Concepción albergará el segundo planetario del país

planetario

Proyecto de la U. del Bío-Bío comenzará a construirse en diciembre y estará terminado en 2019. Se instalará en el Campus Concepción de la universidad, será gratuito y tendrá capacidad para 200 personas.




En los años 60, la entonces República Federal de Alemania, donó a Chile un proyector estelar marca Carl Zeiss modelo VI.

En la década siguiente el equipo se traspasó a la Universidad de Santiago, donde permaneció guardado hasta principios de los ochenta. Luego, entre los años 1982 y 1984, se construyó el planetario que permitiría utilizar este equipo.

Desde entonces, el edificio se transformó en un importante centro de difusión astronómica, además de situarse como un recinto educativo y cultural destacado. Por décadas ha sido un lugar único en su categoría en el país.

Ahora Chile contará con un segundo planetario, un proyecto de la Universidad del Bío-Bío, que se construirá en la ciudad de Concepción, un nuevo recinto que ampliará la difusión astronómica y científica del país.

La iniciativa, impulsada por esa universidad y aprobada la semana pasada por el Consejo Regional, implicará una inversión de 2.800 millones de pesos provenientes del Fondo Nacional de Desarrollo para las Regiones.

Astronomía y otras ciencias

El nuevo planetario se ubicará en el Campus Concepción de la U. del Bío-Bío. La primera piedra se instalará en diciembre de este año y se estima que el proyecto estará finalizado para fines del año 2019.

Erik Baradit, académico del Departamento de Física de la U. del Bío-Bío, e impulsor del proyecto, dice que las condiciones astronómicas favorables que Chile presenta, hacían necesario que existiera otro planetario, que estuviera además, en regiones.

La iniciativa se remonta hace seis años, cuando se hicieron los primeros estudios de suelo y las proyecciones de diseño arquitectónico, antecedentes que se entregaron al Gobierno Regional en 2015 para su evaluación, que finalmente aprobó el proyecto la semana pasada.

"Para el funcionamiento y mantención, que estará a cargo de la U. del Bío Bío, se destinarán 80 millones al año", indica Baradit.

El segundo planetario del país, según sus promotores, será el más moderno de Latinoamérica y "se orientará a la difusión de distintas manifestaciones de la ciencia, las artes y la cultura", destaca Baradit.

Tendrá además, un sistema de proyección de alta tecnología para presentaciones de astronomía y otras ciencias.

Será un espacio de acceso gratuito, que estará a cargo de un directorio conformado por representantes de la U. del Bío-Bío y de otras instituciones públicas y privadas.

"Vamos a ocupar un espacio que por 50 años ha estado vacío en Chile. Será un planetario unidireccional que permite hacer presentaciones de ciencia y dar apoyo a la educación formal", dice Baradit.

El edificio, comenta el académico, tiene un diseño simple, "pero interesante, con iniciativas modernas en arquitectura". Tendrá dos niveles y contará con salas de exposiciones, auditorio, oficinas, talleres, un espejo de agua, un péndulo de Foucault (péndulo esférico que oscila libremente en cualquier plano vertical y se utiliza para demostrar la rotación de la Tierra), y una sala de proyección con un cilindro de 12 metros de diámetro.

Difusión regional

En su totalidad el proyecto considera una superficie de 1.677,82 m2, con una capacidad aproximada para 200 personas.

"El diseño es un espacio donde la gente puede circular y donde habrán exposiciones itinerantes en el segundo piso y permanentes en el primero", explica Baradit.

Los académicos de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño de la U. del Bío-Bío, Patricio Escobar y Nelson Arias, fueron los encargados del diseño del proyecto.

Arias destaca que el edificio complementará el circuito cultural que Concepción ha ido conformando, en el que faltaba un lugar de este tipo. "Lo principal es que da una manera distinta de difundir la ciencia y educar, es la experiencia de descubrir y el edificio trata de ser bastante didáctico en ese sentido".

El diseño tomó ocho meses. "Luego estuvimos más de un año convenciendo a las autoridades políticas de que el proyecto es viable. Somos firmes regionalistas estamos por la descentralización del país", resalta Mario Ramos, director general de Investigación, Desarrollo e Innovación de la U. del Bío-Bío.

Gracias al nuevo planetario, ejemplifica, para muchos estudiantes del sur del país será más factible conocer un establecimiento como este, y no tener que ir a Santiago.

"Es una instalación compleja, tecnológica, destinada principalmente a la difusión de la ciencia y que permite tener un espacio de visualización de otros aspectos como la naturaleza, no solo lo cosmológico", subraya.

Al tratarse de un proyecto que realizará una universidad pública, dice Ramos, el compromiso es la difusión para que la gente se encante con la ciencia.

"Lo que buscamos no son laboratorios científicos, sino un espacio de divulgación científica que permitirá visualizar el cosmos, la naturaleza. Es una apuesta de la universidad para fomentar el amor y el deseo por la ciencia, la idea es que podamos generar más jóvenes y niños motivados en seguir una carrera científica, que tanta falta le hace al país", destaca Ramos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Se trata de un estudio del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, que demostró que el virus del herpes es muy efectivo para tratar cánceres avanzados. La investigación descubrió que RP2, una versión modificada del virus, eliminó las células cancerosas en una cuarta parte de los pacientes que se sometieron al tratamiento.