Review | Pokemon Sword and Shield: The Isle of Armor, un DLC que cumple pero no sorprende

Pokémon cuenta por primera vez en su historia con un DLC, sumando una entretenida y breve historia a Espada y Escudo.


Ya se encuentra disponible ‘The Isle of Armor’ para Pokémon Sword and Shield (Espada y Escudo), el primer DLC de Nintendo para la popular franquicia, el cual suma una breve pero entretenida historia, nuevos elementos, pero lo más importante, el regreso de varios Pokémon de otras generaciones.

Este plan de lanzar un DLC con nuevo contenido viene a reemplazar -por el momento- la habitual estrategia de The Pokémon Company, la cual consistía en lanzar un tercer juego tiempo después del lanzamiento original. En este sentido sin duda luce bastante mejor el contenido descargable ya que te permite continuar la historia y no tener que revivir prácticamente todo desde cero.

Isle of Armor o Isla Armadura, nos traslada a una isla que se encuentra en la región de Galar, la cual está plagada de Pokémon y cuenta con un Dojo, sobre el cual girará toda la historia. Cabe mencionar que esta isla no tiene ciudades, y es principalmente una nueva Área Salvaje, llena de Nidos para realizar incursiones, y por supuesto Pokémon Salvajes.

Pero comencemos con la historia...

Desde que compramos el DLC es que obtenemos el pase para ir a esta isla, apenas lleguemos es que conoceremos a nuestro nuevo rival, teniendo un primer combate, este primer encuentro sin duda queda al debe dado lo débil que es, y no representa ningún tipo de desafío, incluso para Pokémon, que nunca pone su foco en la dificultad.

Al llegar al Dojo es cuando empieza la verdadera historia que se podría dividir en tres partes....

Primero tenemos que superar una serie de pruebas, desde combatir a unos slowpokes ultra rápidos a recolectar un tipo de hongo especial. Al superar las tres pruebas es que nos darán a Kubfu, un nuevo Pokémon tipo Lucha. Estas pruebas de difícil no tienen mucho pero permitirán explorar la isla y conocer un poco donde se encuentra cada lugar.

Una vez finalizadas las pruebas es que llegará el momento de hacerse amigo de este Pokémon, para lo cual tendrás que visitar diferentes lugares, algo que se puede hacer rápidamente en bicicleta esquivando los Pokémon salvajes. Esto ahce que sin duda este recorrido sin duda se sienta como un mero relleno dentro del juego.

Tras esto, es que podrás regresar al dojo para quizás la parte más entretenida del DLC, enfrentar las torres. En la isla se encuentran dos torres una oscura y otra de agua, es en estos lugares donde podrás evolucionar a Kobfu, pero sólo puedes optar por una, así que llegó el momento de tomar una decisión.

Para enfrentar las torres que están compuestas por cinco pisos, cada una con un entrenador, es que sólo puedes utilizar a Kubfu, siendo recomendado tener al Pokémon por sobre nivel 75, o más de alguna rabia pasarás, sobretodo al momento de enfrentar a Mustard, el líder del dojo, que te espera en el último piso de la torre y que también utiliza un Kubfu.

Tras hacerse con la vioctoria, es que llegará la última parte del DLC, que permitirá que, a esta altura Urshifu -evolución de Kubfu-, pueda ‘Dynamaxear’. Para esta parte regresa nuestro rival del juego central, Hop, quien sigue tan insufrible como siempre. Una vez más, nos hacen pasear por la isla sin mucha dificultad, y con una batalla de incursión para culminar. Ya finalizadas las diferentes misiones es que llega una última batalla contra Mustard, que resulta más fácil que la de la torre, para luego pasar a los créditos ¿Eso fue todo?

La trama es bastante breve, son tan sólo unas horas de juego, pero sin duda son bastante divertidas de jugar. Uno de los elementos que más atractivo vuelve este DLC, es que la isla luce mucho mejor que el Área Salvaje del juego central, con diferentes tipos de ambientes, y donde de verdad parece que cada Pokémon habitara cada uno de los entornos.

El elemento que más llama la atención de este DLC, es que suma más de 100 Pokémon se suman al juego; esto es un gran plus sobretodo para aquellos a quienes les gusta completar la Pokedex, entregando varias horas extras de juego. Sumado a esto, se ha sumado un nuevo tutor de movimientos en el Dojo, el cual podrá enseñar 18 nuevos movimientos, uno de cada tipo a nuestros Pokémon.

Por supuesto, con esto también llegan nuevos ítems, entre los que destaca el regreso de las Apricorns para crear pokebolas, y el Exp. Charm para que nuestro Pokémon obtengan más experiencia de combate. En el mismo sentido, para aquellos a los que les gusta personalizar a su personaje se suma nueva ropa, esta vez basadas en algunos de los personajes del juego.

En cuanto al competitivo, este DLC, nos da la ‘Max Soup’, una sopa que hará que nuestros Pokémon que no pueden cambiar a su forma Gigantamax, lo hagan, lo que sin duda es un elemento que se agradece ya que no será necesario utilizar las raids.

Un elemento que llama la atención es que al igual que en Pokémon Let’s Go Pikachu/Eevee, podremos sacar a nuestro Pokémon de la pokebola en esta isla, lo que resulta atractivo si quieres tomarte algunas fotografías, pero que sin duda presenta algunos problemas con la velocidad con que estos se mueven, ya que en ocasiones no se condice con sus características.

Finalmente, como un plus, el juego entrega la posibilidad de unas side-quest, como upgradear el Dojo utilizando Watts, lo que permitirá sumar diferentes características, o encontrar los Diglets perdidos por la Isla, cosas que suman algunas horas extras de juego, pero que no resultan tan atractivas de hacer.

En conclusión, Isle of Armor, entrega un post-game que divierte, pero que se siente bastante breve. También es bastante fácil, pero dado que la dificultad nunca ha sido uno de los elementos centrales de Pokémon es que está bastante bien, con algunas batallas que pueden parecer desafiantes, si es que vas con un equipo de no tan alto nivel.

Sin duda lo que más se agradece de este juego es la llegada de una gran cantidad de Pokémon de antiguas generaciones, algo que antes estaba disponible desde un inicio, pero los tiempos cambian, y hay que adaptarse.

Comenta