COP25: la cumbre mundial de medioambiente que pone a prueba a Chile

Autor: Claudia Soto

COP25
Foto: Agenciauno

Entre los días 2 y 13 de diciembre, Santiago será sede de la mayor conferencia planetaria para enfrentar el cambio climático, la cual reunirá a más de 25 mil personas de 196 países. Un evento que tendrá un costo total de US$ 62 millones.


Cerca de las 12.30 de ayer, la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, llegó hasta La Moneda para reunirse con el Presidente Sebastián Piñera. La cita, que duró alrededor de una hora, estaba programada desde la semana pasada y tenía como fin abordar la Conferencia de las Partes 25 (COP25) que albergará Santiago entre el próximo 2 y 13 de diciembre, donde se abordarán acciones para combatir el cambio climático.

Sin embargo, y aunque no fue una reunión de emergencia, aseguran desde Medio Ambiente, en el encuentro ambos discutieron las demoras que han enfrentado para definir los aspectos logísticos de la cumbre, como el recinto para alojar la conferencia que traerá a cerca de 25 mil personas y a 30 posibles jefes de Estado a Chile.

Schmidt, de hecho, había llegado a la cita con el Presidente en medio de la polémica que instaló una carta enviada a la ONU por la ministra -y dada a conocer por La Tercera-, donde reconoce problemas para organizar la cumbre en diciembre y propone su postergación para enero. Algo que no fue aceptado por el buró de Naciones Unidas.

En la misiva se advierte que Chile no tendrá el mismo tiempo que otros anfitriones para planificar la cumbre, y que por esto se han encontrado con problemas para definir no solo el recinto, sino que, además, encontrar el alojamiento para las delegaciones de los 196 países que asistirán.

Además, hace hincapié en que si el encuentro se efectúa en diciembre es “crucial” que los miembros estén “plenamente conscientes” de los desafíos que se deberán sortear y que, a pesar del esfuerzo que pongan las autoridades, puede que no se resuelvan todos los problemas citados en la carta.

Los puntos en contra

El documento de la ministra apunta a tres principales complicaciones. En primer lugar, advierte la gran cantidad de tráfico y los inconvenientes en el sistema de transporte en diciembre, por lo que aseguran que “el viaje promedio al lugar podría tomar entre dos y tres horas ida y vuelta”.

Otro punto en cuestión es el límite en la cantidad de hospedajes disponibles. Según planteó Schmidt a la ONU, en ese periodo hay una alta demanda en los hoteles, por lo que se “hará difícil” encontrar alojamiento en los altos volúmenes que se requieren para la COP. En una entrevista ayer en CNN, la ministra señaló que si bien Chile tiene una capacidad hotelera “de sobra”, igualmente es habitual que en este tipo de eventos las comisiones utilicen “aplicaciones alternativas, como Airbnb y otras”.

Pero el mayor de los problemas es la dificultad para encontrar un recinto que cumpla con los requisitos que establece Naciones Unidas, y que esté disponible en la primera quincena de diciembre. En la misiva, la secretaria de Estado señaló que “el único lugar en Santiago que tiene los mínimos requerimientos para albergar la COP es Espacio Riesco”. Se trata de un recinto privado y que albergó la cumbre Celac-UE en 2012 y que para esa fecha se encuentra reservado.

Por este motivo, la misiva plantea la opción de realizar la cumbre en dos lugares por separado, como ocurrió en la COP de Cancún -que tuvo reparos-, pero que generaría incomodidad para las delegaciones por los tiempos de traslado. Sin embargo, cercanos a la organización precisan que esa opción está casi descartada.

En Medio Ambiente sostienen que si bien aún no se ha confirmado el recinto, sí hay tres lugares en los que se podría realizar y que están en estudio (ver recuadros).

Respaldo a Schmidt

Si bien el reconocimiento del gobierno sobre las dificultades para realizar la cumbre ambiental en diciembre abrió un flanco al Ejecutivo, hasta ayer en la tarde en La Moneda hacían una buena evaluación del desempeño de Schmidt. Además, internamente han bajado el perfil al tema, asegurando que la organización es compleja y se va desarrollando paso a paso.

Por lo mismo, una de las prioridades del gobierno será ahora asegurar la aprobación del proyecto de ley corta que hoy presentará en el Parlamento para garantizar US$ 35 millones que formarán parte del financiamiento.

Según la ministra, el costo total de la cita internacional bordearía los US$ 62 millones en una primera etapa. La secretaria de Estado viajará hoy al Congreso para monitorear la iniciativa.

Citación al Parlamento

La misiva de la ministra generó reacciones en el Congreso, en especial en las comisiones de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados y el Senado, donde sus respectivos presidentes, Catalina Pérez (RD) y Guido Girardi (PPD), anunciaron que citarán a la ministra para que explique sus dichos.

Mientras la diputada aseguró a La Tercera que “la carta enviada por la ministra a la ONU nos alerta sobre la real capacidad del gobierno de enfrentar el desafío de la COP25 y el cambio climático”, el senador planteó a este medio que “esto no es una buena señal de la seriedad y la responsabilidad con que Chile tiene que actuar a nivel internacional”.

El también presidente de la Comisión del Futuro anunció -además- que se está planteando realizar una cumbre parlamentaria paralela a la COP en Santiago para abordar temas medioambientales y que, pese a la mala señal de la carta enviada por Schmidt, se contactará con el Mandatario para ofrecerle colaboración al gobierno.

Chile había logrado quedarse con la sede después de que Brasil se bajara de manera sorpresiva como organizador durante la COP 24 en Polonia, en diciembre pasado, pese a que un mes antes será anfitrión de la Apec. La semana pasada, al anunciar la fecha definitiva, la titular de Medio Ambiente señaló que la COP25 es el evento internacional “más grande que ha organizado Chile desde el Mundial del 62”.

Seguir leyendo