Forenses e investigadores mantienen intensa búsqueda de Khashoggi en un bosque y en una furgoneta del consulado saudí

Jamal Khashoggi el 15 de diciembre. AFP

Además, el gobierno de Turquía desmintió este viernes haber difundido grabaciones que prueban el presunto asesinato del periodista saudí en el consulado.


Médicos forenses e investigadores mantienen este viernes la intensa búsqueda del periodista saudí Jamal Khashoggi en una furgoneta propiedad del consulado y en un bosque de Estambul respectivamente.

La policí­a determinó que dos vehí­culos pertenecientes al consulado saudí­ salieron del edificio el 2 de octubre, el mismo dí­a en que se perdió la pista a Khashoggi tras entrar al puesto diplomático, dijo un funcionario a The Associated Press.

Uno de los autos viajó al cercano bosque de Belgrado, en las afueras de Estambul, mientras que el otro se dirigió a la ciudad de Yalova, al otro lado del Mar de Mármara, agregó la fuente, que habló bajo condición de anonimato porque la investigación, que sigue abierta, está bajo secreto.

Los expertos analizaron durante tres horas una furgoneta Mercedes Vito con matrícula del consulado saudí que aparece en una de las grabaciones del día en el que desapareció el periodista, según el diario Yeni Safak.

Dos horas después de la entrada de Khashoggi en el edificio, la furgoneta salió del consulado y se dirigió a la residencia del cónsul, situada a 200 metros del lugar.

El equipo forense analizó la furgoneta con productos químicos usados para detectar restos genéticos. Con ello se suma también que se encuentran estudiando las muestras de ADN tomadas en el consulado y en la residencia del cónsul para ver si coinciden con su ADN.

Las fuerzas de seguridad turcas también investigan otros vehículos consulares que fueron usados el día de la desaparición de Khashoggi.

Mientras que las autoridades desde el jueves han ampliado la búsqueda del desaparecido periodista en el bosque Belgrado, en la orilla europea de Estambul y en una zona rural cerca de la ciudad de Yalova, a 100 km. al sur de Estambul, en la costa del mar de Mármara.

El bosque, una amplia y remota zona, está a unos 15 km del consulado saudí de Estambul, al que acudió el 2 de octubre Jamal Khashoggi para realizar un trámite, antes de desaparecer.

La zona es objeto de investigación después de que la policía constatara que varios vehículos abandonaron el consulado saudí el día de la desaparición del  periodista, según NTV. Se sospecha que al menos uno de esos vehículos se  dirigió hacia ese bosque.

Vista aérea del bosque Belgrado donde investigadores buscan el cuerpo de Khashoggi. DHA vía AP

El audio que prueba el asesinato

El Gobierno turco negó hoy haber difundido grabaciones que prueban que el periodista saudí Jamal Khashoggi fue asesinado en el consulado de su país en Estambul, desmintiendo así informaciones de la prensa turca e internacional.

“No es cierto que Turquía haya entregado una grabación de audio a (el secretario de Estado de EE.UU., Mike) Pompeo, ni a ningún otro alto cargo de Estados Unidos”, dijo el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, en rueda de prensa desde Albania, informa la agencia turca Anadolu.

“Turquía ha obtenido varias informaciones e indicios de la investigación”, agregó, sin especificar de qué tipo.

“Los resultados que surjan de ahí, los compartiremos con todo el mundo. No es cierto que hayamos compartido esas informaciones con ningún país”, insistió el ministro.

Desde la desaparición de Khashoggi han circulado en la prensa numerosas informaciones atribuidas a “fuentes anónimas del Gobierno turco”, que supuestamente demuestran que el periodista fue asesinado en el consulado.

Pero el Gobierno turco no ha expresado hasta ahora ninguna valoración de estas hipótesis y ha pedido esperar hasta el fin de la investigación, que continúa aún.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró ayer que “ciertamente” parece que Khashoggi está muerto y aseguró que, de confirmarse este hecho, habrá duras consecuencias.

Ni Turquía ni Estados Unidos han confirmado públicamente que Khashoggi esté  muerto ni han responsabilizado oficialmente a Riad.

Pero un flujo constante de filtraciones no confirmadas de funcionarios a  medios turcos ha pintado una imagen detallada y escabrosa de los últimos  minutos del periodista, supuestamente a manos de 15 agentes sauditas que lo  esperaban cuando llegó al consulado de Estambul para iniciar gestiones  referidas a su futuro matrimonio.

Seguir leyendo