Primeros ucranianos tocan la puerta del refugio en Chile: matrimonio de 70 años pide no volver a la zona de guerra

06 DE SEPTIEMBRE DE 2020/SANTIAGO Interior de la sede del Departamento de Extranjería, y Migración, ubicada en Matucana, en la Comuna de Estación Central, Santiago. FOTO: AILEN DÍAZ/AGENCIAUNO

La pareja salió en diciembre del año pasado desde Ucrania para pasar las fiestas de fin de año con su hijo, quien reside hace casi una década en nuestro país. Un día después de estallar el conflicto en Europa del Este pidieron en Extranjería poder acogerse a la norma que regula el refugio. De inmediato el gobierno accedió a proteger a ambos adultos mientras dure la guerra.


Cuando salieron de Ucrania pensaban en dejar su casa por unos días, pasar las fiestas de fin del año 2021 y comienzos del 2022 con su hijo que vivía en Chile, y conocer algunas de las zonas más típicas entre la Cordillera de los Andes y el océano Pacífico.

Era diciembre del año pasado y el ambiente ya era tenso en Kiev, capital de Ucrania. La presión de Rusia sobre el gobierno de Volodímir Zelenski crecía diariamente por la escalada de violencia entre los separatistas del este y las fuerzas militares oficialistas, pero quienes salieron por entonces del país, nunca pensaron que a su regreso encontrarían una nación en guerra.

La crisis en Europa fue la que llevó entonces al matrimonio de 70 años de ucranianos que estaban de visita en el país (sus nombres ni iniciales pueden ser revelados por la ley) a solicitar que Chile les otorgue calidad de refugiados. De lo poco que se sabe de ellos es que pasaron las fiestas con su hijo, un profesional de 40 años, quien tiene residencia permanente en nuestro país, quien luego ofició de guía en un largo viaje por Chile. Así pasaron los meses de diciembre y enero hasta la madrugada del jueves 24 de febrero, cuando el Presidente ruso, Vladimir Putin, anunció la invasión del territorio ucraniano. Con la información ya confirmada y claros de la situación en su país, la pareja de adultos mayores decidió pedir permanecer en nuestro país, bajo la disposición de refugiados.

Al otro día -el viernes 25 de febrero- la pareja llegó hasta la oficina de Extranjería, ubicada en San Antonio 580, en la comuna de Santiago. Allí ambos presentaron la documentación pertinente para acogerse a la Ley 20.430 y transformarse en los primeros refugiados ucranianos en Chile.

Los foráneos invocaron el artículo 2 de la Ley de Refugiados. “Tendrán derecho a que se les reconozca la condición de refugiado a las personas que se encuentren en alguna de las siguientes situaciones”, parte el enunciado de esta norma. En el apartado cuarto de esta normativa están las causas invocadas por la pareja para lograr obtener el permiso legal y poder quedarse en Chile.

Allí se expone que tendrán derecho a refugio “los que, si bien al momento de abandonar su país de nacionalidad o residencia habitual no poseían la condición de refugiado, satisfacen plenamente las condiciones de inclusión como consecuencia de acontecimientos ocurridos con posterioridad a su salida”.

Hasta que dure la guerra

La actual normativa que regula el refugio en Chile en una ley que fue promulgada en abril de 2010 en el primer gobierno del Presidente Sebastián Piñera, y que cuenta con 50 artículos. En la descripción de ésta se señala que “aplica a los refugiados que se encuentran en Chile y a quienes estén tramitando el reconocimiento de esta condición en el país, por hallarse en alguna de las cuatro categorías definidas en ella, y cuyos actos no justifiquen excluirlos de esta condición”.

También se explica que quienes solicitan esta calidad y sus familias tendrán derecho a acceder a salud, educación, vivienda y trabajo, un permiso de residencia permanente y a documentación de identidad y de viaje expedida por el Registro Civil.

Los otros tres apartados que regulan esta condición son: quienes por “fundados temores de ser perseguidos por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas” se encuentren fuera del país; “los que hayan huido de su país de nacionalidad o residencia habitual y cuya vida, seguridad o libertad han sido amenazadas”, y quienes “careciendo de nacionalidad y por los motivos expuestos en los numerales anteriores, se encuentren fuera del país en que tenían su residencia habitual y no puedan o no quieran regresar a él”.

El gobierno, de inmediato, visó la solicitud de ambos ucranianos a la espera de que el fin de la guerra les permita retornar a su hogar.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.