Ideal para estos tiempos: KFC reparte pollo frito en pequeños food trucks autónomos

Sin conductor, ni cocinero, pero cargados de comida rápida.




Los deliveries de comida están en plena expansión en estos tiempos. De ahí, que la idea de KFC diera en el clavo. Y es que hace unos días la popular franquicia de pollo frito inició en Shanghai (China) las pruebas para repartir su comida en una especie de pequeños food trucks autónomos.

Los pequeños vehículos en cuestión, cuyas imágenes fueron publicadas en Twitter, contaban con pantallas táctiles en la que las personas podían elegir su pedido y, después, pagar mediante un código QR usando una aplicación de pago. Una vez hecha la transacción, se abría una puerta para retirar su pedido de pollo crujiente.

Una idea de la que si bien no hay muchos detalles, sí se sabe que KFC se alió con la firma de vehículos autónomos china Neolix para llevar a cabo esta iniciativa, así que al parecer va en serio.

En concreto, el vehículo es un SLV11, un proyecto de auto autónomo eléctrico multipropósito con baterías intercambiables ideado para la logística, restauración y paquetería.

Solo el tiempo dirá si esta idea que hace unos años parecía pura fantasía, salida de una película de ciencia ficción, se mantendrá o no en el tiempo. Lo que sí está claro es que hasta ahora es una buena vuelta de tuerca para la comida rápida en tiempos de pandemia y de distanciamiento social.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.