¿Qué pasó con Camilo Ballesteros? El gran ausente de la “generación dorada” que llega a La Moneda

Camilo Ballesteros (a la derecha con chaleco rojo), lidera una de las marchas estudiantiles del 2011, junto a Camila Vallejo y Giorgio Jackson.

El expresidente de la federación de alumnos de la Usach fue uno de los protagonistas de la movilización estudiantil del 2011 y una de las promesas de la Juventudes Comunistas, junto a Vallejo y Karol Cariola. Sin embargo, hoy se encuentra estudiando en Barcelona, alejado de la política, del PC y sin ningún contacto con el presidente electo.




El profesor de Educación Física Camilo Ballesteros (35) formó parte de la primera línea de las movilizaciones estudiantiles de 2011, que se tomaron las calles en todo el país exigiendo “educación gratuita y de calidad”.

Así lo muestran las principales fotografía de aquellas masivas marchas, en las que el alto dirigente aparece avanzando con el lienzo principal junto a sus entonces pares de la Fech, Camila Vallejo, y de la Feuc, Giorgio Jackson, principalmente, pero también con Gabriel Boric, quien por esos días se abría paso en la política universitaria desde la Escuela de Derecho de la U. de Chile.

El carismático dirigente universitario comunista se transformó en un nombre respetado por la dirigencia estudiantil y en una de las jóvenes promesas de la juventudes del partido, junto a la actual diputada Karol Cariola y a la actual vocera (electa) de gobierno y

En el PC hoy recuerdan que su “liderazgo político más fresco” y “estilo más cercano”, le hicieron subir rápidamente las complejas escaleras del entonces jerárquico Partido Comunista.

Recuerdan, por ejemplo, que él junto a Daniel Jadue, fueron las cartas escogidas por el PC para que compitieran “protegidos” en las municipales de 2012, con el apoyo de la entonces Concertación. Esto, a cambio de que los comunistas apoyaran a Michelle Bachelet en las presidenciales del año siguiente.

10 de AGOSTO 2012. El entonces presidente de la Democracia Cristiana, senador Ignacio Walker, entrega su apoyo público a los candidatos del PC a alcaldes por Estación Central, Camilo Ballesteros, y por Recoleta, Daniel Jadue. Foto: JUAN GONZALEZ/ AGENCIAUNO

Mientras Jadue logró imponerse en Recoleta (siendo reelecto posteriormente dos veces), Ballesteros perdió por sólo 622 votos ante Rodrigo Delgado (actual ministro del Interior), y debió esperar por un cargo en el gobierno de la Nueva Mayoría. Se convirtió en director de la División de Organizaciones Sociales (DOS), desde donde apoyó a las nacientes fuerzas del Frente Amplio, fortaleciendo lazos con Boric y Jackson.

Tras el gobierno de Bachelet sintió que le faltaban herramientas profesionales para seguir en política, cuenta un cercano a Ballesteros, y partió a estudiar inglés a Londres, con la intención de hacer un magister en ese país, al igual que varios de sus compañeros comunistas de su generación, pero por problemas con el inglés, no logró matricularse.

Durante el segundo gobierno de Bachelet, Ballesteros fue director de la División de Organizaciones Sociales (DOS).

Regresó a Chile en 2019 y fue reclutado por Jadue como encargado de territorio y participación en la municipalidad de Recoleta. Pero las cosas no fluyeron y, tras ocho meses, partió a hacer un magíster en Sociología en la Universidad de Barcelona, cuya tesis de grado fue la “Inmobiliaria Popular” que ayudó a formar en esta comuna.

Al no quedar conforme con su especialización, en octubre del año pasado, en plena campaña presidencial, partió un nuevo magister sobre Políticas Públicas, en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

Aunque su nombre ha figurado en algunas listas del PC para subsecretarios y jefaturas e servicios, hasta ahora no ha sido contactado por nadie del círculo de Boric. Algunos dicen que existen cuentas pendientes del pasado entre él y el mandatario electo.

“No mantiene ningún vínculo con Boric, sí habla de vez en cuando con Camila y Karol”, señala un cercano a Ballesteros.

El año pasado, en una entrevista a The Clinic, el profesor de la Usach señaló que “es sano, a veces, tomar distancia de la política y poder mirarla desde afuera”.

Y como consejo a sus excompañeros de lucha, señaló que “hay que ir manejando de buena manera las expectativas que tiene la gente”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.