Fibromialgia: la compleja detección de este silencioso mal

Autor: Pamela Silva

Quienes la padecen sufren de dolor constante en el cuerpo, fatiga, cansancio y alteraciones del sueño.

Erica González tiene 51 años y gran parte de su vida la ha pasado con dolor. No con uno en específico, como un malestar en la rodilla, sino que en todas partes; lo describe como “un dolor en el cuerpo”. Durante años la trataron de hipocondríaca, pero después de pasar de doctor en doctor tuvo por fin un diagnóstico certero: fibromialgia.

La fibromialgia es una enfermedad crónica que sensibiliza las vías centrales de dolor, haciendo que estímulos que para el común de las personas no implican malestar alguno, sean insoportables para quienes padecen esta enfermedad. Además, sufren fatiga, cansancio y alteraciones del sueño.

La enfermedad cobró notoriedad después de que se lanzara un documental de Lady Gaga en el que la cantante reconoció tener este mal.

Según datos de la Corporación de Fibromialgia de Chile, entre el 1% y 2% de la población padece esta enfermedad, es decir, unas 300 mil personas. Suele ser más frecuente en mujeres que hombres y afecta a cualquier edad.

Diagnosticarla no es sencillo, porque “no hay exámenes de laboratorio que la definan, se hace sólo de manera clínica después de haber descartado otras posibles causas de dolor”, explica Óscar Neira, jefe de la Unidad de Reumatología de Clínica Alemana.

Esto impide un diagnóstico rápido de la enfermedad, porque su detección es compleja, y como no existe una prueba tangible que permita detectarla, muchos doctores no la reconocen e insisten en buscar otra patología.

No hay una causa exacta de por qué se produce, ni tampoco hay una cura definitiva. Lo que hay son tratamientos que ayudan a los pacientes a mantener el dolor controlado y llevar una vida lo más normal posible.

“Usar fármacos analgésicos y hacer deporte es esencial, porque produce endorfinas que contribuyen positivamente en aliviar el dolor del paciente”, explica Verónica Mezzano, reumatóloga de Clínica Las Condes.

Para la Fundación Rehabilitar, organización sin fines de lucro que trabaja con pacientes con fibromialgia, lo ideal es un tratamiento multidisciplinario que cubra todas las áreas necesarias: desde kinesiología hasta el aspecto psicológico, porque aunque es una enfermedad que afecta al cuerpo, está muy relacionada con el estrés y el estado anímico de quienes la padecen.

El problema es que como no es está dentro del Plan Auge, todo se debe cubrir de forma privada, y un tratamiento completo tiene un costo de unos $ 800.000.

“Además, la diagnostica un reumatólogo, que son pocos y caros en Chile. Así que el paciente se toma los medicamentos, pero no puede optar al kinesiólogo. O se los toma y no hay psicólogo”, explica Sayuri Toro, directora y coordinadora de tratamiento de Fundación Rehabilitar.

Seguir leyendo