Se enturbia la presidencial de Chile Vamos: Evópoli dobla críticas a Lavín y Sichel fija plazo para comenzar a juntar firmas

A 16 días de una elección que podría posponerse y que incidirá en la carrera oficialista por La Moneda, el fair play parece haberse esfumado. Ignacio Briones eligió rival, su jefe de campaña acusó al alcalde UDI de demagogia y hoy su equipo programático cuestiona en detalle su idea de retirar fondos del seguro de cesantía. Sebastián Sichel sigue esperando que lo inviten por carta, pero su gente dice que eso tiene un límite y que si hay un portazo irá a primera vuelta. Evelyn Matthei espera los resultados de abril -entre ellos el de Las Condes- para tomar su decisión. En el lavinismo creen que si la alcaldesa compite, los Republicanos de Kast se movilizarán por ella.




Las pocas dosis de fair play que quedaban parece que se agotaron con la semana que termina. La primaria presidencial de Chile Vamos, cuyo dibujo depende precisamente del resultado de la megaelección del 11/A (a 16 días sigue el suspenso de si se pospone o no) pasó a fase roja con la candidatura de Ignacio Briones criticando a Joaquín Lavín por su idea de retirar fondos del seguro de cesantía. Y con la de Sebastián Sichel, haciendo ver que si al 15 de abril no recibe la famosa carta de invitación formal para el evento, se pondrá a juntar las 36 mil firmas necesarias para inscribirse -a más tardar el 23 de agosto- para la primera vuelta de noviembre.

La primaria (4 de julio) cierra la inscripción de competidores el 4 de mayo, y mientras siguen haciendo campaña, entre éstos sacan cuentas de si al final llegarán o no a esa papeleta los cinco nombres -según cómo termine la votación de dos domingos más- y se habla de una lucha entre algunos por no rematar en último y penúltimo lugar. El último foco de conflicto lo abrió ayer el pretendiente de Evópoli al criticar con un tono que no se le conocía a Lavín y Desbordes, pero sobre todo al primero, luego de que ambos hicieran pacto público para insistir en su fórmula paralela al tercer retiro de pensiones.

Idea que tampoco le gustó nada a Evelyn Matthei, la otra carta UDI, quien cree que la jugada del tándem es una deslealtad hacia el Presidente Piñera, porque lo hicieron al día siguiente de que éste anunciara su paquete de medidas varias por US$ 6 mil millones.

A estas alturas, parte de la situación es la siguiente.

Los cálculos de Matthei y Lavín

La alcaldesa de Providencia (que por mientras está en modo campaña a la reelección) tiene pendiente cortar si va a o no a la primaria, porque ya dijo que lo despejará después del 11/A; la directiva UDI de Javier Macaya tampoco ha zanjado cómo resolverá esto. Matthei sopesará al menos tres variables.

Una, si logra ser reelecta con mejores resultados que el 2016, cuando marcó 53,22%, con 32.092 votos y participaron 60.299 personas. Tiene una sola contrincante, Verónica Pardo, pero también una duda con cara de posible problema: para el plebiscito votaron en Providencia 94.100 personas y el Apruebo marcó casi el doble que lo que alcanzó ella: 60.123 votos contra 33.670 del Rechazo.

Dos, está súper pendiente de lo que pase en Las Condes. Su gente piensa que si Daniela Peñaloza pierde y la alcaldía queda en manos del Republicano Gonzalo de la Carrera, la candidatura de Lavín sufrirá un daño que terminará siendo -tarde o temprano- letal. Y tres, su equipo quiere auscultar en detalle cómo queda integrada la convención constitucional, porque piensan que si los escaños “moderados” son pocos, será un indicador de mucha convulsión en el próximo período presidencial y un desincentivo para postular a la presidencial.

Matthei no lo decidirá al día siguiente, sino que antes espera sostener una ronda de conversaciones privadas, incluyendo a gente de la ex Concertación. Pero sobre todo, su staff dice que no irá a la primaria a perder.

Lavín, mientras, sigue empeñado con todo de acá al 11/A en legarle la alcaldía a Peñaloza por las razones ya expuestas. Ha estado también grabando apoyos para otros candidatos. Su equipo ha transmitido antes que quieren que Matthei compita.

Pero el alcalde cree -y así se lo han oído- que si ella compite el 4 de julio él corre un peligro: que las tropas de José Antonio Kast se movilicen a votar por la exministra para incidir en el resultado. Matthei apoyó a Kast con todo en una de las dos veces que compitió contra Juan Antonio Coloma por las internas de la UDI, cuando él militaba allá.

El consejo de Ossandón a Sichel

Sichel, rival de Briones y de su partido desde que ambos eran ministros, y hoy de Matthei, después de que ella lo acusara de ser “el candidato de los empresarios”, no ha recibido señales de que le vayan a contestar la carta que les envió a las mesas de los partidos ayer para pedirles que le manden la carta que él está esperando como invitación formal a la primaria. En su comando aseguran que no va a esperar al 4 de mayo para recibirla, sino que al 15 de abril, y que en caso contrario comenzará a reunir firmas.

Aunque el resto del sector se ha inclinado por no tomar en serio esa amenaza y le han dicho de vuelta cosas como “a lo mejor hay que mandarle una carta certificada, no tengo idea qué espera”, como dijo Desbordes, o “capaz que haya que mandarle para que no siga victimizándose”, como dijo Briones (cosa que según trascendidos acarreó un telefonazo), este plan de Sichel tiene un antecedente: una conversación con el senador Ossandón.

Según cuentan en el sector, el RN lo fue a ver cuando el ex Ciudadanos y ex DC era vicepresidente de BancoEstado. Ahí Ossandón le contó su experiencia del 2017 y le habría aconsejado no esperar hasta última hora, porque le iban a dilatar la invitación. Esa vez el senador -hoy fuera de carrera- estaba en cuasi guerra con Piñera, y ante el temor de que su partido no lo proclamara ni tampoco lo invitaran, presionó comenzando a reunir firmas como una amenaza de que iría a primera vuelta, y renunció a RN para quedar como independiente.

Consultado por este asunto, Sichel insiste en que su “voluntad y decisión política” es ir a la primaria de Chile Vamos, pero que “corre el tiempo, se llena de declaraciones de buena voluntad en los medios y formalmente no llega nada”, y que lo que espera es que las mesas de los partidos lo acuerden “y formalicen la invitación, tal como lo hicieron con Manuel José Ossandón y José Antonio Kast, y que lo hagan lo antes posible”.

Pero que “en caso de recibir un portazo, lo único que nos queda es juntar las firmas para participar en la elección presidencial” y que “hemos recibido ataques gigantes”. Sichel dice que “desconozco a Ignacio con el tono que usó para decir que me estoy victimizando y la forma como critica la propuesta de Lavín, aun cuando yo tampoco estoy de acuerdo con ella, porque creo que para solucionar los problemas sociales el gobierno tiene que meterse la mano al bolsillo. Pero eso también hay que perfeccionarlo”.

Horizontal desmenuza “defectos” de propuesta Lavín-Desbordes

Briones acusó anoche “esa venta de humo, la solución fácil, levantar piedras para ver dónde hay fondos en lugar de hacerse cargo del problema con una cierta mirada del futuro, es algo que está ocurriendo”. Y subió un cambio con “esto partió con Pamela Jiles, le siguió Desbordes, era cosa de tiempo para que se sumara Lavín y a mí me preocupa eso” (Canal 13).

La intención -leen en el sector- fue evidente, porque en la misma nota su jefe de campaña, el senador Felipe Kast, dijo que Lavín “ha tomado una opción demagógica desde la oposición simplemente para tratar de congraciar a los tuiteros, a los matinales”. La semana pasada ya había dicho que “no es primera vez que Lavín corría favorito y no salió electo”.

Evópoli siguió disparando hoy a través de Horizontal, el instituto del partido que elabora el programa de Briones. Esta vez realizó un estudio que junto con desmenuzar la propuesta, explica las razones para desestimarla como política pública. “A medida que la pandemia se extiende y las restricciones al movimiento vuelven a tener lugar, el procurar el apoyo económico a los hogares sigue siendo una necesidad. Con ello, surgen propuestas que si bien pueden parecer atractivas a primera vista, una revisión más en detalle hace surgir debilidades considerables”, sostiene el director ejecutivo de Horizontal y encargado del programa de Briones, Sebastián Izquierdo.

El papel concluye que, revisando en detalle las cuentas de las personas, dos millones de personas hoy no cuentan con fondos para retirar, y que otros cuatro millones tienen menos de $100.000 en sus cuentas individuales. Entonces, el Fondo de Cesantía Solidario (FCS) debería provisionar los montos para complementar el retiro mínimo de $ 400.000.

El exministro se ha opuesto en varias ocasiones a la idea de Lavín, ahora secundado por Desbordes, de un retiro extraordinario de los fondos de cesantía entre $ 400.000 y $ 1.000.000, dependiendo de lo ahorrado, o en caso contrario recurriendo al Fondo de Cesantía Solidario (FCS).

Por ello asegurar ese retiro mínimo a los 10,5 millones de afiliados al sistema involucraría un costo de US$ 4.100 millones para el Fondo de Cesantía Solidario (FSC), lo cual no alcanzaría a costearse con el saldo actual de ese fondo, que llega a US$ 3.500 millones. “La medida lo dejaría con cifras negativas (en torno a US$ 600 millones), con lo que ante eventuales situaciones de desempleo, la seguridad social de los trabajadores se vería reducida considerablemente”, sigue Izquierdo.

Otro “defecto” de la propuesta de los candidatos RN-UDI sería que se ocuparía este fondo para entregarles dinero a personas que no han perdido su empleo, y sin ayudar a los trabajadores informales que no tienen cuenta en este sistema. “A nuestro juicio, esta es su principal debilidad”, observa, al sostener que existen otras políticas más eficaces para llegar con ayuda a las personas que realmente lo necesitan, como el IFE o los bonos a la clase media.

Asimismo, se recuerda que el saldo acumulado en la Cuenta Individual no es un buen indicador de la situación financiera de las personas, porque en este Seguro de Cesantía pueden estar registrados trabajadores de altos ingresos que aportaron en pocas ocasiones y que terminarían siendo beneficiados por el Fondo Solidario, mientras que por otro lado, trabajadores de salarios bajos que han logrado ahorrar en su Cuenta Individual, “que les significaría no recibir ninguna ayuda, pues su monto acumulado les permitiría retirar $ 400.000 sin necesidad de apoyo del Fondo Solidario”, dice Izquierdo.

“Con estos antecedentes, es claro que la lógica de echar mano al ahorro de los trabajadores no es la manera indicada para hacer frente a esta crisis”, cierra.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.