Postergar el plebiscito: Las tareas y dudas que abre una difícil decisión

Para el 26 de abril está fijado el referéndum constitucional.

Para el 26 de abril está fijado el referéndum constitucional.

El proceso constituyente que tendría su principal hito el 26 de abril es una víctima directa de la pandemia por el coronavirus que ya está en fase 4 en Chile. Postergar implica el envío de nuevos proyectos de ley, reacomodo de la franja electoral y del trabajo del Servel. Entre analistas también debaten quién gana y pierde con la determinación.




Anoche el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, llamó por teléfono al presidente del Senado, Jaime Quintana (PPD), para conocer su opinión sobre un eventual cambio del fecha del plebiscito de abril y sobre los pasos a seguir. La consulta del ministro de Estado obedece a la fuerza que tomó esa posibilidad este fin de semana ante el aumento de contagios por coronavirus, y que este lunes terminó por convencer hasta a los más escépticos de la oposición ante la evidencia de que el país entró a la fase 4 de la pandemia con 155 casos confirmados. Esta tarde, de hecho, se reunirán los partidos firmantes del acuerdo del 15 de noviembre con el Colegio Médico, para tratar el tema.

La decisión de mover la fecha del plebiscito que determinará si se avanza o no a una nueva Constitución implica temas prácticos y también consideraciones políticas que están sobre la mesa. Desde nuevas fechas para la franja electoral, hasta conseguir los 2/3 del Congreso que se requieren para modificar la Carta Magna y establecer una nueva fecha. En un escenario de emergencia epidemiológica, además, es impropio mencionarlo, pero ante la decisión ya se especula que habría ganadores y perdedores. Hasta ahora las encuestas mostraban una amplia ventaja de la opción ‘apruebo’ sobre el ‘rechazo’. Queda en duda cómo se moverán ahora esas gráficas teniendo más tiempo de campaña para ambas opciones.

El expresidenciable del PS, Fernando Atria, sostiene que ante cualquier determinación es “fundamental velar por la integridad del plebiscito”. Y para eso asegura que -si no queda otro camino más que la postergación- lo mejor es trasladar el proceso al mes de octubre -cuando son las elecciones municipales y regionales- y no a un mes más, como han sugerido internamente algunos actores políticos.

Atria sostiene que la crisis sanitaria tiene evidentemente un impacto negativo en el proceso cívico que se estaba desarrollando. “Hay un proceso de discusión en la sociedad que no se había visto antes con cabildos espontáneos, una gran discusión política. Eso será afectado por la crisis sanitaria", dice. También sostiene que la emergencia tendrá inevitablemente un impacto en los niveles de participación, tal como quedó en evidencia en los comicios de Francia este fin de semana que mostraron una baja de participación del 20%.

¿A qué opción beneficia?

En la oposición hay una amplia mayoría que estima que postergar es una opción que tendría un nítido ganador: el rechazo. Un prueba de ello podría ser que uno de los primeros en mencionar la idea fue el líder del Partido Republicano, José Antonio Kast.

El analista Carlos Correa, sin embargo, sugiere que no es tan evidente qué opción se beneficia. “Si el plebiscito se hace el 26 de abril, la abstención será como en Francia. Hay riesgo de que las personas mayores se queden en su casa y ellos no necesariamente votan por el rechazo. También hay que tener en cuenta que la abstención es más alta en las comunas con menos recursos que están por el apruebo”, añade.

Correa agrega otro elemento: “Sería negativo que las personas creyeran que los defensores del apruebo están poniendo lo político por sobre la salud”.

Eduardo Vergara, director de Chile 21, en tanto, es de la idea de que “con más tiempo suelen beneficiarse quienes van atrás en las encuestas”. “La variable tiempo es tan importante como la variable dinero. También hay otros factores que entran en juego y en este caso es la potencial abstención que se transforma en incertidumbre. Sin embargo no hay margen para cálculos y lo responsable es definir escenarios que sean claros desde el principio”, dice.

Ward se reúne con las mesas de las cámaras

Según confirmó el presidente de la Cámara de Diputados, Iván Flores (DC), hoy a las 14 horas las mesas de ambas cámaras del Congreso se reunirán con el ministro Felipe Ward (Segpres) para analizar las nuevas modalidades de trabajo legislativo en el escenario actual. Esa será la oportunidad para tratar también los desafíos que implica para el Parlamento una eventual postergación del plebiscito.

“Tendríamos que hacer el mismo camino que se hizo para establecer el proceso constituyente donde se aprobó que el plebiscito sería el 26 de abril. El gobierno tendrá que mandar los proyectos respectivos con urgencia. No sabemos cómo se va a comportar el virus. Por eso esta semana es clave para tomar decisiones porque ya está por empezar la franja”, comentó Flores a La Tercera PM.

Éste, junto a los jefes de comité de las bancadas, se reunieron también a las 12 horas para tratar el tema y las medidas sanitarias adicionales que deberá adoptar el Congreso.

“Por ahora hay que tratar de extender el trabajo legislativo lo que más se pueda porque en algún momento todos nos vamos a enfermar y habrá que cerrar el Congreso”, advirtió.

Hasta el cierre de esta edición, el Servicio Electoral no se había reunido para abordar la eventual postergación del plebiscito, pero internamente sí evaluaban medidas sanitarias adicionales para seguir el itinerario original del 26 de abril.

Hasta ahora el único miembro del Consejo del Servel que ha tomado una postura pública al respecto es Alfredo Joignant, quien a través de Twitter, se declaró partidario de reacomodar la fecha.

Reunión de partidos con el Colegio Médico

Tal como publicó La Tercera, esta tarde la presidencia del Colegio Médicio, Izkia Siches, recibirá a los timoneles de los partidos de la oposición y del oficialismo para tratar la emergencia por el coronavirus. En esa cita, la facultativa plantearía que también es partidaria de postergar.

“Hay distintas propuestas pero la respuesta definitiva la tienen que dar los partidos porque nosotros les vamos a mostrar las curvas y les vamos a decir que este escenario es adverso. Pero ellos no pueden solo correr el plebiscito, deben hacerlo y hacerse cargo de la molestia de la ciudadanía porque todos teníamos esperanza de que en abril íbamos a dejar trazado una carta de navegación que también iba a descomprimir lo social”, dijo Siches a La Tercera.

Desde la oposición, hoy el timonel PPD, Heraldo Muñoz apuntó también a los desafíos y dudas que acarrea el cambio de fecha: “Es necesario repensar el acuerdo constitucional en general y no solo la fecha del plebiscito. Hay que tomar en cuenta qué pasa con la franja televisiva, el trabajo de movilización del voto, los tiempos del Servel, la sintonía que tiene que haber con las elecciones municipales, etc. Estamos abiertos a una reconsideración porque eso es lo que dicta el sentido común para tener un gran plebiscito que marque nuestra historia”.


Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.