Coronavirus: el 73,7% de los brotes se origina en los hogares

Las autoridades advierten el riesgo de las reuniones sociales en casas, sin las medidas precautorias.

Según cifras del Ministerio de Salud, el grueso de los casos activos en el país provienen de contagios intradomiciliarios o de reuniones sociales realizadas en viviendas. Mientras, el restante 26,3% corresponde a clúster en instituciones, como empresas, hospitales y hogares de ancianos.




La principal teoría es que las personas al transitar por espacios públicos o recintos ajenos tienen más conciencia del peligro y, por ende, son más minuciosas con las medidas de precaución. Es decir, en los sitios que comparten con gente desconocida, tienden a estar más alerta y mantener las recomendaciones de autocuidado.

El problema mayor estaría en los círculos cercanos o de confianza. Y así lo plantean los datos del Ministerio de Salud. Ante la consulta ¿dónde se contagian los chilenos?, los resultados son contundentes: considerando los brotes activos, el 73,7% son de origen intradomiciliario.

De acuerdo a este análisis -que consideró como referencia el viernes 13 de noviembre-, este tipo de clúster proviene de los integrantes de una misma familia o de reuniones sociales en los hogares.

Desde el Minsal explican que se considera brote cuando se detecta uno o más contagios vinculados a un caso índice. Y el origen de estos ha cambiado a lo largo de la pandemia: en abril, a un mes de la llegada del coronavirus al país, el 13% de los casos era importado, el 25% eran personas que no sabían donde se habían contagiado (no conocían a ningún Covid-19 positivo), mientras que el 40% eran secundarios a un paciente confirmado.

“Es muy importante detectar de dónde vienen los brotes, porque en función de eso podemos fortalecer las medidas de salud pública. Y lo que hemos visto es similar a lo que ocurre en Europa: de los brotes a nivel nacional, un 73,7% proviene de clúster intradomiciliarios, esto significa que se contagian en la casa, en reuniones sociales en domicilios o reuniones familiares”, dijo la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza.

La autoridad, además, destacó que una cifra menor, el 26,3% restante, corresponde a brotes institucionales, es decir, contagios que se producen en empresas, distintos lugares de trabajo, cárceles, residencias de adultos mayores u hospitales, entre otros.

“Esto nos hace ver que se han adoptado muy buenas medidas de autocuidado en la calle, en los trabajos con sus respectivos protocolos o en el comercio, pero donde aún falta que las personas respeten las medidas de prevención es en las reuniones sociales dentro de las casas”, detalla Daza.

En este contexto, las actitudes de mayor riesgo que ha detectado la autoridad está precisamente en este tipo de eventos, entre parientes y cercanos, donde ocurren momentos “de relajo” y las personas remueven sus mascarillas, comparten alimentos, se juntan a fumar o se mantienen por un tiempo prolongado en un mismo lugar.

“La estrategia no es que las personas no se junten, sino que midan el riesgo: háganlo afuera en vez de adentro de las casas, porque al aire libre es menos riesgoso; júntense con pocas personas, grupos de a cinco o no más de 10 y durante poco tiempo. Estas tres recomendaciones: pocas personas, afuera y por poco tiempo, es un pilar estratégico que permite que estos contagios que puedan suceder sean menores”, sostuvo Daza.

Al respecto, el decano de la Facultad de Medicina de la U. San Sebastián, Carlos Pérez, explicó que las cifras del Minsal coinciden con lo que se está viendo en las consultas. “Tres de cada cuatro casos nuevos de infección han sido adquiridos por contactos a nivel familiar o social intradomiciliario, y no en lugares públicos, centros de salud ni otras instituciones”. El infectólogo añadió que “los protocolos y las medidas en los lugares públicos son bastante claros y en general se cumplen. Incluso, los brotes que vemos a nivel laboral, en empresas que han vuelto a la presencialidad con sus respectivos protocolos, son mínimos. Donde se incumplen es en reuniones familiares y sociales”.

Pérez advirtió que el principal riesgo de estas situaciones está en las personas mayores y vulnerables: “Hay enfermos crónicos que se han cuidado estrictamente, no han salido, pero luego se reúnen con la familia y alguien le transmite el virus. La verdad es que reuniones sociales, incluso con familia que no vemos frecuentemente, deben ser las mínimas e indispensables, grupos reducidos y guardando todas las precauciones”.

A su vez, el epidemiólogo y bioestadístico de la Universidad de Chile, Gabriel Cavada, explicó que los principales vectores de contaminación son las personas jóvenes “que en general hacen cursos asintomáticos de la enfermedad pero son contagiantes”. El especialista añadió que se trata, mayormente, de personas de entre 15 a 40 años “que son la gente que se mueve y que va a llegar a su casa, pareciendo estar sano, pero que va a terminar contagiando a sus padres o abuelos, generando un clúster intradomiciliario”.

Los avances de la RM

Ayer, el gobierno anunció que las comunas de Providencia, Peñaflor, Macul, Estación Central y Buin en la Región Metropolitana pasarán a apertura inicial, lo que elevará a 32 los municipios en fase 4. Con esto, el 62% de los residentes de la capital está en la etapa más avanzada del plan Paso a Paso.

Además, considerando los siguientes movimientos, desde el lunes, 23 comunas del país estarán en etapa de Cuarentena, 53 en Transición, 206 en Preparación y 63 en Apertura Inicial.

Sobre la situación nacional, en tanto, el ministro de Salud, Enrique Paris, destacó que 12 regiones han bajado los contagios, pero que hay zonas con los casos en alza. “Estamos muy preocupados por las regiones del sur de Chile, además de las comunas de Hualpén, San Pedro de La Paz, Concepción y Talcahuano”, indicó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.