CAE: una condonación contingente

Imagen de referencia



Por Aníbal Guerrero, economista.

El anuncio de la condonación de la deuda estudiantil durante la primera cuenta pública del Gobierno no debería ser una sorpresa para nadie. Desde las protestas estudiantiles de 2010, e incluso cuando el CAE no tenía los suficientes años para que existiese una primera generación de egresados, el Presidente Boric y otras autoridades actuales exigían su fin.

Desde su creación, el crédito ha ayudado a que más de un millón de chilenos financiemos total o parcialmente nuestros estudios superiores. Más de medio millón egresamos de una carrera; los otros están actualmente estudiando o desertaron de sus carreras. Detrás de cada crédito hay una historia de vida distinta, con experiencias y resultados particulares. Y precisamente esto es lo que se buscó conocer en los últimos meses de la administración anterior, a través del cruce de datos de los deudores del CAE con la información de sus ingresos obtenidos del fondo de cesantía o AFC, que no considera ni a los empleados públicos ni a quienes “boletean”. Así, pudimos observar a casi el 50% de los deudores en etapa de pago.

En promedio, este deudor tiene ingresos mensuales de $1,1 millones y enfrenta una cuota de 1,4 UF (4% de sus ingresos). Solo el 6% de ellos postuló al crédito perteneciendo al quintil más rico de la población, pero hoy más del 20% se ubica en dicho tramo.

Por último, observamos que en caso de una condonación universal - la que tendrá un costo de US$16.000 millones si consideramos CAE y Fondo Solidario- se gastarían más de US$1.400 millones en la deuda de casi 130 mil personas cuyos ingresos mensuales superan el millón de pesos. Esto es más que el costo de la PGU en 2022.

Sobre el estudio anterior, el Ministro Ávila declaró conocer solo la minuta comunicacional y no las tablas que caracterizan a los deudores, las que fueron debidamente traspasadas. No obstante, lo relevante es que hoy existe un convenio vigente con el AFC, el que puede ser utilizado por el Gobierno -y ojalá otros expertos - para diseñar una política responsable para una promesa de campaña cuyo diseño no puede esperar a 2023. Ya hemos visto el impacto de los anuncios en la morosidad.

Para aportar a la discusión, una solución responsable que propongo es la instauración de un sistema contingente al ingreso administrado por el Estado o alguna otra entidad, al que todos los deudores del CAE podrían traspasarse. Este consideraría cuotas que se calculen sobre tramos marginales de ingreso, con un tope de 10% de los ingresos mensuales. El sistema debería considerar tramos exentos de pagos, por ejemplo, cuando el deudor no alcanza el ingreso mínimo garantizado.

El capital solicitado estaría asociado a una tasa de interés del 0% en la etapa de estudios, pero a una tasa positiva en la etapa de pagos según los ingresos del deudor. Así, la tasa se convertirá en un componente solidario desde aquellos deudores con altos ingresos hacia aquellos que no tuvieron la misma suerte.

Insertos en este sistema y al cabo de unos años, a los deudores de bajos ingresos del CAE se les habrá condonado una parte importante de la deuda. Así, una persona con una deuda de $5,5 millones, deuda promedio actual, que enfrenta un salario de $500 mil se le podría condonar más de un 70% de su deuda; mientras que un deudor con un salario de un millón pagaría el 100%, con una cuota mensual de $42.500.

Así, la condonación del CAE sería contingente al ingreso y gradual. Además, sería universal, pues todos los deudores podremos acceder a ella en periodos de bajos ingresos. Responsable, ya que permitiría una recuperación considerable del capital. Y solidaria, ya que los deudores de altos ingresos aportarían más al sistema a través del interés.

La condonación universal nunca será justa. Por ello, es necesario que distintos actores participen del debate y accedan a la información que permita diseñar una mejor política. Necesitamos una solución responsable con el país y sus futuros profesionales y técnicos de nivel superior.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.