Tercera PM
Presenta:

Tatuajes, piercing y expansiones: Gobierno plantea que menores de 18 años tengan autorización de los padres

Esa es una de las medidas del nuevo reglamento que regula la realización de tatuajes y piercing y que hoy está en consulta pública.


Si bien actualmente existe un reglamento que regula la realización de tatuajes y piercing y el modo de funcionar de los locales que promueven esta práctica, diversas fiscalizaciones de la autoridad sanitaria revelan que no se cumple a cabalidad. Entre las principales infracciones que se constatan están que el personal a cargo no acredita técnicas de asepsia o no están vacunados contra la hepatitis B; que los recintos no cuentan con lavamanos, falta de aseo en superficies de trabajo, o no cuentan con dispositivos para la eliminación de elementos cortopunzantes, todas exigencias de la actual normativa.

Ante ello, el Ministerio de Salud está buscando endurecer las medidas que regulan esta práctica, con un nuevo reglamento de tatuajes, perforaciones expansiones y prácticas similares, que se encuentra actualmente en consulta pública en su sitio web y que establece, entre otras medidas, que los locales deberán contar con áreas especiales de tipo “pabellón” para la realización de perforaciones o expansiones determinadas como prácticas mayormente invasivas, y que dichos establecimientos tendrán que estar representados por un profesional de la salud.

Además restringe la realización de tatuajes y piercing a menores de 18 años, salvo que cuenten con autorización de sus padres y la compañía de ellos al momento de realizarse la intervención y de embarazadas o en periodo de lactancia, las que deberán contar con un certificado médico que autorice la realización del tatuaje.

El documento incorpora la exigencia de que todo local que realice este tipo de prácticas “deberá contar con la dirección técnica a cargo de un profesional del área de la salud, además de la autorización sanitaria previa a su instalación y funcionamiento”, otorgada por la seremi.

Este director técnico será el responsable ante la autoridad sanitaria de su correcto funcionamiento  y de que las prácticas que ahí se realicen sean acorde a la legislación vigente. Su permanencia exigida será de al menos 8 horas mensuales, y su labor será representar al establecimiento ante la autoridad sanitaria, aprobar los manuales de procedimiento, velar porque el trabajo de los operadores sea el adecuado, velar por la seguridad del usuario y asegurar que el personal cuente con las vacunas correspondientes, además de implementar programas de capacitación.

Asimismo, se establece que todas aquellas prácticas como “colocación de joyas u otros elementos en zonas del cuerpo con alta irrigación sanguínea, a que se encuentren altamente inervadas por la red del sistema nervioso, es decir, la colocación que se realice por medio de perforación, penetración, o expansión de mejillas, párpados, labios, lengua, genitales, pezón, cuello, zona peri umbilical, entre otras técnicas de similares características, serán consideradas prácticas mayormente invasivas, por tratarse de actividades que implican mayor riesgo sanitario”, según el texto.

Este tipo de actividad deberá realizarse en especias de pabellones o “gabinete de tatuaje de prácticas mayormente invasivas” cuyo funcionamiento deberá ser autorizado por la seremi de salud, organismo que fiscalizará el funcionamiento de estos locales. Los locales que dispongan de este tipo de área, deberán contar además con una sala de espera y de vestuario para el personal, luces de emergencia, mesa para instrumental y lámpara auxiliar y pisos y muros de material lavable.

Qué dicen los tatuadores

La próxima entrada en vigencia de un reglamento para tatuajes y piercing no toma por sorpresas a los principales actores de este mercado. Alejandro Díaz León, dueño de Arrojarse y miembro del portal Chile Tattoo,  señala que “estaba al tanto de que venía una nueva ley al respecto. Bajo mis ojos, hay dos tipos de tatuadores en el país, los que tienen tienda con patente y con la ley y los que no. Yo tengo una oficina, estudié, tengo una mención en pintura y me dedico a tatuar. Cumplo con todo. Me parece bien que se haga una nueva ley, pero pienso que le falta trabajo. La ley llega a ordenar todo esto, pero la misma ley está al lote, ellos tampoco saben cómo funciona esto e intentan darle seriedad al asunto, pero se escapa un poco de las manos. Cuando yo tengo un cliente, tengo que hacerlo firmar un montón de cosas. La ley la veo con buenos ojos, siempre que hay algo nuevo rompe esquemas”.

Una de las medidas que resulta más polémica, en especial para los tatuadores, es aquella que indica que “todo establecimiento que realice prácticas que anuncien o persigan una finalidad estética o decorativas de la piel, como tatuajes, perforaciones, expansiones o similares, deberá contar con una dirección técnica a cargo de un profesional del área de la salud”.

Al respecto, Ricardo Saaverdra, dueño de la tienda Evolution Tattoo, ubicada en el Portal Lyon, apunta que la nueva norma no hace grandes cambios a lo que ya se realiza, pero sí hay puntos exagerados. “Tener esa dirección técnica de alguien de medicina, ¿cuánto nos va a costar a nosotros contratar alguien? Ya no sería negocio seguir tatuando, ese es un punto en que estamos desacuerdo. Hay agrupaciones que nos estamos organizando para apelar ese reglamento”, anuncia.

El otro aspecto que para Saavedra es controversial en el proyecto es el tema de las tintas. El reglamento indica que “las tinturas pueden contener sustancias sensibilizantes y fotosensibilizantes que pueden generar reacciones adversas en la piel, pudiendo además reaccionar al ser expuesta al sol”, por eso ante cualquier realización de tatuajes, no solo se debe anotar el nombre y datos personales del cliente, sino que además el registro de tintas (con su código) o materiales utilizados, según corresponda.

“Cada tinta tiene un código, y si se trabaja con colores con varias mezclas está hecho por vatios códigos, si usamos una paleta de colores de 36 colores son muchos códigos, eso es exagerado, vamos a estar todo el día anotando códigos”, dice Saavedra, quien indica que todos los demás puntos que se establecen en el reglamento, en especial los que referidos a higiene, son correctos y actualmente se realizan.

Seguir leyendo