La inolvidable emoción del fotógrafo que terminó bajo los jugadores de Croacia