Juicio a Rueda, el seleccionador chileno de la generación dorada con peores números

De los seleccionadores que han dirigido a la generación dorada, Reinaldo Rueda es el de peor rendimiento.

El técnico ostenta un discreto 43% de rendimiento al mando de la selección chilena, registros que hoy lo tienen en la mira, sobre todo después de la histórica derrota ante Venezuela.




Reinaldo Rueda debutó al frente de la selección chilena el 24 de marzo de 2018. Y lo hizo con un triunfo como visita ante Suecia. La Roja volvía a ganar en Europa y ponía esperanzas en el recambio a la Generación Dorada. Eso sí, la promesa de “conservar un ADN de fútbol atractivo y vistoso” quedó muy al debe no solo en ese partido, sino que a lo largo de todo el proceso, algo que ayer quedó vergonzosamente de manifiesto en la histórica derrota 2-1 ante Venezuela en Caracas.

El colombiano heredó un camarín fracturado tras la conocida disputa entre Claudio Bravo y Arturo Vidal tras las acusaciones de la esposa del primero el día que Chile quedó fuera de la posibilidad de clasificar al Mundial de Rusia. De hecho, en ese encuentro en Estocolmo, el entrenador no pudo contar con el arquero, quien alegó que había sido nominado igual pese a su negativa de aceptar la convocatoria por sus desaveniencias públicas con Arturo Salah y la directiva que en ese entonces lideraba la ANFP.

Encontrar la paz interna y el mentado recambio fueron las principales tareas que se le dieron al caleño. Una enorme cantidad de microciclos, horas de videos de partidos de ligas tan recónditas como la segunda división noruega, de donde salió Niklas Castro, uno de los reflejos de la desesperada búsqueda del entrenador por buscar alternativas en un ataque. Pero no solo en esa zona, sino también en la defensa, donde ha tenido que enfrentar las lesiones de Gary Medel, el capitán tras el quiebre de Bravo, y un giro en el biotipo de los zagueros y pasar a contar con jugadores muy altos, como Francisco Sierralta o Guillermo Maripán.

Las lesiones, suspensiones y bajos momentos futbolísticos de algunos que eran fijos en las convocatorias y el hecho de que la Selección estuviese un año sin jugar por el Estallido Social y la pandemia hicieron que Rei explorara con mayor énfasis en la liga local. Así, por ejemplo, ayer terminaron debutando dos jugadores más en Eliminatorias: Andrés Vilches y Carlos Palacios. Este último tuvo su estreno absoluto con la Roja, justo cuando Rueda intentaba remecer de alguna manera el anodino desempeño del equipo. Como dato, 26 jugadores ha hecho debutar el DT en su proceso. Sin embargo, ninguno logra convencer ni menos consolidarse como estelar, quedando solo como elementos circunstanciales y de emergencia para suplir las bajas eventuales. De hecho, ninguno de los tres que se estrenó ante Perú jugó ayer. Incluso, Niklas Castro ni siquiera fue a la banca.

También la inconsistencia en el discurso del DT llama muchísimo la atención. De señalar que no nomina a algunos jugadores por falta de rodaje en sus clubes pasa a hacer todo lo contrario. Un reflejo de eso fue Maripán, quien esta temporada solo ha disputado 33 minutos en el Mónaco y que en la capital venezolana fue uno de los peores de la cancha.

La derrota en Caracas fue un baldazo de agua fría para un proceso que parecía repuntar después de la sólida victoria frente a Perú, que dejó como recuerdo el simbólico choque de manos de Bravo y Vidal. Nadie tenía en su cálculo no sacar los tres puntos ante la Vinotinto, que hasta antes del partido frente a la Roja no había ganado y ni siquiera había convertido goles en las tres fechas precedentes, lo que agrava más el significado de esta derrota.

Para fortuna de Chile, los resultados de la fecha permitieron que los rivales directos no se alejaran mucho y todavía no se rezaga la opción de meterse en el grupo de avanzada. Pero las cifras no mienten y el rendimiento de Reinaldo Rueda al frente de la Selección es absolutante pobre. De los últimos cuatro técnicos que han dirigido a la escuadra nacional, el actual es el que tiene el peor rendimiento. De 27 partidos disputados, tiene nueve triunfos, ocho empates y 10 derrotas. Es decir, 35 de 81 puntos disputados, con un 43% de rendimiento. Si eso se lleva solo a partidos oficiales, el resultado es peor: apenas un 37% de efectividad. Además, bajo su alero la Selección convirtió 35 goles y recibió la misma cifra.

El segundo peor rendimiento lo ostenta Claudio Borghi, quien terminó siendo despedido en la mitad del proceso para Brasil 2014. El Bichi también llegó a 27 encuentros, de los cuales ganó 11, empató cinco y perdió 11, con 38 unidades de 81 posibles, lo que le da un rendimiento del 47%, que en duelos por los puntos se eleva a un 49%. Incluso, Juan Antonio Pizzi, quien ganó la Copa América Centenario, pero no llevó a la Roja al Mundial, tuvo un mejor desempeño, con 13 ganados, 12 perdidos y 7 empates, logrando un 48% de rendimiento (51% en pleitos oficiales).

Los números de Rueda están muy lejos de los de Marcelo Bielsa (a quien llama Maestro y cita conferencia por medio). El rosarino fue el que más partidos dirigió en los últimos años, con 28 victorias, ocho empates y 15 derrotas, obteniendo 92 de 153 puntos en juego, con un 60% de rendimiento (59% en encuentros por los puntos), con 69 tantos a favor y 49 en contra.

Sin embargo, el que se lleva todos los laureles estadísticos es Jorge Sampaoli. El extécnico de Universidad de Chile alcanzó un 68% de rendimiento (70% en citas oficiales), gracias a 27 triunfos, nueve empates y ocho derrotas, con 89 tantos a favor y 44 en contra, siendo el único en lograr un promedio superior a dos goles por encuentro (2,02), lo que lo transforma en el seleccionador más exitoso, lo que también se confirma con hitos, pues logró los pasajes a Brasil 2014, donde llegó a octavos de final, y ganó la Copa América 2015.

Hasta ahora, en términos de objetivos, lo más importante de Rueda al frente de la Roja ha sido el cuarto lugar conseguido en la Copa América de Brasil 2019, con un juego que a casi tres años de su llegada sigue dejando muchísimas dudas, más allá de que tomó al equipo en un momento muy duro de su historia y con la necesidad de escarbar en todos los lugares para poner en marcha el recambio para los próximos años. Sin embargo, está en manos de la ANFP decidir si el proceso continúa.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.