Rusia califica de “ilegales” nuevas sanciones que prepara EE.UU. por el caso Skripal

Autor: EFE

Policía custodia el restorán donde Serguéi Skripal estuvo antes de ser encontado gravemente herido. Foto: Peter Nicholls, Reuters.

El gobierno de Trump notificó este lunes al Congreso que Rusia ignoró la fecha marcada para prohibir el uso de armas químicas, lo que abre la posibilidad de que Washington imponga nuevas sanciones a Moscú.


Rusia dijo hoy que considera “ilegal” la nueva ronda de sanciones que prepara EE.UU. por el presunto uso de armas químicas, como el ataque con un agente nervioso contra un ex espía en marzo en Reino Unido que Occidente atribuye a Moscú.

“Consideramos ilegales las restricciones introducidas por EE.UU. y nuestra postura es la misma acerca de pasos similares que puedan seguir”, dijo el portavoz de la Presidencia, Dmitri Peskov.

El gobierno de EE.UU. notificó este lunes al Congreso que Rusia ignoró la fecha marcada para prohibir el uso de armas químicas, lo que abre la posibilidad de que Washington imponga nuevas sanciones a Moscú tras el envenenamiento del ex espía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia con el agente tóxico de fabricación rusa “Novichok”.

EE.UU. contempla más sanciones contra Rusia por envenenamiento de exespía en Reino Unido

El Departamento de Estado determinó que Rusia no ha cumplido con las condiciones establecidas en la Ley de Eliminación de Guerra y Control de Armas Químicas y Biológicas de 1991.

EE.UU. impuso ya el pasado 27 de agosto una primera tanda de sanciones a Moscú por el caso Skripal, atribuido a agentes de la Inteligencia Militar de Rusia.

En concreto, suspendió los programas de cooperación técnica con Rusia y la concesión de licencias para la exportación de mercancías y tecnología de uso civil y militar a empresas rusas con participación estatal.

Entonces, la Casa Blanca dio tres meses a Moscú para permitir una inspección de la ONU en territorio ruso y garantizar que no volverá a emplear armamento químico.

En caso de incumplir estas exigencias, EE.UU. amenazaba con adoptar otra tanda de sanciones mucho más severas y muy dañinas, incluida una degradación de las relaciones diplomáticas, prohibiciones a la importación de petróleo ruso y a las exportaciones de “todos los demás bienes y tecnologías”, además de productos agrícolas.

El Departamento de Estado está consultando ahora con el Congreso los próximos pasos a dar.

Seguir leyendo