Helmut Kohl: El canciller de la reunificación

Helmut Kohl, quien fue jefe del gobierno alemán entre 1982 y 1998, falleció en su ciudad natal, Ludwigshafen, a los 87 años. Fue el protagonista de la reunificación de su país tras 45 años de división y uno de los artífices del fin de la Guerra Fría. Desde 2008 estaba postrado en una silla de ruedas y casi no salía de su casa. Estos son cinco hitos de su vida.

* El ascenso al poder

En 1947, con 17 años, Helmut Kohl se unió a la Unión Cristiano Demócrata (CDU). A los 39 años fue elegido primer ministro de su estado-federado natal, el de Renania-Palatinado, que gobernó hasta 1976. En 1973 se puso al frente de la CDU y en 1976 intentó llegar al gobierno alemán, pero perdió en las elecciones de ese año frente a los socialdemócratas que encabezaba Helmut Schmidt. Pero en octubre de 1982 Kohl logró que los liberales, que hasta entonces habían apoyado a Schmidt, respaldaran una moción de censura, con lo cual el socialdemócrata fue destronado y el demócrata cristiano ascendió como nuevo gobernante alemán. En un comienzo Kohl mostró una imagen de político débil, pero el tiempo demostró que era alguien duro de roer. Así ganó cuatro elecciones generales consecutivas, aunque en ninguna de ellas la CDU logró mayoría absoluta en el Parlamento, por lo que tuvo que buscar el apoyo de otros partidos menores para gobernar. Kohl ostenta dos récords políticos: ha sido el gobernante democrático con más tiempo en el poder, 16 años (Otto von Bismarck, lo hizo por 19 años), y presidió durante un cuarto de siglo la CDU.

* La reunificación

Tras la revolución pacífica de 1989 en la República Democrática Alemana (RDA), Kohl reconoció que no tenía mucho tiempo para conseguir la reunificación del país, por lo que negoció a toda máquina con los gobernantes de Estados Unidos (George W. Bush), la Unión Soviética (Mijail Gorbachov), Reino Unido (Margaret Thatcher) y Francia (François Mitterrand), los cuatro países que ocuparon y dividieron Alemania tras la Segunda Guerra, y con los entonces líderes de la Comunidad Europea (CE). Transcurrieron 11 meses desde la caída del Muro de Berlín hasta que el 3 de octubre de 1990, cuando los seis estados que componían la RDA fueron incorporados directamente en la República Federal e integrados a la CE. Kohl aseguró que para financiar la reunificación no sería necesario aumentar los impuestos. Sin embargo, desde 1991 todos los alemanes pagan un impuesto “solidario” adicional para reducir la brecha entre las dos Alemanias.

* Sus esposas e hijos

Kohl estuvo casado 31 años con Hannelore Renner, con quien tuvo dos hijos. Pero en julio de 2001, la mujer se suicidó aquejada por una extraña y dolorosa alergia a la luz solar que la mantuvo recluida en su casa por 15 meses. La relación de Kohl con sus hijos nunca había sido muy buena pero terminó por quebrarse siete años más tarde, cuando el ex canciller contrajo matrimonio con Maike Richter, una economista 34 años más joven que él y que lo había ayudado a redactar sus memorias. De hecho, ninguno de sus hijos fue invitado a la boda. En 2011, el mayor, Walter Kohl, publicó un libro donde acusa a su padre de haber preferido a su partido y, en la práctica haber abandonado a su familia. En el libro, el hijo sostuvo que la sombra de su padre le impidió “tener una niñez y una juventud normales”, le reprochó su “absoluta incapacidad” para hablar con la familia sobre cosas cotidianas”, y destacó que Kohl “nunca canceló reuniones con su partido, ni alguna de sus obligaciones como canciller para estar con la familia”.

* Apoyo y tensión con Chile

Kohl fue un firme aliado de la Democracia Cristiana chilena en los años de la dictadura y en los primeros años de democracia. Así lo reiteró en su visita al país, en octubre de 1991. Durante una sesión plenaria del Congreso chileno, Kohl pronunció un discurso donde sostuvo que tanto chilenos como alemanes comparten el régimen de injusticia que causó profundas heridas en los corazones, al hacer referencia al régimen comunista de la RDA y al de Pinochet. Esa comparación molestó a los parlamentarios de derecha, que abandonaron la sala. Pero las relaciones entre el gobierno de Patricio Aylwin y el de Kohl se tensarían debido al ingreso y acogida del ex jerarca de la RDA, Erick Honecker, el 11 de diciembre de ese año, en la embajada chilena en Moscú. Honecker permaneció en esa legación hasta julio de 1992, cuando fue enviado de regreso a Berlín para enfrentar un juicio por las muertes de quienes fallecieron intentando cruzar a Alemania Occidental.

* Heredera y enemiga

La muerte de Kohl sorprendió a Angela Merkel en Italia y el primer comentario que hizo al saber del deceso fue que él “cambió mi trayectoria política de forma decisiva” y que fue “una suerte para nosotros los alemanes”, aseguró la actual canciller federal alemana, quien creció en la RDA (la Alemania comunista) y comenzó su carrera política tras la reunificación en 1990. Kohl fue el mentor de Merkel: él la nombró ministra de la Mujer en 1991 (más bien porque venía del Este que por sus cualidades políticas). Pero en 1999, cuando ya era secretaria general de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), llamó al partido a emanciparse del patriarca por el escándalo de financiación ilegal. Un año después, cuando Merkel fue elegida máxima líder de la CDU, Kohl fue alejado de la presidencia de honor de la colectividad. Desde ese momento la relación entre ambos quedó dañada. Incluso Kohl llegó a decir en los últimos años que Merkel “está destrozando mi Europa”.

Seguir leyendo