Encuesta: 23% reconoce haber pasado frío en sus hogares el invierno pasado

frio

Estudio del Ministerio de Energía contempló 3 mil entrevistas a mayores de 18 años. Gobierno ya inició los estudios con el PNUD para definir y medir la pobreza energética en el país.




Manuel Vallejo, quien vive junto a su familia en el campamento La Isla de Maipú, dice que a partir de las 7 de la mañana comienzan a sentir mucho frío en su vivienda. Para combatirlo enciende una estufa o prepara un brasero aunque sabe que no es lo ideal para la salud respiratoria de sus tres hijas. Además de capear el frío debe lidiar con la lluvia moviendo las camas para que no se mojen con las filtraciones del techo.

El frío que se percibe al interior de los hogares fue uno de los temas que se abordó en la Encuesta Nacional de Energía 2016, publicada en marzo. La medición, que contempló 3 mil entrevistas a personas mayores de 18 años entre octubre y noviembre de 2016, arrojó que un 23% dijo que "sí pasó frío" el último invierno, cifra que llevada a población equivale a unas tres millones de personas.

El sondeo añade que los niveles socioeconómicos más bajos, el D y el E, son los que percibieron más frío, con 27% y 34% respectivamente (ver infografía). Entre las razones están la falta de aislación en el hogar (35%) y de calefacción (23%).

Gonzalo Rodríguez, director social de Techo, recuerda que las viviendas de campamentos no cumplen con ningún tipo de norma para enfrentar el frío, por lo que la solución para las 38.700 familias que viven en ellos es asegurarles "viviendas dignas que cumplan con estándares energéticos", dice.

La Política Nacional Energética 2050, publicada en 2015, busca que el 100% de las viviendas nuevas y el 25% de las viviendas existentes de familias vulnerables, deben cumplir con estándares de confort térmico y lumínico, considerando regiones o zonas climáticas al año 2035 y detalla que la mayoría de las viviendas no cuenta con un nivel adecuado de temperatura en el interior del hogar: un 76% de éstas cuenta con temperaturas inferiores a 17° C en invierno y el 94% inferiores a 20° C. Los estándares sustentables del Ministerio de Vivienda consideran adecuada una temperatura mínima promedio de 20°C y máxima de 26°C.

El ministro de Energía, Andrés Rebolledo, explica que para cubrir las necesidades de calefacción la población utiliza un gran consumo energético pues el 80% de las viviendas tienen mala aislación térmica y usan estufas ineficientes o leña húmeda. "A partir de este diagnóstico, el gobierno está desarrollando la Política Nacional para el uso de leña y sus derivados para calefacción, que aborda los desafíos de mejorar la calidad de las viviendas, de las estufas y de la leña, promoviendo el reemplazo de leña húmeda por seca, chips y pellets", señala.

Sin embargo, el acceso a calefacción no es el único problema, también hay un déficit de agua caliente. La Encuesta Casen 2015 dice que el 11,6% de la población no tiene sistema de agua caliente en promedio, porcentaje que puede variar entre un 4% y 47% según la región del país.

En este contexto, los lineamientos de la política 2050 también establecen que es indispensable la definición de pobreza, vulnerabilidad o satisfacción energética. "Es necesario responder cuáles son los elementos que determinan la pobreza energética y cuál es su nivel actual en el país", dice el documento.

El ministro explica que para ello se encargó al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que realice un estudio con el fin de definir las necesidades básicas y estándares de consumo y calidad energética en Chile.

Paloma Toranzos, la oficial del área de Medio Ambiente y Energía del PNUD, dice que el concepto hoy está más desarrollado en países como España o Reino Unido.

"Existen estándares donde se dice que una familia es considerada pobre energéticamente si no cumple con una cierta temperatura que permita mantener la calefacción del hogar en invierno", dice Toranzos, quien agrega que junto a definirlo se deben desarrollar instrumentos para poder medirlo en el futuro.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.