Yasna Provoste: Los altos y bajos de su irrupción en la carrera por La Moneda

A dos semanas de haber oficializado su candidatura, la abanderada presidencial de la decé enfrenta desafíos. El poco tiempo que le deja la testera del Senado para hacer campaña y la actitud que adoptaron sus contendores para debilitar su opción en el primer debate inquietaron a algunos de sus adherentes. Pese a todo, la senadora sigue subiendo en las encuestas y ha logrado cuadrar -en parte- a su partido detrás de su alternativa y sumar nuevos apoyos.




Una gira por el sur de Chile inició ayer la abanderada de la Democracia Cristiana, Yasna Provoste. Su primera parada fue Concepción y durante el fin de semana espera visitar Valdivia, La Unión, Osorno y Puerto Montt.

La senadora ha intentado aprovechar cada espacio libre que le deja su rol como presidenta del Senado para recorrer el país de cara a la consulta ciudadana en la que el 21 de agosto se medirá ante los otros dos candidatos de la Unidad Constituyente: Paula Narváez (PS) y Carlos Maldonado (PR).

En su entorno admiten que estas dos primeras semanas desde que hizo su esperada irrupción en la carrera presidencial han tenido “altos y bajos”.

Su apretada agenda se ha vuelto un inconveniente a la luz de que sus contendores no tienen más obligaciones que desplegarse y hacer campaña, mientras que ella se ha visto forzada a compatibilizar su rol institucional con su aspiración de llegar a La Moneda.

Sumado a eso, Provoste ha tenido que enfrentar la estrategia que desplegaron Narváez y Maldonado -y que quedó reflejada en el primer debate televisivo- para evidenciar la que consideran una de sus mayores debilidades: su militancia decé.

De hecho, ella misma salió a cuestionar el tono que adoptaron ambos en esa oportunidad, apuntando a que se requería cuidar el proyecto y convocar a la ciudadanía a votar en esta consulta que, por lo demás, a ella poco le convencía.

Antes de eso, la senadora por Atacama acusó una “encerrona” de parte de los comandos de ambos abanderados por haberse, según dijo, coordinado previamente entre ellos para la realización del foro que tuvo lugar el pasado lunes, algo que, en todo caso, desmintieron sus contendores.

Entre los cercanos a Provoste admiten que el hecho de que sus oponentes concentren permanente sus dardos en ella, al considerarla la rival “más fuerte”, puede terminar generándole un problema político al sector. “Yasna entiende que para pasar a segunda vuelta va a requerir una mayoría, y para eso el clima va a ser un tema central”, dice un dirigente de la centroizquierda.

En el entorno de la democratacristiana resienten que el líder PRy la socialista “no comprendan”, según acusan, que si dañan a Provoste “dañan a todo el sector” de cara a la primera vuelta.

“De que vamos lento, vamos lento, porque esta candidatura surgió hace dos semanas y no había nada armado, pese a lo que muchos elucubraban”, dice un colaborador de la legisladora por Atacama.

Otro punto que destacan en la Democracia Cristiana es que pese a las señales que ha dado Provoste, la maquinaria territorial decé aún no se ha activado de forma demasiado significativa. En ese contexto, y en el entendido de que para ganar la consulta ciudadana Provoste requiere más que nunca de la maquinaria de la colectividad liderada por Carmen Frei, es que en el debate defendió el rol que tuvo su partido durante el gobierno de la expresidenta Michelle Bachelet y, particularmente, al entonces presidente de su colectividad, Ignacio Walker.

“Yasna Provoste está en el ADN de la DC y la DC está en el ADN de Yasna Provoste”, dijo esta semana a La Tercera el democratacristiano, manifestando su respaldo a la opción de su camarada.

Al interior del partido aseguran que es crucial que en las próximas semanas la estructura del partido se active en favor de la opción de Provoste. Esa, dicen las mismas fuentes, es la única forma de que la legisladora logre imponerse en la consulta ciudadana.

Por lo mismo, la senadora visitó ayer al gobernador del Biobío, el independiente Rodrigo Díaz, quien, dicen en el partido, podría movilizar a varios en favor de la legisladora el día de la elección. Clave en ese objetivo será el rol de liderazgo que asumió esta semana en la estrategia territorial de la campaña el alcalde de La Granja, Felipe Delpín.

Otro flanco que se le ha abierto a Provoste, en esta primera etapa, ha sido la ausencia de bases programáticas. De hecho, según dicen fuentes de su comando, la candidata le dio dos semanas al equipo que dirige Marcelo Mena y Macarena Lobos -el Ayllú ciudadano- para tener un documento con ejes básicos para enfrentar estas próximas semanas de campaña. El documento podría darse a conocer el próximo sábado.

Pese a los “baches” que ha enfrentado Provoste estas semanas, en su entorno destacan que la abanderada decé también ha cosechado “triunfos”.

Justamente este jueves la legisladora amplió su respaldo político en Unidad Constituyente al recibir el respaldo institucional de Ciudadanos. Mientras que afianzó sus apoyos en el PPD, desde donde aseguran que la mayoría de los diputados y senadores están trabajando por su candidatura, pese a que la decisión institucional es mantenerse con Narváez.

“Ella lo que tiene que hacer es mantenerse arriba, está en una fase interna, de preparación. Por eso desdramatizaría si cumple o no con las expectativas que se tenían de su irrupción. Pese a que hubo una primaria en la que participaron más de tres millones de personas, ella no bajó en ninguna encuesta, al contrario, subió levemente. Y eso da cuenta de que es la más competitiva”, dice un dirigente de la centroizquierda, aludiendo a los resultados de la última encuesta Cadem, en que mientras Gabriel Boric y Sebastián Sichel bajaron seis y cinco puntos, respectivamente, Provoste aumentó su intención de voto de 16 a 21 puntos.

Como sea, en el círculo de la senadora son optimistas y aseguran que las dos semanas que vienen debería “consolidarse” su ventaja. Todo se verá en las urnas el 21 de agosto.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.