La declaración judicial de Ximena Ossandón: “Mi sobrino Nicolás me pidió que le consiguiera una reunión con el concejal (...) yo lo contacté”

Ximena-Ossandon_-8

La diputada RN declaró como imputada en el caso por presunto tráfico de influencias en el que se investiga su hermano, el senador del mismo partido, Manuel José Ossandón, exalcalde de Puente Alto. La fiscalía lo formalizó por, presuntamente, haber intervenido en la Municipalidad de Pirque en favor de su hijo Nicolás. La parlamentaria reconoció que contactó al concejal Pablo Ulloa a pedido de su sobrino, sin saber bien para qué era la reunión, y que le dijo que la entrevista debía hacerse a través de la Ley de Lobby.




El caso judicial por presunto tráfico de influencias en contra del senador RN José Manuel Ossandón no solo ha involucrado a su hijo Nicolás. También implicó a su hermana, la diputada RN Ximena Ossandón.

La fiscalía investiga que el parlamentario intentó intervenir en la Municipalidad de Pirque en favor de su hijo, administrador de la Sociedad Explotadora de Áridos Cavilú SpA., en el marco de un millonario negocio de extracción de áridos en el Río Maipo.

El nombre de la “Nona” Ossandón empezó a sonar en la causa que lleva el fiscal jefe de Alta Complejidad Oriente, Felipe Sepúlveda, cuando el concejal de Pirque Pablo Ulloa testificó, el año pasado, que la parlamentaria le había pedido que recibiera a su sobrino Nicolás.

En ese contexto, Sepúlveda decidió citar a declarar a la diputada para el 16 de noviembre, en calidad de imputada.

Su testimonio, al que accedió La Tercera PM, fue entregado a través de Zoom al fiscal Sepúlveda.

“Soy diputada desde marzo de 2018, representando al partido político Renovación Nacional. Respecto de mi sobrino Nicolás Ossandón, hijo de mi hermano Manuel José, aclaro que a septiembre de 2018 no estaba clara de sus actividades, ni tampoco conocía a la empresa Explotadora de Áridos Cavilú SpA. En la actualidad he escuchado hablar de ella. En esa época mi sobrino Nicolás me pidió que le consiguiera una reunión con el concejal de la comuna de Pirque Pablo Ulloa, de quien me considero su amiga y a quien, según me señaló, no había podido contactar”, explicó la parlamentaria.

Aseguró que su sobrino no le especificó “para qué era la reunión que necesitaba con el concejal Ulloa, y yo tampoco le pregunté. Yo contacté al concejal Ulloa por WhatsApp, el 6 de septiembre de 2018. Le escribí desde mi teléfono celular a su teléfono móvil. Mi abogado, Ricardo Freire, adjunta en el acto prints de pantalla de la conversación”.

Detalló que partió “la conversación preguntándole si podría recibir a Nicolás, a lo que Pablo Ulloa me contesta que no tiene claridad del motivo por el cual le pedí la reunión, para luego yo contestarle que no sabía mucho y de inmediato le digo que tiene que pedir entrevista por Ley del Lobby. Luego, digo que se trataba de algo relacionado con la gestión de la municipalidad, a lo que el concejal Ulloa me contesta que Nicolás le pida audiencia conforme a los mecanismos de la Ley del Lobby, tal como yo misma le señalé al concejal Ulloa de forma previa, en esta misma conversación por WhatsApp”.

Dijo que dos días después, el 8 de septiembre de 2018 le preguntó a Ulloa si le había “llegado una solicitud de mi sobrino Nicolás de audiencia por Ley del Lobby. El concejal Ulloa no me contestó dicha consulta. Con posterioridad he tenido otros contactos por WhatsApp con Pablo Ulloa referidos a otros temas, pero no volvimos a conversar sobre éste”.

Indicó desconocer el motivo por el que, ante su petición, el concejal Ulloa le hizo tantas preguntas. “Imagino que él pensaba que yo sabía el motivo por el cual Nicolás quería hablar con él, lo que no es efectivo, ya que yo no tenía mayor conocimiento”, sostuvo Ossandón.

Asimismo, manifestó que aparte de esta solicitud por WhatsApp no contactó de ninguna otra forma a Ulloa y que tampoco contactó a otros concejales por este tema.

Según la parlamentaria, conoció al concejal en su campaña a diputada en 2017. “Él es una persona muy agradable. Yo digo que somos amigos, pero en verdad, no es que nos visitemos en nuestras casas, ni mucho menos. Nos llevamos bien y nunca hemos tenido algún problema”, aseguró.

Dijo que después de esa consulta que le hizo por WhatsApp, del 8 de septiembre de 201, “no supe más del tema”.

Además, indicó tenía claro que “la forma correcta de solicitar audiencias a autoridades como el concejal Ulloa o yo es a través de la Ley del Lobby, mecanismo que como señalé, le referí al propio concejal Ulloa en la conversación de WhatsApp”.

Según fuentes del caso, la conducta reconocida por la diputada no alcanza para formalizarla por el tráfico de influencias, porque este delito requiere una presión intensa, que en este caso no se da.

El 6 de enero, con el objetivo de precisar algunos hechos imputados al senador, la fiscalía lo reformalizará.

Contraloría y la sobrina del senador

Un informe que de la Contraloría del 13 octubre pasado cuestionó que la concejala de Puente Alto, Bernardita Paul Ossandón, hija de la diputada Ximena Ossandón y sobrina del senador, Manuel José Ossandón, no se inhabilitara en la sesión número 20 del concejo del 6 de julio de 2017, momento en que se le dio un plazo extra a la empresa Cavilú, sociedad de su primo Nicolás.

De hecho, también por esta razón la citó a declarar el fiscal Sepúlveda el 18 de noviembre pasado.

En el marco de esta situación, el 22 de octubre pasado, Bernardita Paul hizo una presentación a la Contraloría, en la que señaló que su primo fue designado como administrador de Cavilú el 26 de febrero de 2018, siete meses después de la votación que se le reprocha.

Además, indicó que el 30 de agosto del 2017 Nicolás firmó la escritura, la que fue inscrita recién el 13 de septiembre.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.