Problemas al despegue: El traspié del viaje más esperado de Piñera

Foto: AgenciaUno

Primero se informó que ningún medio de comunicación se subiría al Gulfstream G-IV. Luego, que sólo subiría el equipo del canal de TV Mega. La explicación –que era el único medio que no tenía corresponsales en Cúcuta- no satisfizo al resto de la delegación.

De las seis intervenciones que ha realizado esta semana el Presidente Sebastián Piñera en su cuenta oficial de Twitter, la mitad ha estado dedicada a la situación que atraviesa Venezuela. La última de ellas, fue anoche, en vísperas de su anunciado viaje a la ciudad colombiana de Cúcuta, en la frontera con Venezuela, para asistir a la entrega de ayuda humanitaria organizada por el presidente encargado, Juan Guaidó.

En su tweet, el Mandatario por primera vez fue más allá de la justificación humanitaria de su viaje y estableció las motivaciones políticas de su periplo. “Mañana vamos a Cúcuta, Colombia por una razón política: defender la libertad, democracia y respeto a los DD.HH. en Venezuela, violentados por la dictadura de Maduro. Y una razón humanitaria: entregar medicamentos y alimentos que el pueblo venezolano necesita con urgencia y desesperación”, escribió el Mandatario, redoblando la apuesta en un tema que ha puesto como eje central de su agenda tras retornar de vacaciones.

Con esos antecedentes a la vista comenzaba hoy en la mañana el periplo, que contemplaba la presencia de medios de comunicación escritos, radiales y de TV. Las malas noticias, sin embargo, llegaron durante una escala técnica en Iquique, contemplada originalmente para abastecer de combustible al Boeing 737-500. Ahí se detectó un desperfecto técnico que encendió las alarmas en la comitiva presidencial.

En la delegación comenzaron a circular múltiples versiones no oficiales. El Mandatario, en tanto, tomó el teléfono para comunicarse con el ministro del Interior, Andrés Chadwick, quien se encontraba en Santiago. Tras varios minutos de incertidumbre, se informó la decisión de que el Mandatario seguiría viaje en un avión más pequeño de la Fach, el Gulfstream G-IV. La comitiva, entonces, debía reducirse, a la espera de que se arreglara el desperfecto del Boeing 737-500.

Primero se informó que ningún medio de comunicación se subiría al Gulfstream G-IV. Luego, que sólo subiría el equipo del canal de TV Mega. La explicación –que era el único medio que no tenía corresponsales en Cúcuta- no satisfizo al resto de la delegación.

“Para Piñera, Cúcuta es una estrategia que le permite mostrarse en modo rescate y mosquear a la oposición con el incómodo tema Venezuela”, asegura el analista político Carlos Correa, quien pone foco en la decisión de seguir camino con el equipo de Mega.

“Según el CNTV, el 85% de los chilenos se informa de las noticias por la TV. Elegir a un canal de alto rating muestra que Piñera prefiere el gran público para su historia en Cúcuta, y no a los grupos más informados. Quiere repetir su exitosa estrategia de Chilezuela, que ocupó en su campaña para doblegar a su contendor”, sentencia.

Al cierre de esta edición, sólo se había dicho a la comitiva que esperaba en Iquique que se detectó un desperfecto y que éste sería de carácter menor, pero continuaban viendo la opción de repararlo. Piñera, en tanto, no tendrá problemas para cumplir toda su agenda, considerando que el Gulfstream G-IV vuela a mayor velocidad que el Boeing 737-500.

Seguir leyendo