Rescatistas encuentran material genético de niño de dos años que cayó a pozo en Málaga

En el tercer día de búsqueda de Julen, los equipos de rescate localizaron pelo que se confirmó ser del menor, por lo que se confirmaría la teoría de su caída a la fosa. Las labores de búsqueda siguen un plan de excavación de dos túneles para llegar al niño. Por su parte, los padres se enfrentan a una nueva tragedia, tras la pérdida de su hijo Óliver, de tres años, en 2017.


La subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, confirmó que el hallazgo de restos biológicos en el pozo “corresponden a Julen”. En concreto, se trataría de pelo encontrado entre el material sólido extraído del conducto en el que se presume que estaría atrapado el niño.

Los restos se han analizado y se han contrastado con el ADN de los padres y también del menor, extraídos de su biberón. El informe es por ahora verbal, no está redactado, pero ha permitido saber que son restos que corresponden a Julen”, explicó la autoridad.

El director de la Guardia Civil, Félix Azón, explicó que el encontrar restos biológicos pertenecientes a Julen “nos lleva a confirmar la estrategia de succionado del pozo para tratar de alcanzar el lugar donde se encuentra el menor“.

 

Los equipos de rescate continúan buscando al niño, que cayó al pozo a las 14.00 horas del domingo mientras se encontraba con sus familiares en una finca privada en la localidad malagueña de Totalán

La estrategia de rescate

La prioridad de los trabajos, por el momento, una obra de succión para remover el material desprendido del pozo, de 25 cm de ancho y cerca de 100 metros de longitud. “Se ha tratado de sacar todo el material para llegar a donde presumiblemente puede estar Julen”, explicó Ángel Vidal, uno de los ingenieros que participan en el rescate.

Cómo es el pozo donde cayó Julen (R. Silva, A. Alonso, Y. Clemente / El País)

Una vez descartada la succión, lo que primero que vamos a hacer es poner un tubo“, afirmó Vidal. La entubación se llevará a cabo para asegurar la estabilidad del pozo y evitar que la construcción de túneles puedan afectar la fosa original.

Los equipos de rescate –entre los que se encuentra la compañía sueca que fue clave en el caso de los 33 mineros en Chileestán excavando dos túneles, uno en el lateral de la montaña y otro paralelo a la fosa donde cayó el menor para “conectar” en un plazo de 48 horas.

Sobre la duración del rescate, el ingeniero detalló que es “complicado aventurarlo (un tiempo exacto), porque no quiero dar falsas expectativas. Se pueden encontrar materiales o rocas más duras o menos duras que favorecen a ir más deprisa o no y, además, hay que tener en cuenta de que por esas galerías pasarán los equipos de rescate y hay que trabajar con total seguridad”.

Una doble tragedia

Según medios locales, el matrimonio formado por José Roselló y Victoria García -padres de Julen- habrían perdido un hijo de forma repentina el el 23 de abril de 2017, mientras se encontraban de paseo por la playa en Málaga.

El pequeño Óliver tenía tres años al momento de su fallecimiento, como relatan los vecinos de El Palo, donde reside la familia. “Fue de repente, se quedó en su sitio”, explicó un vecino que reside cerca de los abuelos de Julen para el medio El País.

Seguir leyendo