Permiso fallido, vacaciones y actos “fuera de horario laboral”: exconvencionales afinan fórmulas con sus universidades para hacer campaña

De izquierda a derecha, los exconvencionales y académicos Bassa, Álvez, Atria y Hube.

Mientras a Amaya Álvez se le revocó una solicitud de ausencia con goce de sueldo en la U. de Concepción, María Elisa Quinteros sí consiguió que la U. de Talca le diera un permiso sin goce de sueldo, en tanto que Jaime Bassa volvió a la docencia, aunque tomará vacaciones justo los días previos al plebiscito. Son solo tres ejemplos del retorno de algunos de los miembros de la Convención a las casas de estudio donde dictaban cátedras, donde buscan compaginar sus clases con la campaña para el plebiscito de septiembre.




El lunes 4 de julio, el trabajo de los más de 150 convencionales que redactaron el texto Constitucional que será plebiscitado el 4 de septiembre llegó a su fin y con ello buena parte de los autores del escrito comenzaron, a sus ritmos, a volver a sus trabajos previos. Dentro de ellos, una serie de académicos de universidades, públicas y privadas que, junto con sus labores docentes, en muchos casos buscaron compaginar una serie de actividades de campaña.

Sin embargo, no todos quisieron volver de inmediato, aunque no exentos de polémica. Amaya Álvez (convencional del colectivo Apruebo Dignidad por el Distrito 20), ha sido docente de la Universidad de Concepción por más de 20 años y desde 2021 es profesora titular, pero tenía la intención de pausar esa condición. ¿Los motivos? Según conocedores, le pidió al rector Carlos Saavedra no dar clases durante el segundo semestre por su intenso periodo como convencional y porque quería tiempo para difundir el texto. El 5 de julio, el rector accedió a la solicitud.

Ante esto, Manuel Campos y Fabián Huepe, directores de los departamentos de Historia y Filosofía del Derecho y Derecho Público, pidieron el pronunciamiento de la Contraloría interna de la UdeC, donde tras algunos días de investigación, el contralor de la casa de estudios, Francisco Ibáñez, revirtió el permiso de ausencia con goce de sueldo, porque se constató que fue irregularmente entregado, aunque estableciendo que podría solicitarse otra vez por los conductos regulares.

El permiso no cumplió con el procedimiento regulado en la normativa interna (…) por lo que dicha solicitud, en caso que la académica Amaya Álvez requiera hacer uso, se deberá ingresar y tramitar ante las instancias que corresponda”, dice parte de la resolución. ¿Qué pasó? Según el escrito, la exconvencional se saltó los conductos regulares al pedirle el permiso directamente al rector Saavedra.

No quiero comentar una situación personal, laboral y privada. Quiero dar a conocer la Constitución. Increíble que sea motivo de una nota”, fue parte de la escueta respuesta de la propia académica ante los requerimientos de este medio. Desde la U. de Conce, en tanto, declinaron referirse al tema.

Andrés Cruz, también de la UdeC, dice que seguirá como docente en la universidad, en el curso Fundamentos del Derecho Procesal y, según explica, nunca dejó de hacer clases, a pesar de ser convencional, mientras que Rocío Cantuarias, con pasos por el Campanil al igual que los ya mencionados, todavía no tiene claro si seguirá impartiendo clases en la universidad. Cree, de hecho, que volverá a esas labores de pregrado en marzo y por ahora sigue colaborando en algunas cosas de posgrado. “Tal vez vuelvo a seguir en eso, pero la respuesta no es certera, porque no lo tengo claro todavía. Por si acaso, si yo no hago clases o no hago nada en la universidad a mí nadie me paga y no tendría cara para pedir que me paguen por ir a descansar, por si acaso lo digo”, asegura.

Pero, ¿hay otros exconvencionales en una situación similar a Álvez? Según un sondeo hecho por La Tercera PM, varios de ellos retornaron a hacer clases en las mismas en condiciones similares a antes del trabajo de la Convención, con sus mismas cátedras, horarios y, en algunos casos, salarios. Y quienes han querido hacer campaña, aseguran, lo hacen fuera del horario laboral, sobre todo quienes trabajan en instituciones estatales, regidas por los decretos oficiales y fiscalizados por Contraloría, donde han hecho hincapié en este tipo de situaciones que puedan afectar a funcionarios de organizaciones del Estado.

Pero también hay otros que gozan de permisos, como María Elisa Quinteros, académica del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Talca. “Como es de público conocimiento, me encuentro informando y difundiendo la propuesta Constitucional para que esta sea aprobada, por lo que me mantengo con permiso sin goce de sueldo. Aún no defino cuando volveré a mis actividades académicas, pero por cierto será después de que haya concluido todo este proceso”, dice ella. Desde la U. de Talca confirman esta situación.

Mientras, Fernando Atria, académico asociado del Departamento de Ciencias del Derecho de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, retomó sus funciones el 5 de julio y, según explica, lo relativo a la Convención lo hace “fuera del horario laboral”. Cuenta, eso sí, que sus condiciones contractuales “son más desmejoradas que antes, porque tenía asignaciones que ahora no”. Desde la Casa de Bello declinaron referirse al tema.

En la Universidad de Valparaíso, en tanto, tienen dos académicos que fueron parte de la Convención: Jaime Bassa y Christian Viera, ambos pertenecientes a la Escuela de Derecho.

El primero señala a La Tercera PM que seguirá ligado a la UV este segundo semestre “de forma normal” como profesor titular de Derecho Constitucional, ‪Teoría Política, ‪Derechos Fundamentales y también en los doctorados en Derecho y en Estudios Interdisciplinarios, y sin intenciones de “tomarse un descanso”. Viera, en tanto, sigue haciendo clases y ya tiene asignada su docencia para el semestre que viene, tanto en pregrado como en postgrado, con una carga docente y de gestión “equivalente a mi jornada completa con proyecto de investigación adjudicado”, además de sus tareas como integrante del Comité Académico del doctorado, miembro del claustro de doctorado, miembro de comisiones de preparación de exámenes de grado, además de dirigir tesis de pregrado y posgrado y su participaciones en conferencias y seminarios.

Pese a lo anterior, Viera pidió vacaciones de casi dos semanas a mediados de julio y aún tiene algunos días pendientes, mientras que Bassa hará lo propio a fin de mes y, según se comenta en el entorno de la UV, en el intertanto ambos realizan sus actividades personales en base a los lineamientos señalados por la Contraloría.

Agustín Squella era académico de la misma institución hasta ser electo como convencional, pero, según explica, “al ingresar en la Convención renuncié a las horas de clase que tenía. Era el momento. Estaba ya en los 77 años y en una escuela en la que hay excelentes profesores jóvenes, lo cual no excluye que vaya a dar alguna clase ocasional si me invitan a ello. Aún creo tener algo de cuerda”.

En tanto, Constanza Hube, académica de la Universidad Católica en el Departamento de Derecho Público, detalla que este semestre hará dos cursos: Derecho Político, con el profesor Germán Concha, y Debates Constitucionales Actuales, con Patricio Zapata. Su jornada, cuenta, será de tiempo completo, lo que implica 11 horas. “Me van a pagar por hacer clases, no como otras exconvencionales que les pagan y no hacen clases porque están cansaditas”, señala con ironía.

Además, este medio intentó infructuosamente comunicarse con Elisa Loncón, académica del Departamento de Educación de la Universidad de Santiago de Chile y profesora externa de la Universidad Católica, para conocer sobre su situación y en esas instituciones tampoco entregaron una respuesta.

Con todo, los convencionales han atendido conversatorios, reuniones, entrevistas y debates para comentar los contenidos de la propuesta de nueva Constitución. Por ejemplo, Bassa se ha mantenido activo en los medios de comunicación para entregar su balance del proceso constituyente de cara al plebiscito de salida, mencionando que la Convención cumplió “en tiempo y forma”. Asimismo, ha compartido abiertamente en sus redes sociales contenido relacionado al “Apruebo de Salida”.

Cantuarias ha hecho lo propio en distintas actividades, pero tendientes a la otra alternativa, y comenta que “más que tomar una postura por el Rechazo, me he concentrado en informar sobre el borrador y oír a las personas sobre cuáles son sus dudas en torno a lo que quedó”.

Hube también ha sido destacada por su participación en la campaña del Rechazo para el plebiscito, sobre todo luego de que el pasado viernes 29 de julio acusaran a la exconvencional de la UDI por repartir documentos con dichos falsos sobre la propuesta de nueva Constitución.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.