Tercera PM

Presenta:

La reinvención de Aurelio Montes: congela operación en Napa Valley y apuesta por crianza de angus

Aurelio Montes, dueño de Viña Montes.

Asegura que las expectativas con el nuevo gobierno se están cumpliendo e insiste en que no piensa en el retiro. No elude preguntas y entre sus hobby están la crianza de vacas finas y las plantaciones de cerezos.


En septiembre de 2008, en el Hotel Vitale en San Francisco, Aurelio Montes –socio fundador de Viña Montes– acompañado por Douglas Murray, lanzó su primer vino producido en el Valle de Napa en California. Ocho años después de aquel anuncio, el escenario es muy distinto y aprieta el freno a su desarrollo en el mercado norteamericano.

La bodega optó por congelar su incursión Napa Valley, considerada una de las regiones vitivinícolas más importantes del mundo. ¿La razón? El sostenido incremento del precio de la uva en dicha zona. No obstante, hoy la viña evalúa producir vinos no exclusivamente en esa zona, sino que en otros lugares de Estados Unidos, apostando llegar a mercados con un valor mucho más accesible al consumidor.

“Al momento de congelar, teníamos un par de personas norteamericanas que nos daban una asesoría. Los costos de la uva allá son carísimos, nada que ver con Chile y el servicio de moler y embotellar es realmente elevado. Preferimos darle un tiempo a eso, pero lo tenemos en ralentí, en un muy bajo volumen”, señaló Montes en conversación con La Tercera PM.

El ‘gurú vitivinícola’ que levantara la bodega que lleva su apellido en los ochenta, asegura, sin embargo, que no busca salir del país norteamericano. Menos después que su vino Napa Angel, obtuviera el reconocimiento mundial.

La decisión de Montes coincidentemente surge en medio de la guerra comercial entre EEUU. y China, la que a ojos del viñatero “hoy les favorece en el corto plazo a los vinos finos, porque Estados Unidos enviaba a China vinos de alto valor y ahora quedan muy castigados. Así es que se van a disminuir los vinos de alto valor a ese país, abriéndose un espacio para Chile”.

Pero si saca sus fichas de Napa, las pone en Chiloé, donde quiere plantar próximamente. Se trata de un proyecto innovador, que lo mantiene activo en los detalles de la bodega. Y es que al mismo tiempo que va entregando espacio a las nuevas generaciones con Aurelio Jr. a la cabeza y que los llevara a lanzar Kaiken en Mendoza, también el patriarca de la familia va impulsando sus negocios personales. Eso sí, muy lejos del retiro.

“Eso no está en el horizonte, pero en algún minuto irá a pasar. No lo quiero ni pensar, porque no me veo todavía un día martes en la tarde sin pega”, dijo coloquialmente.

“Hoy estoy curiosamente estoy con 120 hectáreas de plantaciones de frutales y no es un viñedo. En la cosa personal me he orientado sobre todo a las cerezas y viñas, desde luego. Las viñas nunca las dejaré. Estoy también por hobby en un campo de 150 hectáreas en el que estoy criando vaquillas finas. No se gana mucha plata, pero se pasa muy bien”, agregó.

“Estoy con angus negro y rojo. Son vaquillas de muy finos y los toros también son muy finos, y de muy buen pedigrí. Por lo tanto, la crianza que saco es de muy buen nivel. A los seis o siete meses de haber nacidos los terneros comienzas un ciclo de nuevo. Es muy bonito, porque estás en el sur y muy distinto al vino. Es en el Lago Ranco”, explicó, asegurando también que la especie no contará con anabólicos y será muy natural. Espera contar con su primera “camada”, en los próximos seis meses.

Expectativas

No elude pregunta y la política siempre es algo que mira con mucha atención. “China crece al 6% y es un monstruo, y que ahora Chile crezca al 4,5%, después de un periodo en que estuvo prácticamente en cero, es un cambio muy radical. No soy político, pero igual hay que seguir viendo y esperando que decante la gestión del gobierno, si recién llevamos cuatro meses”, comentó el empresario viñatero.

“No me relaciono con muchos empresarios, pero que las expectativas que se tenían del gobierno se están cumpliendo”, remató.

 

Seguir leyendo