Decenas de candidatos mexicanos han sido asesinados en una sangrienta temporada electoral

Supporters listen to Mexican singer and current candidate for a local deputation for the Citizen Movement Party (Movimiento Ciudadano), Francisca Viveros Barradas, better known as "Paquita la del barrio", during a campaign rally, in Veracruz, state of Veracruz, Mexico on May 17, 2021. - An iconic bolero singer, a former Miss Universe and a soap opera star top the list of celebrities hoping to win the Mexican vote in the mid-term elections on June 6. (Photo by VICTORIA RAZO / AE / AFP)

Las bandas criminales de México, que buscan controlar el territorio local, están matando a tiros a los políticos que se resisten.




Abel Murrieta, candidato a la alcaldía en la ciudad norteña de Ciudad Obregón, estaba repartiendo volantes en una esquina concurrida el 13 de mayo. Música sonaba por altoparlantes. Sonrió y charló con los transeúntes.

De repente, dos hombres se acercaron y le dispararon 10 veces en la cara, el cuello y el pecho, dice la policía. Mientras el abogado de 58 años y exfiscal del estado agonizaba, sus asesinos se alejaron tranquilamente y los espectadores aterrorizados corrieron a esconderse.

En todo México, se han producido variaciones en esa escena en el período previo a las elecciones de mitad de período del 6 de junio. Incluso en un país con un historial de violencia electoral, esta votación se perfila como la más sangrienta en la memoria reciente, como más bandas criminales más pequeñas compiten ferozmente para controlar áreas locales intimidando o matando políticos.

De febrero a abril, 46 funcionarios electos, miembros de partidos políticos y candidatos a cargos públicos fueron asesinados, un aumento del 44% en comparación con las elecciones de 2018, según Integralia, una consultora política mexicana. Desde septiembre, cuando comenzó el proceso electoral, 82 políticos han sido asesinados, la mayoría de ellos abatidos a tiros.

Más de 60 candidatos a alcalde se retiraron de la campaña en todo el país en medio de la espiral de violencia e inseguridad, según funcionarios del partido. Una candidata, una exatleta olímpica, fue secuestrada durante varias horas la semana pasada por miembros de una banda local en Valle de Bravo, un retiro de fin de semana de alto nivel para residentes de la Ciudad de México. Los mafiosos amenazaron con matarla si no abandonaba la carrera. Ella no ha hecho campaña desde entonces.

Investigadores forenses trabajan en una escena donde asaltantes dejaron un paquete y un mensaje de amenaza pegado a la puerta de la casa de Leticia Castillo, candidata del Partido Encuentro Social (PES) para el congreso local, en Ciudad Juárez. Foto: Reuters

Unos 150 candidatos han recibido protección del gobierno tras recibir amenazas de muerte desde que la campaña comenzó formalmente a principios de abril. Se cree que la mayoría de las amenazas provienen del crimen organizado, dicen las autoridades mexicanas.

La contienda del 6 de junio elegirá una nueva Cámara Baja del Congreso, 15 de los 32 gobernadores estatales y miles de alcaldes y legisladores locales en todo el país, más de 20.000 puestos en total.

Según funcionarios del partido, varios días antes de la muerte de Murrieta, dos hombres armados dispararon unas 30 rondas contra la camioneta de campaña de Guillermo Valencia, un candidato a alcalde en la occidental ciudad colonial de Morelia. Valencia, que acababa de salir de la camioneta, resultó ileso. Dos ayudantes resultaron heridos.

En el sur del estado de Guerrero, toda la lista de candidatos de un partido de oposición en un municipio montañoso abandonó la carrera luego de ser amenazada por un grupo delictivo, dijeron funcionarios del partido. En el estado norteño de Tamaulipas, un candidato a la legislatura estatal fue asesinado en su casa por asaltantes desconocidos.

Detrás del aumento de la violencia está la dinámica cambiante del crimen organizado de México. En los últimos años, los carteles de la droga se han diversificado en nuevas actividades delictivas. Además del tráfico de drogas a Estados Unidos, estas bandas contrabandean migrantes, venden combustible en el mercado negro y extorsionan a negocios legales que van desde granjas de palta hasta puestos de tacos. Una vez que tienen el control de los gobiernos locales, las bandas también se llevan una parte del dinero de los impuestos destinado a obras públicas, según organizaciones que rastrean y analizan las tendencias delictivas.

Como una mayor parte de sus ingresos proviene de actividades como la extorsión, el éxito de estos grupos depende de su capacidad para controlar el territorio. Eso significa controlar, mediante amenazas y sobornos, al alcalde local, al jefe de policía y a otros altos funcionarios. Aquellos que no cooperan a menudo mueren.

Un guardaespaldas asignado por el gobierno vigila al candidato a la alcaldía Guillermo Valencia, detrás del centro, mientras hace campaña en Morelia, estado de Michoacán. Foto: AP

“Hay más grupos y más pequeños que se diversificaron en otros delitos y quieren tener el control de los mercados locales”, dijo Falko Ernst, analista de seguridad de la organización sin fines de lucro International Crisis Group. “Esa hipercompetencia ha puesto a los funcionarios del gobierno y candidatos en mayor peligro”.

Algunos candidatos políticos pueden contratar a grupos criminales para matar a un político rival, dijo Ernst.

En marzo, el comandante del Comando Norte de EE.UU., el general Glen D. VanHerck, dijo que las organizaciones criminales controlan “áreas no gobernadas” que representan alrededor de un tercio del territorio de México. El gobierno de México cuestionó esa estimación. El ministro de Seguridad del país ha reconocido que los carteles de la droga operan en México, pero negó que controlaran el 30% del territorio.

Los más vulnerables son los políticos de pueblos pequeños lejos de la ayuda del gobierno federal. Eso no solo pone en peligro a muchos políticos, sino que significa que al menos algunos de los futuros ganadores de las elecciones pueden haber sido corrompidos por el crimen organizado.

“Por un lado, la libertad que se necesita para competir en las elecciones no existe, mientras que el impacto del dinero del narcotráfico y su influencia en las elecciones invalida los derechos democráticos”, dijo José Antonio Crespo, analista político de la Universidad CIDE de México.

México ocupa el lugar 90 de 176 países, justo por encima de Myanmar y Ucrania, en el último índice de democracia de la Universidad de Würzburg de Alemania, que mide la calidad de la democracia en todo el mundo.

La violencia electoral no es nueva en México. Un candidato presidencial fue asesinado en 1994. Decenas de candidatos de la oposición fueron asesinados durante la transición a la democracia a fines de los años 1980 y 1990. Pero la violencia de todo tipo se ha disparado en la última década.

En 2020, la tasa de homicidios en México se situó en 27 por 100.000, estable en comparación con el año anterior pero muy por encima de los 5 por 100.000 en Estados Unidos y la más alta en México desde principios de la década de 1960, según datos del gobierno.

Cerca de 200 grupos criminales operan en México, estima el gobierno. Pero los crímenes rara vez se resuelven: en 2019, solo el 0,3% de los crímenes terminaron con los fiscales presentando cargos y llevando al acusado ante un juez, según la agencia nacional de estadísticas de México.

Los analistas dicen que la ola de violencia política es en parte el resultado de la política de seguridad del Presidente Andrés Manuel López Obrador de abordar lo que él llama las raíces económicas de la violencia al proporcionar trabajo a los jóvenes pobres y no enviar militares y policías para enfrentar a los poderosos carteles del país.

“El gobierno no tiene una política para contener a estas organizaciones criminales”, dijo Guillermo Valdés, exjefe de la agencia de inteligencia de México.

El ministro de seguridad de México no respondió a las llamadas en busca de comentarios sobre la afirmación. López Obrador ha dicho que el gobierno investigaría los asesinatos de candidatos políticos. Los funcionarios de seguridad mexicanos dijeron que necesitan más tiempo para que su estrategia de seguridad, resumida en el lema “abrazos, no balas”, dé sus frutos.

Murrieta, el candidato a la alcaldía asesinado en el estado de Sonora a principios de este mes, fue fiscal del estado de 2004 a 2012 e hizo campaña sobre un enfoque de endurecimiento contra el crimen organizado.

Uno de los guardaespaldas que actúa como conductor del Partido Revolucionario Institucional, PRI, el candidato a la alcaldía Guillermo Valencia, agarra su rifle de asalto de la parte trasera de la camioneta blindada en la que viajan, durante una de las paradas de campaña de Valencia en Morelia, estado de Michoacán. Foto AP

“Todos estamos hartos de que los delincuentes controlen nuestras calles”, dijo en su último comercial de campaña, grabado un día antes de su muerte.

A pesar de su campaña contra el crimen organizado, Murrieta no tenía guardaespaldas ni protección de las fuerzas de seguridad mexicanas, dijo Ricardo Bours, un viejo amigo y político local. “Siempre dijo que era un hombre honesto que no tenía nada que temer”, afirmó.

Murrieta dejó viuda, tres hijos y dos nietos pequeños.

Murrieta era bien conocido en la ciudad como uno de los abogados que asesoraba a la familia LeBaron, nueve de cuyos miembros, todos ciudadanos estadounidenses, fueron asesinados en una masacre perpetrada por una banda local en Sonora en 2019. Los fiscales estatales dicen que están investigando el rol de Murrieta como abogado de la familia LeBaron como posible motivo de su asesinato.

Una docena de grupos criminales están librando guerras territoriales en Sonora, un centro del tráfico de drogas hacia Estados Unidos, entre ellos el cartel de Sinaloa y el cartel de Jalisco Nueva Generación, las dos bandas más poderosas de México, según funcionarios estatales y federales.

“(Murrieta) me dijo que iba contra el crimen organizado y la policía corrupta”, dijo Adrián LeBaron, padre de una de las víctimas de la masacre de Sonora, quien tenía programado reunirse con Murrieta para discutir el caso de su familia al día siguiente que el candidato fue asesinado. “Las elecciones en México se tratan de quién controla el territorio local. Cualquier candidato que tenga un impacto en el crimen organizado es asesinado”.

Horas antes del ataque, Murrieta concedió su última entrevista a Tribuna, un periódico local, y dijo que los delincuentes se habían apoderado de las calles y los negocios de la ciudad.

“Por eso quiero participar (en esta elección), para cambiar la situación”, le dijo a Tribuna. “Lo digo en serio. Y no tengo miedo”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.