“En la faena forestal aquí adentro, estamos ud. sabe poh, recuperando maderita”: las escuchas que vinculan a Héctor Llaitul con el robo de madera

El líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) sostuvo una serie de conversaciones con algunas personas cercanas a la organización, a quienes les indicó las labores que estaba cumpliendo en la "recuperación" de un terreno de la forestal Cautín. La Fiscalía de La Araucanía y la PDI pesquisaron estos diálogos y los situó en el momento en que ocurrieron los delitos de hurto, usurpación y atentado contra la autoridad.


A Héctor Llaitul Carrillanca (54) se le vio tranquilo, sin estridencias, provocaciones o amenazas. Muy distinto a como se presentó en septiembre del 2017 en el Juzgado de Garantía de Temuco, mostrando las esposas y gritando que todo se trataba de un “montaje”. Esa vez, enfrentó a la justicia por un caso que terminó por desmoronarse, la denominada Operación Huracán, por ende, algo de razón tenía en su reclamo. Sin embargo, hoy todo parece ser distinto: no hubo una gran redada que terminara con su detención -fue capturado mientras almorzaba en un restaurante- y tampoco hubo consignas ni amenazas al viento. Este jueves, el líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) al enfrentar su formalización vía Zoom tan sólo apoyó su codos en sus rodillas y escuchó atento.

Es que los antecedentes que maneja el Ministerio Público lo sorprendieron. Su abogado, Rodrigo Román, revisó el expediente que la Fiscalía Regional de La Araucanía tiene del caso y allí la evidencia pareciera ser, hasta ahora, contundente.

Entre los elementos probatorios que tiene el ente persecutor para imputarle hurto de madera, usurpación y atentado contra la autoridad hay una serie de escuchas telefónicas que lo sitúan en la toma de un predio de la forestal Cautín que se prolongó entre el 8 de febrero y el 12 de marzo de 2021.

La Tercera PM accedió a esos registros, los que dan cuenta de conversaciones con distintas personas, en que Llaitul va relatando dónde está y qué está haciendo. El primer registro es de las 19.31 de la tarde de ese 8 de febrero, donde al líder de la CAM se le posicionó en el fundo San Sebastián.

  • Héctor Llaitul: Ya, vale, yo le hablo… Justo estamos en un trawún y les voy a hablar altiro a los… a la gente por aquí.
  • Orfelina Alcamán: Yo eso mismo le quería manifestar al lamien Pichún poh, le mandé un “whatsappito” ahí, pero no sé si me va a poder contestar pensando en lo mismo, pero infórmele usted para que él convoque a su gente y para que pueda, a lo mejor, enganchar a los chiquillos de allá de “Temu Chico” igual para ese día.
  • Héctor Llaitul: Ya, lamien, vamos…
  • Orfelina Alcamán: El máximo de personas, si lo que más puedan arrastrar para construir y para poder hacer el levantamiento de dos rucas ahí, lamien.

Alcamán es dirigenta del lof Peleco Pidenko, estrechamente ligada a la CAM. En julio del año pasado, la mujer fue detenida en la comuna de Los Sauces portando 25 municiones, calibre 12. Es muy cercana a Llaitul, incluso, participó en el lanzamiento del libro del exmiembro del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), en junio, en Peñalolén.

Conversaciones peligrosas

Dos días después, el miércoles 10 de febrero, en otra conversación con Alcamán, Llaitul le dice a la dirigenta mapuche dónde es el lugar que se están tomando. Le da indicaciones precisas por dónde tiene que doblar, ingresar y llegar. Ahí se encontrarían horas después.

Ese mismo día miércoles, pero ya a las 21.44 horas, Llaitul sostiene una breve conversación con Leo Atincán Pailacura, quien en 2014 fue detenido en Santiago por agredir con una piedra a un carabinero de Fuerzas Especiales (FF.EE). Este año ha protagonizado distintas marchas por los denominados “presos políticos mapuches”. Él y el jefe de la CAM sostuvieron el siguiente diálogo.

  • Héctor Llaitul: Oiga, peñi, yo la otra vez lo iba a llamar, pero qué bueno que me llamó, es para aprovechar de decirle que yo me he estado quedando estos días en la casa con la lamien Caro.
  • Leo Anticán: Quédese no más, peñi, mientras haya gente mejor todavía, quédese no más, peñi, ningún problema.
  • Héctor Llaitul: Vale, vale, vale, ya, buena peñi.
  • Leo Anticán: ¿Cómo está la cosa por allá, peñi?
  • Héctor Llaitul: Sí, estuvimos ahora en una recuperación, todo bien.
  • Leo Anticán: Ya, ah qué bueno.
Hector Llaitul al momento de su arresto.

Ambos volverían a conversar el 24 de febrero a las 10.22, donde Llaitul entregaría información valiosa a los fiscales que luego escucharían la conversación, analizarían lo ocurrido y lo posicionarían en el fundo Renaco-Los Pastales, en las cercanías de la comuna de Victoria.

  • Héctor Llaitul: Ya, ya, peñi.
  • Leo Anticán: Ya, peñito, ¿adónde está?
  • Héctor Llaitul: Yo estoy trabajando aquí en la faena forestal aquí adentro, estamos usted sabe poh, recuperando maderita.
  • Leo Anticán: Oiga, peñi, yo no hallo la hora para llegar para allá, porque tenemos una conversa buena. Trabajen harto no más.
  • Héctor Llaitul: Sí.
  • Leo Anticán: Yo voy a necesitar madera para hacer mi casa, peñi, así que ahí hablamos.
  • Héctor Llaitul: Sí, ahora está más cerca la cosa, está por aquí por Chol Chol.

El 12 de marzo, el líder de la CAM y otro grupo de personas seguían en la usurpación del terreno de la forestal Cautín. Y, claro, había trabajo que hacer, dado que posteriormente el hurto de madera perpetrado ese día fue avaluado en cerca de $ 90 millones. A las 11.45, Llaitul le contestó el teléfono -nuevamente- a Anticán.

  • Héctor Llaitul: ¿Qué pasa, peñito?
  • Leo Anticán: ¿Cómo está, peñi?
  • Héctor Llaitul: Por aquí estamos maderiando, maderiando.
  • Leo Anticán: Ah, eso es bueno, peñi, eso es bueno.
  • Héctor Llaitul: ¿Qué se cuenta?
  • Leo Anticán: Nada, aquí ando en el centro, vine a… ¿Cuánto se llama? A pelear con estos hueones pa’ que me den plata del 10 por ciento.

La conversación se centra en lo que Anticán sacará del 10% de las AFP cuando Llaitul lo interrumpe.

  • Héctor Llaitul: Oiga, peñi.
  • Leo Anticán: ¿Ah?
  • Héctor Llaitul: Dicen que vienen los verdes aquí, los chanchos, así que…
  • Leo Anticán: ¿Cómo?
  • Héctor Llaitul: Estamos aquí trabajando y vienen los chanchos, así que le voy a tener que cortar, porque vamos a organizar algo aquí.
  • Leo Anticán: Ya, vale, vale, ahí hablamos.

Ya en la tarde, a las 17.39, el líder de la CAM mantuvo una larga comunicación con Carolina Manqueo Solar, donde esta le cuenta que está cocinando y él, que se había comido “una manzanita verde”, en un día que al parecer fue agitado.

  • Carolina Manqueo: Ya, oiga, y ¿en qué quedo todo? ¿Se fueron los chanchos?
  • Héctor Llaitul: Oiga, tiene el… el Signal, a lo mejor puede funcionar mejor.

Signal es una aplicación de mensajería donde las conversaciones son encriptadas y de difícil alcance ante eventuales escuchas telefónicas. Ambos cortan la comunicación y finalmente se comunican por este sistema.

Son muchas las conversaciones que la fiscalía tiene de Llaitul, pero podrían ser más. Si hasta antes de su detención ya contaban con una serie de interceptaciones, ahora podría abrirse otra batería de comunicaciones, pues el miércoles, el día de su arresto, la PDI le requisó su teléfono, el cual podría tener valiosa información para la justicia. Desde ahí se puede abrir un largo y extenso proceso judicial contra el líder de la CAM.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Imperdibles




Eleanor Woods, de 12 años, creo una mochila alimentada con energía solar y un dinamo, que es capaz de filtrar eficientemente el aire.