Estudio de la UC afirma que el SAE no perjudica a escolares de buenas notas

Autor: Carlos Said

SAE
El SAE asigna los cupos en los colegios que reciben recursos públicos.

El análisis dice que los niños de buen rendimiento mantienen su proporción en los colegios de buen desempeño, contrario a lo que sostiene el Mineduc para promover Admisión Justa.


En su difusión del proyecto Admisión Justa, la ministra de Educación, Marcela Cubillos, ha dicho que es necesario reintroducir el mérito como criterio de selección en los colegios, pues el Sistema de Admisión Escolar (SAE) perjudicaría a los niños de buenas notas.

Según la autoridad, de los alumnos que postularon a primero medio en el último proceso del SAE, el 54,9% quedó en el colegio de su primera preferencia, lo que baja a 49,5% en el caso del 20% de los niños de mejor desempeño, y a 46,5% en el caso del 5% de los escolares de mejores notas. “El sistema ha terminado por discriminar a jóvenes que se han esforzado para poder elegir un liceo de alta exigencia académica”, dijo la ministra a comienzo de mes.

Pero un estudio del Centro de Justicia Educacional de la U. Católica afirma que los niños de buenas notas no se han visto perjudicados por el sistema. “El SAE, en promedio, no ha afectado a los estudiantes de mejor desempeño del sistema escolar, por el contrario, los ha levemente favorecido”, concluye.

El estudio analizó la distribución de los alumnos en los colegios, agrupados por desempeño, y comparó lo que ocurría antes del SAE y lo que pasó en 2017, cuando el sistema ya funcionaba en cinco regiones. Y determinó que “el SAE no ha perjudicado las posibilidades de los estudiantes de rendimiento ‘adecuado’ de seguir accediendo en mayor proporción a colegios de mayor calidad”.

Según el análisis, en 2015, cuando no existía el SAE, poco más del 5% de los niños catalogados en “nivel insuficiente” por el Simce estudiaba en un colegio de desempeño alto. Y en 2017, cerca del 10% de los niños “insuficientes” estaba en esos buenos colegios.

En tanto, en 2015, cerca del 25% de los niños catalogados en “nivel adecuado” por el Simce, que son los de mejores notas, estaban en esos mejores colegios, proporción que se mantuvo en 2017. De hecho, ese grupo de niños de buen desempeño casi no presenta variaciones en su distribución entre los colegios de desempeño alto, medio, medio-bajo o insuficiente, en todos estos años.

En todo caso, el estudio plantea que es difícil verificar cuál es el efecto del SAE sobre el sistema, porque es un modelo nuevo. Pero asegura que sí hay indicios de que “el nuevo escenario los favorece (a los niños de rendimiento adecuado y también a los de rendimiento insuficiente), aunque sea levemente, en su acceso a ‘colegios deseables’”.

“La prueba de fuego”

Alejandro Carrasco, autor del estudio junto a la investigadora norteamericana Ngaire Honey, dice que el análisis muestra que el SAE reporta “ganancias leves, porque los estudiantes vulnerables o que antes tenían un menor desempeño están aumentando levemente su proporción dentro de los colegios de categoría alta” y que “los estudiantes de buen rendimiento no son para nada perjudicados por eso”.

“La ministra Cubillos tiene que mostrarnos cómo Admisión Justa beneficiará a la mayoría de la población, y en particular a los niños de menos recursos que tienen aspiraciones educacionales. Tiene que mostrarnos con datos cómo ese proyecto beneficiará a la población, esa será su prueba de fuego”, plantea el investigador.

El proyecto Admisión Justa ingresará en los próximos días a la Cámara, dividido en dos: uno que reabrirá la discusión de la selección de alumnos según el rendimiento escolar previo o mérito, y otro que incluirá nuevos criterios de asignación de cupos en el SAE, priorizando a los niños que vienen de hogares del Sename.

#Tags


Seguir leyendo