Víctima de violación y sujeto de un aborto: "Todo habría sido menos traumático si hubiera estado la ley"

La mujer se efectuó un aborto y junto a su médico fueron sobreseídos.

La mujer se efectuó un aborto y junto a su médico fueron sobreseídos.

La joven, tratada en una consulta privada de Copiapó, vive actualmente en la V Región. Tiene 24 años y un hijo. Este es su relato respecto de aquel episodio.




Según constató el Juzgado de Garantía de Copiapó, a las 19 horas de un día de mayo de 2014, B. O. C., en ese tiempo de 21 años, entró a la consulta particular que el médico Eduardo Germany tenía en la calle Chañarcillo, de esa ciudad. Unas horas después, salió caminando con dificultad. Según el relato de la joven, ella se había practicado un aborto -tras un mes de gestación-, que era producto de una violación ocurrida en Rancagua. Finalmente, el Tribunal sobreseyó a la joven y al médico que interrumpió su embarazo.

¿Cómo fue la experiencia de realizarse ese aborto?

Muy mala. El doctor dijo que me pondría anestesia y no fue así. Me mandó a la casa con un tratamiento y me dijo que lo ubicara por cualquier cosa, pero no lo vi más. Quedé con una infección y tuve que ir al hospital. Cuando logré encontrarlo me dijo que era amigo de gente importante. La noche que me hice el aborto me empecé a sentir mal, tenía fiebre y me fui al hospital, y ahí me enteré de que tenía restos adentro. Me hicieron un raspaje. También me interrogó la policía.

¿Cómo llegó a esa consulta específica?

Porque era un doctor súper conocido, que hacía buenos abortos y donde no me iba a pasar nada. Cuando salí del hospital me fui a la PDI a ver qué pasaría conmigo y me pidieron que ayudara en la investigación, para que la condena fuera menor.

¿El médico lo reconoció?

Sí. Me devolvió como $ 100 mil por hacerme mal el aborto. Después de eso, nunca más lo vi.

¿Cómo era la consulta?

Al entrar había un escritorio. Al lado había una pieza pequeña, como un baño, y ahí lo hicimos. Vi algo así como una máquina para ver cuánto tiempo tenía y una silla de esas para revisarnos. No tuve anestesia, yo me estaba desmayando, él me pegaba fuerte en las piernas para despertarme. No podía quejarme de dolor para que no escucharan los vecinos. Cuando terminó me mostró lo que había sacado, fue algo muy fuerte. Al terminar me dijo también que fui muy valiente. Después me daba miedo pasar por ahí.

¿Qué le parece que el médico también haya sido sobreseido de los cargos?

No lo sabía. Me parece bien lo que pasó conmigo y con la otra niña menor de edad, porque estamos dentro de las tres causales, pero lo del doctor me parece mal. Yo casi me morí en el hospital. Ojalá no siga haciendo esto.

De estar vigente la ley de despenalización en tres causales, ¿usted habría actuado de otra manera?

Obviamente, no lo hubiera hecho con ese doctor, habría ido a un lugar seguro, no a algo medio clandestino, arriesgándome a que me pasara algo. O sea, yo iba con miedo. Todo el proceso habría sido menos traumático si hubiera estado la ley y me hubieran dado el apoyo, porque uno, después de un aborto, igual necesita ayuda. Por mucho que uno no quiera un bebé, es algo que te pesa por siempre.

¿Cuál es su situación judicial actual?

Yo tuve un juicio el pasado miércoles. Ahí me dijeron que debía volver a Copiapó. Ahora estoy en Viña del Mar y me dijeron que el caso ya está cerrado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.