su aprobación habría sido por un monto bastante más bajo y sin considerar una inyección al flujo de caja. Ello fue corregido por su sucesor: Ignacio Briones.

¿Qué es lo que viene ahora? El equipo dirigido por Guijón formalizará esta semana la reprogramación de la totalidad de la deuda bancaria, ascendente a $52.000 millones. Es decir, dispondrá de $18.000 millones para capital de trabajo.

Pero para concretar este proceso, TVN solicitará a los bancos una nueva evaluación crediticia final, considerando que ahora cuenta con el aval del Estado. El objetivo es tomar una nueva deuda para pagar la anterior, aprovechando la baja de tasas y el nuevo estatus de mayor solvencia.

"En el directorio hay un reconocimiento a Anita de que se la jugó por sacar un aval que no fuera solo la deuda, porque solo con ello no resolvíamos el problema de no arrastrar una deuda. Necesitábamos recursos para echar a andar el canal. Creo que lo que se logró el jueves es un tema que nos deja mucho más tranquilo y nos da tiempo para pensar a futuro cuál será el mecanismo más permanente del canal, pero pensar eso cuando te estás ahogando es muy distinto a hacerlo cuando estás funcionando", explicó la vicepresidenta de TVN, Adriana Delpiano.

Sin embargo, al interior del canal también surgen visiones críticas sobre la dirección en que avanza. Para Roberto Reyes, presidente del Sindicato N° 1 TVN todo indica que "con el proceder  de las últimas  administraciones que el camino que se sigue" es una privatización solapada. A su parecer "la venta de activos fijos podría ser evitable". "Hay que sincerar y tener voluntad  y ganas de preservar  el canal público", explicó.

¿Venta o arriendo?

Con la inyección de recursos aprobada la semana pasada, TVN queda en condiciones de definir el pago que tiene pendiente con los bancos por el edificio corporativo. Esto luego de que a fines  de 2016, la estación puso en marcha un plan para someter bajo el sistema de leaseback (contrato de compraventa y arriendo con opción de compra) gran parte de sus activos fijos, entre ellos el emblemático inmueble ubicado en Bellavista 0990.

Según su último reporte financiero de TVN de septiembre de 2019, el importe total de los siete inmuebles que posee el canal suman en total: $23.735 millones (US$30 millones).

El edificio corporativo, está bajo leasebanck con los bancos Santander e Itaú.  A fines del año pasado en directorio encargó a la consultora Colliers International llevar adelante un estudio para evaluar la conveniencia futura de vender o arrendar el recinto.

"El arriendo a una entidad puede ser muy útil y espero que vaya por allí el camino. El canal tiene otros terrenos que se pueden vender, pero el edificio principal es un símbolo. Cuando estás en una situación económica compleja y quieres volver a ser el canal de todos los chilenos, tu edificio tiene esa simbología también", acotó Delpiano.

Por otro, lado en marzo de este año, TVN alista el lanzamiento de su nueva parrilla programática, la cual considerará como eje el contexto social. "El objetivo es entender el proceso constituyente y explicarlo de la manera más didáctica a la gente, cumpliendo nuestra labor como canal público", acotó un cercano a la señal pública.

Pérdidas acumuladas

En el marco de un juicio laboral, el abogado de TVN Samuel Soto detalló la delicada situación de TVN a finales de noviembre pasado. Explicó que  es un hecho público y notorio la transformación que está sufriendo la televisión en el mundo en general y en Chile particular Ello básicamente en atención a la crisis internacional del medio, debido a la irrupción de nuevas tecnologías que han venido en reemplazar a la televisión como medio de información y entretención, lo cual ha generado importantes pérdidas a los canales.

En efecto, "el desplazamiento de las audiencias a medios alternativos de consumo de material audiovisual, internet y medios on demand, ha hecho que parte importante de la inversión publicitaria se desplace hacia dichos medios", consignó en su escrito Soto.

El mismo documento explicó que TVN durante el transcurso del año 2014, sufrió pérdidas por $6.593 millones. En el año 2015 el resultado de la compañía para el primer semestre fue de una pérdida acumulada de $10.963 millones. En 2016 las pérdidas acumuladas ascendieron a $ 47.019 millones y a diciembre de 2017 aumentaron a $ 55.999 millones. En 2018, las pérdidas acumuladas llegaron a $ 65.921 millones y se registró una disminución importante en los ingresos de casi un 37% respecto del promedio histórico entre los años 2007 y 2017.

"Desde enero de 2015, y en el que alrededor de 550 trabajadores (considerando despidos del año 2019) han debido ser despedidos y obedece a una necesidad real y objetiva, la cual permitirá a mi representada continuar con sus funciones y entregar trabajo a todas aquellas personas que aún continúan en el canal", consignó TVN.

Comenta