Delivery en Chile: ¿Qué hacer con el aumento de los desechos?

Delivery-durante-cuare-6144201-1.jpg

Durante la pandemia, los despachos a domicilio tuvieron un explosivo incremento provocado por las restricciones de movilidad y el confinamiento, generando a su vez una gran cantidad de basura. Expertos entregan claves y recomendaciones para reducir el impacto ambiental que provocan los residuos de este nuevo mercado.




El consumo durante los últimos años ha pasado del modelo de visitar tiendas y centros comerciales a recibir nuestras compras y hasta nuestras comidas en la puerta de nuestras casas. Según un estudio de Rappi, entre enero y octubre del año 2021 hubo un incremento del 175% en las compras de comida rápida con despacho a domicilio en comparación al mismo período del año anterior, lo que refleja el explosivo aumento que hubo en las compras de los chilenos bajo esta modalidad desde la pandemia.

Sin embargo, esta modalidad trajo consigo una nueva problemática: la gran cantidad de residuos que se generan únicamente por los materiales del embalaje, como bolsas, envases, platos, cubiertos y bombillas desechables que rápidamente se convierten en basura y pueden provocar un gran impacto en el medio ambiente si no son tratados de la manera correcta.

Iván Franchi, académico de la carrera de Ingeniería Ambiental de la Facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad Andrés Bello, asegura que, si bien no hay cifras oficiales, suficientemente detalladas y por tipología de residuos, que se han generado a nivel municipal en los últimos dos años “lo que sí ha dicho la industria del plástico es que efectivamente hubo un aumento en la producción de material para el cual no hay mercado de reciclaje, que son plásticos de un sólo uso”.

Por su parte Mitzy Lagos, gerente de Economía Circular de Midas Chile, una empresa nacional que desde hace 18 años se dedica al reciclaje, coincide en que el delivery está provocando un aumento de los residuos domiciliarios y añade que, además, estos tienen características que los hacen más difíciles de tratar en comparación a otros desechos. “Los residuos del delivery son un desafío para el reciclaje porque siempre están contaminados”, afirma.

“Tienen contacto directo con la comida preparada, que por lo general es húmeda, por lo tanto, es muy difícil reciclarlos. Nosotros lo vemos cuando llegan acá residuos que retiramos de los condominios, se nos genera un problema porque los envases vienen con restos de comida y eso ensucia todos los procesos del reciclaje que hay en la cadena”, señala.

Un problema a nivel nacional

basura

Uno de los principales desafíos que generan los desechos del delivery es que se trata de basura que, generalmente tiene un solo uso y, como explica Franchi, son de materiales livianos que muy fácilmente pueden terminar en espacios naturales. “La situación más complicada está en zonas litorales y rurales, donde la infraestructura y la capacidad de gestión de residuos es aún de muy bajo estándar”.

En particular, el mercado del delivery está afectando a las zonas extremas, como por ejemplo la Región de Aysén, la Provincia de Chiloé o las pequeñas comunidades del norte del país, donde efectivamente no tienen acceso al comercio de las grandes ciudades, pero gracias a la compra a distancia tienen acceso a productos que venden en Santiago, pero también están importando residuos a localidades donde no hay garantía de como serán tratados.

Franchi a su vez sostiene que las consecuencias medioambientales del comercio por delivery no las provocan únicamente los desechos que se generan por los envoltorios, sino que además se incluye la cadena de producción de los mismos. “No sólo hay que considerar el efecto que este material genera una vez que lo consumimos. Tanto el cartón como el plástico exigen una mayor explotación de recursos naturales. Y la extracción de estos materiales, como también su distribución y transporte, también generan impactos ambientales. Uno de esos impactos es el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero, y en consecuencia, el cambio climático”, indica.

¿Qué hacer como consumidores?

Al ser consultado sobre quiénes deben hacerse responsables para evitar que los desechos del delivery generen consecuencias negativas en nuestro entorno, Franchi manifestó que no cree que hay que cargarle la responsabilidad al consumidor, sobre todo cuando no se le entrega la información correcta. “Todos los que hemos comprado algún electrodoméstico durante los últimos años nos hemos dado cuenta que viene una eco-etiqueta, con la cual se nos dice si ese producto es eficiente en el tema de consumo de energía. Ahora, la pregunta es: en este otro tipo de materiales, ¿tenemos esa información? ¿Se nos entrega, como consumidores, la información necesaria para tomar una buena decisión sobre la carga ambiental del producto que estamos adquiriendo?”.

Misma opinión tiene la gerente de Economía Circular de Midas, quien afirmó que “Hoy en día hay mayor conciencia sobre la importancia de reciclar y de cuidar el medioambiente en general. Ahí el desafío es primero para los que ponen los productos en el mercado y también para la industria del reciclaje, que facilitemos los procesos, y eso va de la mano con el productor”.

A su vez, la representante de Midas señala que “las empresas que venden el producto a través del delivery también tienen un desafío importante, que es ir eligiendo envases más amigables y también haciendo procesos más eficientes, porque siento yo que en el delivery uno de los factores que nos hace generar más envases es la instantaneidad. Queremos todo para ahora, y muchas veces cuando tomamos decisiones apresuradas o instantáneas no logramos planificar bien nuestra actividad”.

Por ahora, Rappi es una de las aplicaciones de delivery que ha decidido tomar cartas en el asunto modificando sus productos de embalaje. “Para disminuir la cantidad de basura en paquetes y bolsas en las entregas a nuestros usuarios les entregamos sus pedidos en bolsas ecológicas reutilizables. Esto, con el objetivo de crear consciencia en los consumidores sobre el desperdicio de bolsas y el impacto negativo del plástico en el medio ambiente, el cual por cada bolsa de plástico se puede prolongar hasta por 700 años”, aseguraron desde la compañía.

Consejos para realizar desde la casa

Por ahora, lo que podemos hacer para ser más responsables con nuestros desechos del delivery es seguir una serie de consejos dados por los expertos. Lo primero, nos explica Mitzy Lagos, es aprender a distinguir los tipos de envase, en lo posible limpiarlos y saber donde los pueden o no recibir.

“Por ejemplo, hay puntos limpios donde reciben cajas de pizza, las que generalmente tienen manchas de aceite, y otros donde no las reciben. Ahí como consumidor uno se confunde. Yo lo que hago es recortarle con una tijera la parte contaminada con aceite. Pero entiendo que ese tipo de acciones son difíciles de estandarizar”.

Siguiendo la misma idea, el académico de la UNAB, Iván Franchi, afirma que “el acceso a la infraestructura para el reciclaje, además de existir, tiene que ser de proximidad. Tiene que estar cerca de las viviendas”. Las comunas en Chile que están implementando ese sistema, como lo ha hecho ya hace bastante tiempo La Pintana con sus residuos orgánicos, y como lo está haciendo, por ejemplo, Futaleufú y Santa Juana en el sur del país son las comunas que de alguna forma llevan la delantera y están demostrando que las cifras de reciclaje que tienen son mucho más elevadas que el resto del país.

Finalmente, otra de las soluciones que se ha creado es la de contar con envases reutilizables, aunque aquello debe ir de la mano con un cambio cultural. “Hay empresas de delivery que están promocionando envases retornables. Uno por lo general tiene su restaurante favorito, donde vas a comer recurrentemente. Qué mejor alternativa que te manden la comida en un envase de acero inoxidable, por ejemplo, y que tú después lo puedas devolver. A través del desafío de evitar los plásticos de un sólo uso empezamos a probar otras opciones y nos acercamos a lo que yo creo que es la solución más efectiva, que son los envases retornables”, concluye.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Las "piedras del hambre" solo son visibles cuando los niveles del agua son extremadamente bajos, y llevan mensajes escritos por los antepasados alertando tiempos de pobreza, carencia y hambruna producto de la falta de agua.