El rol clave de Marcelo Espina en la millonaria compensación a los referentes de Colo Colo

FOTO: HANS SCOTT/AGENCIAUNO

A petición de los jugadores, el gerente deportivo lideró las conversaciones para buscar una fórmula de pago por los derechos de imagen y cuota de pase. Mañana se presentarán los avances de la iniciativa de Aníbal Mosa en la reunión extraordinaria del directorio de ByN.




Después de la desgastante y fallida negociación entre Blanco y Negro y el plantel de jugadores, que terminó con la concesionaria acogida a la Ley de Protección al Empleo por tres meses y medio, las relaciones terminaron bastante dañadas. Solo hace un par de semanas, las partes volvieron a reecontrarse telemáticamente para intentar recomponer en algo la convivencia.

El tema es sensible para el presidente de la concesionaria Aníbal Mosa, quien hasta antes del conflicto tenía un vínculo de mucha cercanía con el grupo, especialmente con el capitán Esteban Paredes y con los jugadores más experimentados. Es por eso, también, que el comerciante de origen sirio se abocó a encontrar una manera de acercarse para solucionar un asunto que podía tornarse más complejo. Y lo hizo a través de una propuesta de compensación por derechos de imagen y porcentaje de pase a algunos de los principales jugadores.

En ese sentido, el timonel albo sugiere restituir una parte del sueldo que no recibieron algunos jugadores entre abril, mayo, junio y la mitad de julio, periodo en el que el club no hizo uso de su imagen. Esto beneficia a quienes tengan dos tipos de contrato con la concesionaria: uno por salario y otro por derecho de imagen. También corre para las figuras que incluyeron la cesión de su pase en parte del sueldo que reciben mensualmente. Es decir, seis futbolistas entran en esa categoría: Esteban Paredes, Matías Zaldivia, Nicolás Blandi, Carlos Carmona, Juan Manuel Insaurralde y Pablo Mouche. En el caso de los dos últimos, su devolución sería por las cuotas de su pase que se traducen en salario.

Si bien Mosa les adelantó a los demás directores de la concesionaria algunos alcances de esta propuesta en la encendida reunión del miércoles pasado, las tratativas venían desarrollándose hace un par de semanas. Y ahí, el gerente deportivo Marcelo Espina cumplió un rol clave, acercándose a los miembros del plantel involucrados. Fueron los mismos quienes, debido a su experiencia durante las negociaciones por un ajuste salarial con Harold Mayne-Nicholls, solicitaron al Cabezón como interlocutor.

Durante el conflicto salarial, la posición conciliadora del exvolante del Cacique fue bien vista por los jugadores. De hecho, el propio Esteban Paredes valoró un gesto que tuvo el transandino con él. “No he vuelto a hablar ni con Aníbal Mosa ni con Harold Mayne-Nicholls. Solo con Marcelo Espina, que me preguntó cómo estaba yo y y mi familia. La verdad, estoy agradecido de que al menos alguien se preocupe de los jugadores”, comentó a comienzos de julio, en una entrevista con Directv.

La fórmula de pago también está clara. La idea es cancelar los cerca de $ 550 millones entre enero y junio 2021, un mecanismo que agrada a varios jugadores, quienes incluso valoraron la disposición de Espina para llevar a cabo estas conversaciones. Este principio de acuerdo deberá ser ratificado en el directorio extraordinario de mañana, cuyo único punto en la tabla fue denominado “situación económica del plantel”. Para ello, con los votos del Club Social, el presidente tendría la mayoría suficiente para sellar el trato.

El encuentro será el primero después de la cita que terminó con el cargo ejecutivo y el sueldo de Harold Mayne-Nicholls, quien ahora continuará nominalmente como vicepresidente del directorio, pero sin las funciones adicionales por las que se le había designado y por las que era remunerado con un salario que bordeaba los $ 8 millones.

Los ánimos quedaron muy caldeados entre el bloque de Mosa y de Leonidas Vial -quien desde el año pasado no está en el directorio-, ya que también durante dicho encuentro el timonel de la concesionaria acusó a Carlos Cortés de negociar con Umbro a espaldas, lo que podía ser sancionado incluso por la Comisión del Mercado Financiero. El aludido negó que esa fuera su intención y cuestionó al puertomontino de manejar la institución “como si fuera el almacén de la esquina”.

Por otra parte, para este viernes, en principio, se espera la realización de un nuevo directorio extraordinario, donde se va a zanjar el futuro de la camiseta alba. Por ahora, Adidas y Kappa son las firmas que han demostrado interés concreto para vestir al Cacique. La cúpula espera recibir unos US$ 20 millones por un contrato de cinco años de extensión, aunque en la mesa de la concesionaria hay voces que ven con un grado de escepticismo que alguna de las marcas pueda acercarse a esa cifra.

Comenta