Pablo Alborán en la previa al Festival de Viña: "Si el pueblo quiere manifestarse, se tiene que manifestar"

Pablo Alborán_Clandestino 19_0290

Pablo Alborán.

El cantante español, de amplia popularidad en el país, habla con La Tercera de su retorno al Festival de Viña, pactado para la jornada del miércoles 26 de febrero y en un evento que podría enfrentar manifestaciones del público como consecuencia del estallido social. “Estoy en contra de la violencia, en contra de cualquier acto dictatorial y cualquier manera de hacer política de esa manera, en Chile y en el mundo entero”, dice Alborán.




Desde hace cerca de una década, el nombre de Pablo Alborán es una coordenada ineludible en el cancionero pop y romántico de esta parte del planeta. Y sobre todo en Chile, donde su popularidad es maciza. El primer escenario que lo recibió en el país fue el Estadio Nacional para el cierre de la Teletón en 2011, pero su primer show extendido fue en el Festival de Viña de 2013. En esa oportunidad se llevó todos los premios después de ser ovacionado por el público. Lo mismo el 2016, pero ya con tres discos y una carrera mucho más consolidada.

Este 2020, el artista vuelve al certamen veraniego –abrirá el miércoles 26 de febrero-, luego de su primera presentación en los Premios Goya y el lanzamiento de su último single, titulado Tabú. Se trata de una canción a dúo con la cantante estadounidense Ava Max, la que se desmarca de su sonido más tradicional -cercano a la guitarra y lo acústico-, para moverse hacia sonidos sintéticos, más pegajosos y frescos.

Un track que además tuvo un eco mayor: a mediados de enero, el español publicó Tabú EP, donde reversiona la composición bajo distintas miradas, incluyendo una en castellano, otra acústica a piano y voz, y un remix de la mano de Nabalez y Mango.

Un giro que de seguro estará presente en su vuelta a la Quinta Vergara, junto a otros hits de su catálogo, como Solamente tú y Recuérdame.

¿Cómo se siente volver a Chile y en particular al Festival de Viña?

Estoy feliz, porque Chile siempre ha sido un lugar que me ha dado muchísimo cariño y ha sido una oportunidad para llegar al resto de Latinoamérica, e incluso para el resto del mundo. Es uno de los festivales más maravillosos que hay y poder volver es un regalo, sobre todo por encontrarme con mi público. Voy con muchas ganas.

Chile está viviendo una situación social y política muy agitada. Eso podría afectar a Viña, ya que se avizora que puedan existir manifestaciones del público en el evento. ¿Qué piensa de eso?

Pues como español no lo vivo, realmente lo que me llega aquí son muchísimas informaciones. Lo que sí puedo decir es que obviamente estoy en contra de la violencia, en contra de cualquier acto dictatorial y cualquier manera de hacer política de esa manera, en Chile y en el mundo entero. Por supuesto yo he estado en millones de manifestaciones, creo que si el pueblo quiere manifestarse, se tiene que manifestar. Lo que te puedo decir es que yo voy a hacer mi música, voy a intentar hacer que mi público, que ha pagado su entrada para poder ver ese espectáculo, disfrute un ratito de entretenimiento y felicidad, de cierto modo. Si al final la música está solamente para eso.

¿Viña tiene prestigio fuera del país? ¿Para usted es importante estar?

La primera vez que fui a Viña fue la puerta para toda Latinoamérica. Es un festival que ve muchísima gente. Recuerdo que fui jurado, fue súper divertido, y una inyección de motivación en mi carrera.

¿Cuáles son los preparativos que ha hecho para este retorno al evento?

Hemos estado preparando un repertorio para el Festival, con las canciones más importantes y con un ritmo dinámico. Habrá partes de baladas, algo más acústico y de conexión con el público. Para eso estaremos ahí, para hacerle al público pasar un momento de alegría.

https://www.youtube.com/watch?v=c_4DUcfE1sU

En su último single y EP, juega con sonidos distintos. ¿Por qué decidió tomar ese rumbo?

La idea era divertirme y experimentar, creo que era el momento de hacerlo, como este año no saco disco hasta finales de año. Ya tenía esta canción preparada, la grabé, se la enseñé a la compañía y les gustó mucho, la colaboración con Ava Max fue clave, porque de pronto le dio otra posibilidad a la canción. Cuando ya sacamos una versión, se abrieron las puertas internacionales. Surgió la posibilidad de hacer un EP con varias versiones, con un remix, versión piano y voz, es curioso porque jamás pensé que una canción me iba a dar tantas posibilidades, sobre todo porque nace para ser rápida, y de pronto hicimos una versión lenta. Estoy contento de que a la gente le guste.

¿Esperaba que la reacción de su público fuera positiva por este cambio?

Al principio tenía un poco de respeto porque sí, es verdad que no tiene nada que ver con los singles que he sacado antes, pero la gente que ha ido a mis conciertos sabe que me muevo, que muevo las caderitas, que hay canciones rápidas, que hay sonidos latinos y africanos en la percusión. Entonces en cierto modo, tampoco es tan diferente, lo único que pasa es que es una canción... bueno, si es diferente (ríe). Me hacía ilusión que la gente conociera una parte nueva de mí.

¿Espera mantener este estilo para el material que edite durante este año?

No, no sé qué voy a hacer. Las canciones del próximo disco son muy diferentes entre ellas, de hecho al día de hoy creo que no hay ninguna que se parezca a otra, las baladas son muy diferentes, las canciones rápidas son ritmos diferentes, entonces es un disco bastante más amplio, y no voy a decir experimental, pero sí que es verdad. Tiene un abanico mucho más grande, no es tan fácil de determinar ni de definir, así que estoy feliz, porque no hay cosa que me guste más que algo sea tan libre que no se pueda identificar si es una balada pop o un reggaetón, y eso es una maravilla.

Comenta