Las flotas con los buses más viejos están en Quillota y Cauquenes

Imagen-WhatsApp-Image-2019-03-08-at-2.36

Los microbuses de Cauquenes tienen en promedio casi 19 años de uso.

En ambas ciudades, la antigüedad promedio de las máquinas del transporte público se acerca a 20 años. Usuarios hacen duros reclamos contra estos servicios.


Al tiempo que el gobierno anuncia un plan para renovar las flotas del transporte público en las regiones y con un fuerte impulso a la electrificación, algunas comunas muestran una realidad compleja. El panorama incluye máquinas que llegan a dos décadas de funcionamiento, con los consiguientes problemas mecánicos y de contaminación.

Según registros del Ministerio de Transportes, las flotas con mayor antigüedad recorren las calles de Quillota, en la Región de Valparaíso, con buses urbanos que tienen 19,5 años en promedio. La siguen Cauquenes, en el Maule, con vehículos de 18,8 años en promedio, y Linares, en la misma región, comuna donde los vehículos operan con 18,5 años de antigüedad.

Las cifras de Transportes indican que hay comunas con microbuses más vetustos, pero ellos constituyen una proporción menor del parque. Es el caso de Taltal, donde hay solo un microbús con 22 años de uso.

En Quillota, ciudad de 90.517 habitantes, circulan las máquinas de Quibus, empresa que tiene 23 unidades. "Es muy difícil comprar buses nuevos pues no tenemos los recursos. Este negocio no es rentable y la única forma de recaudar más dinero es cobrando un pasaje más caro, lo que perjudicaría a la gente", admite Sergio Silva, administrador de la firma.

Karina Ríos, comerciante local, dice que viaja todos los días en los microbuses de la empresa. "Los recorridos son cortos, por lo que no se siente tanto que uno anda en 'cacharros'", relata. Añade que a pesar de la antigüedad "son micros limpias y eso lo agradecemos".

La antigüedad de los parques de buses regionales, señalan en la zona, se relaciona con la llegada de buses "importados" desde Santiago u otras ciudades más pobladas, luego de cumplir su vida útil. A modo de comparación, las máquinas del Transantiago deben salir de circulación a los 12 años de uso.

En Cauquenes, donde habitan 40.441 personas, hay solo un recorrido que cuenta con 22 buses urbanos de la empresa Nuevo Amanecer del Tutuven. Sus pasajeros se quejan de la falta de comodidades y desperfectos en los vehículos. Fresia Segura, usuaria del servicio, denuncia que los asientos son incómodos para los adultos mayores y no hay accesos para pasajeros discapacitados. "Si el bus queda en 'pana' tenemos que bajar y esperar largo tiempo a que pase otra micro", añade.

Carlos Villegas, uno de los 22 propietarios de la flota, reconoce que los problemas económicos son un freno para renovar su dotación. "Quisiéramos tener micros nuevas, pero el negocio no da para invertir tanto. Cobramos una tarifa de $ 250, y como éste es un pueblo chico, tenemos pocos pasajeros", declara.

En el caso de Linares, donde circulan 111 microbuses, Winston Ramírez, pasajero frecuente de los recorridos, afirma que la situación del transporte en la ciudad "es precaria".

"Las micros humean como chimeneas y generan mucho ruido", describe. Otros vecinos declaran que los buses incluso se llueven, debido al mal estado de los techos. "A veces ni siquiera tienen luces de freno o intermitentes", asevera Ramírez.

Comenta