Aislamiento de adultos mayores: Cómo estar presente sin poder verlos




Aunque la cuarentena aún no es oficial, las autoridades recomiendan que nos mantengamos alejados, sobre todo de los ancianos, porque son ellos quienes representan a la población más vulnerable a las fatales consecuencias del coronavirus. Distanciamiento social que complica más a aquellos que viven solos y que, según una investigación realizada por el Observatorio del Envejecimiento de la Universidad Católica y Confuturo, representan a casi medio millón de los adultos mayores. Es decir, 460.000 personas mayores de 60 años en el país se encuentran en viviendas unipersonales.

El problema es que la soledad en la tercera edad podría repercutir negativamente en la salud, tanto en el ámbito físico como en el psicológico. Así lo explica Marta Rodríguez, enfermera con postgrado en Enfermería Gerontológica y Geriátrica, en un ensayo publicado por la revista científica española Gerokomos. “En el plano físico, se muestran con debilidad del sistema inmunológico, dolor de cabeza, problemas de corazón y digestivos, dificultades para dormir. En el psicológico, en cambio, con baja autoestima, depresión, alcoholismo e ideas suicidas. La consecuencia de la pérdida de la pareja es la que más aumenta, especialmente, la posibilidad de desencadenar trastornos psicopatológicos como la depresión o la neurosis”.

Puedes seguir leyendo este reportaje en Paula

Comenta